“CIVILIZACIÓN: Conjunto de ideas, creencias, ciencias, artes y costumbres que forman y caracterizan el estado social de los pueblos”.

(RELATAR LA HISTORIA DE EGIPTO, MAS LA DE SINAÍ, MÁS DESIERTO ORIENTAL (SINAÍ) Y DESIERTO OCCIDENTAL (WESTERN DESERT).

INTRODUCCIÓN A LA HISTORIA DE EGIPTO. CULTURA: ARTE, CIENCIA Y MITOLOGÍA. LOS INVENTOS DEL ANTIGUO EGIPTO.

ORIGEN DE LA PALABRA “EGIPTO”

Egipto, oficialmente la República Árabe de Egipto (en árabe: جمهوريّةمصرالعربيّة Ŷumhūriyyat Miṣr Al-ʿArabiyyah, pronunciado en dialecto egipcio: [Maṣr]),


“Poner aquí el contenido que hace referencia al significado de Egipto, que lo guardé con éste mismo nombre en documentos”

CULTURA

La cultura del Antiguo Egipto, se consolida a partir de la forma de vida, costumbres y tradiciones existentes en la sociedad egipcia de la Antigüedad. Se inició en el Neolítico y evolucionó a lo largo de 3.000 años, hasta la época romana, cuando prácticamente desapareció al adoptar la del Imperio romano, y sobre todo las costumbres cristianas.


La actual cultura de Egipto, está influenciada por su religión y la interacción con nuevos elementos, incluida la "cultura del oeste" (Occidente).

EL ARTE EN EL ANTIGUO EGIPTO

Una de las características del Antiguo Egipto fue su singular arte, con monumentales obras que generalmente tenían carácter simbólico, funerario o religioso. Aunque el concepto de Arte es moderno, es perfectamente utilizable en la arquitectura, escultura, pintura y joyería egipcias, siendo muchas de sus realizaciones auténticas obras de arte y no simples trabajos de artesanía.

Escultura en piedra arenisca de Ramses II en el templo de Abu Simbel - Lago Nasser, que lleva su nombre. Fue onstruido por Ramsés II para conmemorar su victoria en la batalla de Kadesh (ca. 1274 a. C.). Está dedicado al culto del propio Ramsés (los faraones se consideraban dioses)

El arte egipcio se caracterizó por la fijación de pilares o motivos constantes desde el inicio de la historia del Egipto unificado hasta el final de la dominación romana. Este lapso de tiempo de casi tres mil años implicó un desarrollo en los patrones artísticos, los motivos, las figuras y las formas de expresión, con quiebres o innovaciones revolucionarias como fue el periodo amarniense, donde el arte sería totalmente innovador respecto a su herencia artística centenaria.

PALETA DE NARMER

magen clásica del faraón "destrozando" a los enemigos. La Paleta de Narmer es una placa de pizarra tallada con bajorrelieves, descubierta en 1898 por Quibell y Green en el templo de Horus de Hieracómpolis (Nejen), y actualmente depositada en el Museo Egipcio de El Cairo.

Es un motivo constante y claro ejemplo del arte como expresión del poder político.

El conocimiento que tenemos del arte egipcio se debe, principalmente, a los materiales utilizados, sea piedra (caliza, arenisca o granito), metales (oro, electrum, cobre y bronce), madera (ébano y cedro) y otros no menos valiosos como marfil, fayenza y vidrio.

Una faceta que caracteriza a la cultura egipcia es el constante esfuerzo por transmitir un concepto de tradición. Este esfuerzo se traduce en la adopción de ciertos modelos o imágenes a modo de iconos que se repiten en la sucesión de faraones. Entonces, a pesar que la historia egipcia puede clasificarse en grandes etapas como los Imperios Antiguo, Medio y Nuevo, muchas de estas formas artísticas pueden repetirse ya que han sido transformadas en iconos.

EL SIGNIFICADO DEL ARTE EN LA SOCIEDAD DEL ANTIGUO EGIPTO

El arte como expresión del poder politico.

Es una de las primeras vinculaciones desde el comienzo de la historia. Las ideas y las posiciones políticas vigentes darían el motivo principal para la elaboración de un sin número de obras artísticas con una clara idea de propaganda.

Bajo este enfoque, el eje principal es el motivo de la obra. Dicho motivo es el pilar fundamental de la misma y determina sus parámetros: la distribución de las imágenes en el plano (o superficie) a utilizarse, los tamaños de las imágenes a representar según un orden de prelación basado en la importancia de los personajes, y la utilización de ciertas formas a modo de síntesis del concepto a transmitir.

LA BATALLA DE KADESH

En 1285 a.C., más de sesenta mil hombres, entre egipcios e hititas, se enfrentaron en la ciudad de siria de Kadesh. El faraón mandó esculpir la supuesta victoria egipcia, en numerosos templos. Este relieve se encuentra en Abu Simbel. En la mayoría de las escenas el faraón aparece luchando en solitario y rodeado de enemigos.

La utilización del arte en obras de claro tinte propagandístico fue un elemento común. Durante el Imperio Nuevo era frecuente que las campañas militares tanto a Nubia como a Siria y Canaán fuesen representadas en las sucesivas ampliaciones de los templos de Amón en Karnak. Así, los consecutivos pilonos de tales templos fueron adornados con múltiples relieves donde el faraón reinante se encontraba batallando contra enemigos asiáticos o nubios.

Estas pinturas se encuentran en el Templo Abidos y Karnak y el interior del gran templo de Abu Simbel y dos veces cada uno en el templo de Luxor en exclusiva, en el Alto Egipto y Nubia y en el Ramesseum, el templo funerario de Ramsés II. Inicialmente, un consejo de guerra, a quien el rey en el campamento del ejército egipcio mantiene antes de la batalla y luego la posterior batalla, que muestra al rey en su carro durante el ataque a la fortaleza de Kadesh.El rey en su carro durante el ataque a la fortaleza de Kadesh. El tamaño de los personajes determina la importancia de los mismos: El arte como medio de propaganda política.

El arte como expresión religiosa

La espiritualidad del egipcio antiguo influyó de sobremanera en la vida cotidiana. La simbiosis del arte y lo religioso se observó durante casi toda la historia del arte egipcio. En el aspecto religioso, la multitud de deidades significaba también una necesidad de identificación de las mismas. El arte fue en ayuda de dicha necesidad al conceptualizar y sintetizar a cada deidad con determinados elementos que claramente les eran atribuidos. Así, cada representación de un dios necesariamente llevaba un conjunto de elementos que hacían posible su identificado tanto en imágenes de relieves o pinturas como en esculturas: Amón con las dos plumas de avestruz de tocado, la imagen de Osiris envuelta en blanco, simil momia, Horus con su clásica cabeza de halcón, Toth con la del ibis, etc.

Horus es el dios real más antiguo que tuvo forma de halcón. La palabra Horus es una latinización del término griego Horos utilizado para designar al dios egipcio Hor  (H.r) que significa "el lejano", "el elevado", en una muy clara asociación con el halcón que tiene consagrado y representa. Pero la raíz tiene similitudes con el término Her empleado para designar el Cielo. Es ante todo el gran señor de los cielos y de ahí la asociación de los griegos con su dios Apolo, señor de los cielos. El símbolo jeroglífico del halcón sobre un estandarte se empleó en época antigua para representar la palabra dios.

Una de las principales aristas se da en el plano de las esculturas. Las estatuas de los dioses no solo les representaban, sino que eran elementos claros para la adoración en los templos, denominados "las Mansiones del Dios". En lo más recóndito de los templos se ubicaban la estatua del dios, que era adorada y cuidada como un ser viviente. De hecho, las esculturas eran aseadas, vestidas y perfumadas como si fueran el dios mismo, ya que, dentro de la cosmovisión del egipcio, los dioses anidaban dentro del cuerpo mismo de la escultura. Estas podían ser modeladas en piedra, metal (por lo general oro) o madera.

Templo de Amon, Karnak (Luxor). Durante la dinastía 12 , cuando sus seguidores alcanzaron más influencia política en Egipto , Amón se convirtió en dios nacional de Egipto. Se convirtió en el jefe de la tríada de Tebas con su esposa Mut y su hijo Khonsu . En el comienzo de la 18ª dinastía , Amón fue asociado con el dios del sol , Ra , y era conocido como Amón-Ra.  Normalmente se representa a Amón como un hombre con la cabeza de carnero , con dos cuernos curvados , o un hombre con dos ciruelas rectas paralelas sobre su cabeza . La razón para la participación del arnero en todas las representaciones de Amón , según Herodoto es que en el antiguo Egipto la creencia en el mito de El Oculto . Amón fue el dios que nadie podía ver y esto era el secreto de su poder y la razón para llamarlo el Oculto . Un día , el hijo de Amón insistió en ver la forma de su padre , pero Amón le engañó cubriéndose con la piel de un carnero y poniendo la cabeza del carnero delante de él para hacerle creer que esta es la forma real de su padre . Además de las representaciones , los egipcios prohíbían el sacrificio de carneros .

El arte en la vida cotidiana

Pintura egipcia del santuario de Amon, que recoge la actividad cotidiana de varios artesanos.

Resulta claro que las obras artísticas que han logrado llegar al día de hoy son en su mayoría una expresión del orden político y religioso. La posibilidad de sufragar los costos de su creación estaba acotada al faraón y los principales templos, ya que podían contar con los recursos necesarios para pagar a los artesanos. Al avanzar en el tiempo la civilización egipcia, la nobleza y los altos funcionarios adquirieron parte de las riquezas, lo que posibilitó que aquellos sujetos con una más holgada posición económica pudieran también acceder a obras artísticas que por lo general eran destinadas al servicio funerario, dada la importancia del culto al Más allá.

El aspecto del faraón es solemne y los rasgos del rostro están idealizados, ya que se consideraba que una imagen sagrada estaba fuera de las leyes del tiempo. El faraón también aparece con la barba postiza, que se sujetaba alrededor de las orejas y era colocada en la barbilla de la divinidad. Sus brazos están pegados al cuerpo y sus manos descansan sobre sus rodillas, mientras mantiene la cabeza erguida y mira al infinito. En la basa de la figura aparecen mensajes escritos en jeroglífico con los que se identificaba al representado.

La escultura esta realizada a tamaño natural (1, 68cm).

Es de carácter funerario y tiene un carácter divino.

Así, las tumbas eran decoradas con imágenes religiosas tales como extractos del libro del Amduat, hechos transcurridos durante la vida del difunto (en el caso de aquellos que ejercían un cargo dentro de la burocracia estatal) e imágenes de la vida cotidiana del egipcio. De esta forma, escenas de cacería, recolección agrícola, de música, etc. eran muy habituales en los muros de las tumbas.

También han perdurado ostraca, como las halladas en Deir el Medina, con caricaturas y sátiras humorísticas.

EL ARTE DEL ANTIGUO EGIPTO EN SUS DIVERSAS FACETAS



ARQUITECTURA

Los egipcios construyeron monumentales templos dedicados a los dioses, como los de Karnak o Abu Simbel, destacando en ellos su gran impacto simbólico, el tamaño y la gran armonía y funcionalidad de sus espacios.

La arquitectura en el antiguo Egipto estaba ligada al poder politico y al religioso. Representaba asimismo un afán de magnificencia, siendo un ejemplo de ello las obras faraónicas.

Los materiales utilizados para la construcción de casas eran paja y barro, mientras que para palacios utlilizaban ladrillo y piedra.

Los egipcios no utilizaban el arco y la bóveda para sus construcciones y todas ellas tienen un ambiente de sacralidad y misterio. Utilizaban las columnas con capiteles variados. Las más simbólicas de la arquitectura egipcia son: Papiriforme, palmiforme, lotiforme y hatórica.

Imagen de colunmas con capiteles campaniformes o papiriformes en el templo de Ramesseum, templo funerario ordenado erigir por Ramsés II, y situado en la necrópolis de Tebas, en la ribera occidental del río Nilo, frente a la ciudad de Luxor.

Columnas con capiteles palmiformes que representan las hojas de las palmeras. Templo de Khnum, en Asuan.

Columnas con capiteles lotiformes. Representan un ramo de flores de loto.

Columnas Hathóricas en el templo de Hathor. Templo de Hatshepsut, complejo de Deir el Bahari, sobre la franja occidental del río Nilo, cerca del Valle de los Reyes (Luxor). El nombre de éstas columnas proviene del nombre de la diosa Hathor, cuyo nombre significa La casa de Horus, se la consideraba madre de este dios (Horus).

Los antiguos egipcios alzaban construcciones para los difuntos y para los dioses y  por tanto debían ser eternas.

Esas grandiosas construcciones fueron construidas con enormes bloques de piedra que han perdurado de una forma excepcional hasta nuestros días. En cambio, aquellas construcciones realizadas en ladrillo para el "día a día" como los palacios para comodidad y vivienda de los faraones y las viviendas de los habitantes, no han aguantado el paso del tiempo de igual manera.

Entre las grandes construcciones podemos distinguir:



2.Las construcciones funerarias; mástabas, pirámides e hipogeos.

3.Los templos.





Las construcciones funerarias



Destinadas a servir de vivienda para los muertos podemos distinguir tres tipos:



•              Las mástabas: Surgen en el Imperio Antiguo Eran. Constaban de una cámara abierta al exterior para las ofrendas o ajuar funerario con la estatua de Ka; una habitación (el serdab) con los retratos y objetos personales del muerto y una tercera cámara subterránea donde se guardaba el sarcófago. Son como pirámides truncadas de base rectangular y paredes inclinadas. Preceden a las pirámides.







Gráfico de la arquitectura exterior e interior de una Mastaba



4.Las pirámides: Evolución posterior a la mástaba, tenían dimensiones enormes. Son estructuras sólidas de bloques de piedra atravesados por pasillos y corredores que unían distintas cámaras como la del Rey y la Reina.

Las primeras eran escalonadas y fueron una solución de compromiso entre las mastabas y las pirámides propiamente dichas, como la pirámide escalonada de Zoser en Sakkara (La más Antigua), fechada en el siglo XXVII a. de C. (2650 a. de C.).



Imagen de la Pirámide de Zoser en Sakkara.



Las pirámides estaban destinadas a server como  morada del más allá para faraones y altos dignatarios.  Para su construcción, se utilizaron unas técnicas muy avanzadas de construcción y la forma de las mismas deriva de los obeliscos.

Dada la complejidad de la construcción de las mismas y su significado, los edificios funerarios y en especial las pirámides han sido desde entonces motivo de investigaciones, las pirámides, mastabas y cenotafios, cuya grandiosidad dependía de la clase social del personaje a enterrar. Las mayores son las atribuidas a Seneferu, Keops (la Gran Pirámide de Guiza) y Kefrén.



Los Hipogeos:Es el nombre dado a galerías subterráneas o a pasajes excavados con funciones funerarias.











LA GRAN PIRÁMIDE DE KEOPS



Aún hoy, 4.500 años después de su construcción, la Gran Pirámide de Keops es una de las estructuras más grandes construidas por el hombre.





Materiales que se emplearon para su construcción





Bloques de piedra



La Gran Pirámide está formada por 2.300.000 bloques de piedra individuales aproximadamente, cada uno de ellos con un peso que oscilaba entre 2 y 60 toneladas, hecho que la convierten en un triunfo arquitectónico y una de las Siete Maravillas del Mundo.

Hasta la fecha existen dudas del sistema empleado para cortar la piedra en bloques. Es evidente que la ciencia en la Civilización del antiguo Egipto era muy avanzada.

Entre las teorias expuestas parece que pudiera ser viable la de poner las piedras en abundante agua, pues el nilo bordeaba el area de las pirámedes. Una vez estaban empapadas, se utilizaba la herramienta conocida como “Taladro de Vidrio” para realizer un aguero en el punto determinado a través de las medidas matemáticas y geométricas. Realizado el agujero, se colocaba una cuña de madera en el interior, dejando asomar al exterior un extreme de la pieza. Posteriormente con un golpe seco en el extremo de la madera, era lo que producía el corte de la piedra en bloques para la construcción.



Piedra caliza



En la época del faraón estaba cubierta por 25.000 bloques de piedra caliza pulida, que también pesaban varias toneladas, pero este recubrimiento se desprendió como consecuencia de fuertes terremotos que asolaron la región. Posteriormente los turcos otomanos desmontaron y fragmentaron estos bloques para poder transportarlos y construir diversas edificaciones en El Cairo.



Granito

La Cámara del Rey está totalmente construida en granito de Asuán.



Sistema de Construcción

Nadie sabe con certeza el sistema que se utilizó para construir las pirámides de Egipto pues aunque varias teorías ofrecen respuestas posibles al modo en que se trasladaron los bloques de piedra, queda por encarar los problemas técnicos que implican la colocación y elevación de dichas piedras, así como la exactitud en su colocación, medidas y cálculos. Dicha construcción ha sido atribuida a extraterrestres, atlantes, egipcios anteriores a Keops o a otras culturas o civilizaciones desconocidas.



 Teorías sobre el sistema de construcción



 1.- Teoría de Herodoto

            El Geógrafo Griego Herodoto (484 y el 425 a. C), expuso su teoria sobre la construcción de las Pirámides basando la misma en un possible SISTEMA DE GRADAS, que formaban pisos. Para la elevación de los bloques de piedra según su teoría, los antiguos egipcios podrían haber utilizado una máquina ligera fabricada con trozos cortos de madera. En éste caso, la máquina fácil de transportar, se iba colocando de un piso a otro para elevar los bloques de piedra desde un piso inferior al piso superior.



2.- La actual teoría de las rampas

            En los últimos años ha parecido afianzarse la teoría de las rampas, auque sin ponerse de acuerdo sobre que tipo de rampa.



5.Rampas envolventes



Rampas envolventes, hacen referencia a las que en forma de espiral se iban levantando sobre las hiladas de piedras ya colocadas. Quienes han estudiado más a fondo este sistema lo consideran muy dificultoso y con grandes contraindicaciones por las grandes masas volumétricas utilizadas, que a medida que se acercaban a la cúspide contaban con un espacio mucho mas reducido para moverse a la vez que los andamios que se iban montando para una rampa capaz de aguantar semejantes pesos cubriría totalmente las caras de las pirámides dificultando su trazado y orientación, que era perfecto.





•   Rampa interior



Partiendo de la mitad de una de sus caras, la rampa se prolongaría en el núcleo interno de la pirámide, dejándolo atravesado por un corredor hueco y sin techo. A medida que fuera creciendo el número de hiladas del edificio, aumentaría la longitud de la rampa, hasta casi alcanzar la cara contraria. Llegados ahí, se rellenaría el corredor y se montaría una nueva rampa que, comenzando en el exterior, penetraría de nuevo en el interior de la pirámide hasta la cara contraria, repitiéndose el proceso cada vez a mayor altura. En las últimas etapas habría que recurrir a rampas laterales de refuerzo y escaleras.





▪   Rampa perpendicular



Se trata de la rampa tradicional que llevaría las piedras desde la cantera y se iría elevando a medida que creciera la pirámide permitiendo con facilidad la colocación de las últimas hiladas aunque cuenta con el inconveniente de la gran cantidad de material que se necesita para construirla.

El arquitecto francés Jean-Pierre Houdin expuso en abril de 2007 la teoría, según la cual las piedras de la Gran Pirámide de Giza fueron transportadas por una rampa exterior tradicional hasta una altura de 45 metros. Desde ahí los bloques eran subidos por una rampa en espiral, montada dentro de la propia pirámide

A lo largo de los años los arqueólogos y científicos, incluso los arquitectos han pensado en muchos otros tipos de rampas combinadas con sistemas de contrapesos y poleas. Este método posible se ha basado en pruebas arqueológicas, pero no existen evidencias claras de que fuera utilizado como modo único en la Pirámide de Keops, por lo que todo queda en el campo de las teorías. A la fecha no hay modo de saber con certeza que métodos utilizaron los antiguos egipcios para la elevación de los bloques de Guiza.



    



Las tres pirámides principales en Giza: Keops, Kefrén y Micerinos. Además de estas hay muchas otras pirámides menores. La pirámide más grande y famosa es la de Keops (Jufú), con sus 140 metros de altura y 230 metros de base (casi 1 kilómetros de perímetro), recibe también el nombre de Gran Pirámide de Giza. Esta, Fue construida con unos 2.300.000 bloques de piedra, cuyo peso medio es de dos toneladas y media por bloque, aunque algunos de ellos llegan a pesar hasta sesenta toneladas. Originalmente estaba recubierta por unos 27.000 bloques de piedra caliza blanca, pulidos, de varias toneladas cada uno. Mantuvo este aspecto hasta principios del siglo XIV, cuando un terremoto desprendió parte del revestimiento calizo. Posteriormente, los turcosotomanos utilizaron dicho revestimiento para la construcción de diversas edificaciones en El Cairo.







Interior de la Gran Pirámide de Giza. La Pirámide de Keops sirvió como tumba para el faraón Jufu, conocido también por su nombre en griego, Keops, en la dinastía IV.  El arquitecto de esta soberbia gran construcción fue Hemiunu, pariente del mismo faraón. Se estima que se terminó de construir entre el año 2550-2570 AC Es la única de las célebres Siete Maravillas del Mundo Antiguo que sobrevive en la actualidad.







Fecha estimada de la construcción de las mayores Pirámides



En Egipto se han hallado más de cien pirámides de la época faraónica. La siguiente tabla muestra una cronología de la construcción de las pirámides de mayor tamaño. Cada pirámide está identificada con el faraón que ordenó edificarla, la fecha aproximada del reinado y su localización geográfica actual.





Faraón «Pirámide»

Reinado (± 50 años)

Ubicación

Dyeser (Zoser) «Escalonada»

c. 2660 a. C.

Saqqara

Seneferu «en ruinas»

c. 2610 a. C.

Meidum

Seneferu «Acodada»

c. 2600 a. C.

Dahshur

Seneferu «Roja»

c. 2600 a. C.

Dahshur

Jufu (Keops)

c. 2570 a. C.

Guiza

Dyedefra

c. 2550 a. C.

Abu Roash

Jafra (Kefrén)

c. 2540 a. C.

Guiza

Menkaura (Micerino)

c. 2510 a. C.

Guiza

Neferirkara

c. 2450 a. C.

Abusir

Amenemhat I

c. 1970 a. C.

El Lisht

Senusert I

c. 1950 a. C.

El Lisht

Senusert II

c. 1880 a. C.

El Lahun

Senusert III

c. 1870 a. C.

Dahshur

Amenemhat II

c. 1850 a. C.

Dahshur

Amenemhat III

c. 1850 a. C.

Hawara





ESCULTURA



La escultura se practicó en el Antiguo Egipto ya desde el periodo Predinástico, con admirable perfección en estatuaria y bajorrelieves, conservándose millares de objetos labrados en madera, marfil, bronce (a veces dorado y con incrustaciones de oro y plata), fayenza y sobre todo en piedra, a veces de gran dureza. Las estatuas representan por lo general divinidades, faraones, personajes importantes y a veces, personajes anónimos ocupados,así como maquetas de viviendas o talleres cuyo destino era una tumba, donde representaban las posesiones del difunto. Durante el reinado de Ajenatón se impuso un cierto realismo, en contraposición con el hieratismo tradicional.

Los antiguos egipcios labraban obeliscos a partir de un único bloque de piedra (por lo general de granito rojo) y luego los colocaban frente a tumbas y templos.

La palabra obeslisco es de origen griego, obelisco, y hace referencia a los palos de hierro utilizados para asar carne.

En Egipto se les llama “ben ben”, que sobre la raíz que significa “alzarse brillando”, lo que parece aludir al culto solar de Ra, el dios del Sol. También reciben el nombre de “tejen” que significa protección o defensa. Los soberanos egipcios los erigían, o bien para agradecer a este dios la protección y las victorias que les daba, o bien para hacerle alguna petición.

El mayor que se conoce, erigido por el faraón Tutmosis III, alcanza la altura de un edificio actual de doce plantas.





             

La forma de los obeliscos (inspirada, según se cree, en las pirámides) representa los rayos de luz solar que bajan a calentar e iluminar la Tierra. Los obeliscos también se utilizaban para dar gloria a los faraones.





* Esfinges



Las esfinges fueron una de las representaciones escultóricas de los egipcios. Con cuerpo de león y cabeza humana, eran símbolo de la realeza y su cabeza solía ser la del faraón reinante, aunque también representaban a los dioses, en este caso con cabezas de animales. Se colocaron en diversos lugares, pero sobre todo flanqueando las avenidas a los templos.

La Gran Esfinge de Guiza es un gran monumento situado en la ribera occidental del río Nilo. Fue construida posiblemente durante la cuarta dinastía. La cabeza podría representar al faraón Kefrén (Jafra), teniendo un cuerpo con la forma de un león. Se realizó tallando un montículo natural de roca caliza en la meseta de Guiza. En origen estaba pintada en vivos colores: rojo el cuerpo y la cara, y el nemes que cubría la cabeza con rayas amarillas y azules. Sus dimensiones principales son: unos 72 metros de longitud, veinte de altura y catorce de anchura, midiendo la cara alrededor de cinco metros.





   





LA ESFINGE DE GIZA.



En Egipto, desde tiempos predinásticos y posiblemente antes, la figura del león se asoció a los jefes tribales y más tarde a los faraones. El rey era el guardián y protector de su pueblo, al que conducía victorioso al combate contra sus enemigos. Es por ello natural que, en el pensamiento de aquellos pueblos primitivos, la figura de este vigoroso y bello animal fuera asimilada al monarca. Es muy probable, pues, que la imagen de la esfinge surgiera en la mente de los egipcios como una manera de fundir la belleza y la ferocidad del león con la sabiduría del rey. La primera representación de esfinge con forma de león y cabeza humana data de mediados del III milenio a.C. y corresponde a la dinastía IV, que marca el apogeo del Imperio Antiguo egipcio.













PINTURA



Los egipcios se sirvieron de la pintura desde las primeras dinastías no sólo para decorar las cámaras sepulcrales, los templos y palacios, sino para conseguir mayor realismo en estatuas y bajorrelieves, en las momias y ataúdes, y para embellecimiento de vasijas y rollos de papiro.

Sus características principales son:

6.uso del canon de perfil,

7.ausencia de perspectiva,

8.utilización de colores planos.





                   



Pintura mural de Nefertari " (s. XIII a. C.), esposa de Ramsés II. La     tumba de Nefertari Descubierta en 1904 por Ernesto Schiaparelli y restaurada en 1922 por Paolo Mora, está en el Valle de las Reinas. Es la más bella de las tumbas descubiertas, con unas pinturas muy bien conservadas, con Nefertari representada repetidamente.







ARTESANÍA



A diferencia del artesano de hoy día, que disfruta de la consideración propia de un artista y sus obras firmadas poseen un gran valor intrínseco, el artesano del Antiguo Egipto era un ser anónimo, objeto de mofa para la arrogante clase de los escribas. Además la mayoría de los artesanos eran empleados al servicio del faraón, del gobierno o de los templos, y trabajaban en grandes talleres perfectamente organizados o formaban parte de comunidades especializadas como, por ejemplo, las de los constructores de las tumbas reales en Dehir-el-Medina. Teniendo en cuenta que sus técnicas y útiles eran muy sencillos, la extraordinaria calidad de sus obras se debía a la habilidad y paciencia casi infinitas que dedicaban a su trabajo.









Adorno para el cabello hecho con oro, escayola, cornalina,   vidrio y calcedonia. Circa 1450 a. C. Esta peluca decorativa fue hallada en la tumba de las tres esposas extranjeras de Thutmoses III en Wady Gabbanat el-Qurud, en los acantilados del desierto de montaña en el valle del suroeste, cerca de Luxor.





Un ejemplo de este tipo de taller al servicio de un templo se encuentra en Tebas, en las pinturas de las tumbas de dos escultores, Apuki y Nebamún. Ambos desempeñaron importantes cargos, pues fueron superintendentes de los escultores y artesanos del palacio y de un templo innominado, así como superintendentes de las balanzas del rey. Todos estos cargos los heredaron de sus respectivos padres, que los habían desempeñado antes que ellos.





CARPINTERÍA



Las técnicas de carpintería eran parecidas a las que se siguen utilizando hoy día. La madera podía ensamblarse de diversas maneras: a cola de milano, a inglete, a espiga y mortaja, y con clavijas. Para disimular la pobre calidad de la madera egipcia la decoraban, recurriendo normalmente a la taracea y al chapeado. Muy utilizados eran el ébano y el marfil, que podían ser encolados o clavados sobre la superficie del objeto, y también la pintura, que aplicaban sobre una delgada capa de escayola.

             



CERÁMICA



Se han hallado hermosos objetos de cerámica correspondientes a épocas diferentes, desde los albores de su civilización. En sus cámaras sepulcrales se han descubierto representaciones de alfareros modelando vasijas a torno que se remontan por lo menos a la dinastía IV. No obstante, la cerámica era de uso corriente, para los objetos de lujo se utilizaban otros materiales: esto tiene como consecuencia la falta de adornos y pintura en la mayor parte de los encontrados.





Vasos canopes de ceramica. Durante el proceso de momificación, todos los órganos principales se retiraban y se conservaban x separado en los vasos canopes (o canopos). Eran recipientes, vasijas, utilizados x los antiguos egipcios para guardar las vísceras de los muertos. El corazón se quedaba en el interior del cuerpo, porque los egipcios creían que en la otra vida sería utilizado para ver cómo había vivido la persona. Cada vaso canope representaba a una divinidad, un Hijo de Horus, y cada uno protegía un órgano. El hígado, los intestinos, los pulmones y el estómago; cada cual se colocaba en un frasco especial con una tapa (cabeza) distinta (animal o humana). Cada vaso estaba protegido por una diosa titular: Isis, Neftis, Selkis y Neit, y debían estar orientados, ritualmente, hacia los 4 puntos cardinals.





La cerámica esmaltada se usó ya en la decoración de los pasadizos subterráneos de almacenamiento de la Pirámide escalonada de Saqqara (c. 2650 a. C.); las vasijas del mismo material se remontan a la dinastía XII (c. 2000 a. C.).





ORFEBRERÍA



Desde la época predinástica se empleó con profusión el oro en utensilios valiosos, y también para recubrir o chapar otros de bronce, piedra o madera. Las minas de cobre de la península del Sinaí se explotaron ya en época de las primeras dinastías, así como las de piedras preciosas.

Las vasijas de uso cotidiano en templos y palacios eran de oro con relieves y grabados de figuras dispuestas alrededor de las mismas. En oro, bronce dorado y marfil (raramente en plata, muy escasa en Egipto) se labraron muchísimas estatuillas en honor a las divinidades y altos personajes. Asimismo fueron adornados con pedrería muebles, brazaletes, collares, anillos, etc y Se revestían con planchas de oro o de electrum las puertas de los templos, los relieves de piedra y aun los zócalos y obeliscos más estimados. Se empleaba el bronce como material ordinario en utensilios domésticos y en estatuas, adornándolas a veces con incrustaciones de oro y plata.





Colgante minoico de oro repujado, Lapislázuli, coralina y turquesa. Al parecer apareció en la isla de Aegina (s. 17 a.C.). El escarabajo tuvo en el antiguo Egipto un papel muy destacado como animal simbólico de protección contra el mal pues representaba la vida. Los egipcios lo consideraban sagrado y lo relacionaban con la creación, la reproducción, la virilidad, la sabiduría, la renovación, la resurrección y la inmortalidad. Constituyó especialmente un adorno de Sacerdotes y Sacerdotisas.









En cuanto al bronce, utilizaban la técnica de la "cera perdida".Se realizaba el modelo con cera y luego se recubría con yeso. El calor endurecía el yeso y hacía fundir la cera, que iba saliendo por orificios abiertos en el yeso. El metal fundido podía ser vertido, por tanto, en el interior del molde rígido

     



MÚSICA



La música en el antiguo Egipto no era solamente lo que nosotros entendemos por ella, unos sonidos ordenados de determinada forma, era también la representación de unos conocimientos que formaban parte del pensamiento cultural.

Para el estudio de la música, es imprescindible el estudio de los instrumentos musicales conservados en los museos, de la iconografía musical de las tumbas, de las fuentes egipcias y de la etnomusicología.

Tanto la danza como el canto, eran de tipo melódico; pueden reconstruirse con ayuda de los textos, y, en el caso de la danza, por las coreografías representadas en pinturas y relieves.

La afición de los egipcios a la música podemos medirla por el hecho de que el jeroglífico con que la designaban era el mismo que para la palabra bienestar, además de considerarla una ciencia tan importante que era estudiada por los sacerdotes.







Intérpretes de música del Egipto antiguo.

































LITERATURA





Los jeroglíficos fueron un sistema de escritura inventado y utilizado por los antiguos egipcios desde la época predinástica hasta el siglo IV. El sistema de escritura egipcio comprende tres tipos básicos: jeroglífica, hierática y demótica, esta última correspondiente al periodo tardío de Egipto. Los más antiguos documentos de escritura conocidos fueron encontrados en el enterramiento del soberano predinástico Horus Escorpión, hallado el año 1997, en Umm el-Qaab, Abidos, datados mediante carbono 14 de 3300 a 3200 a. C.







Fragmento del libro de los muertos en escritura jeroglífica.





La escritura Hierática.  La escritura jeroglífica no era la más adecuada para escribir con cálamo en papiros, y esto originó el desarrollo paralelo de la escritura hierática, más sencilla y estilizada, que fue empleada por los escribas en textos religiosos, científicos y literarios hasta finales de la antigua civilización egipcia. Fue, durante amplios periodos, la escritura utilizada en textos administrativos y religiosos; su nombre fue usado por primera vez por Clemente de Alejandría en el siglo II.











El demótico antiguo se concibió en el Bajo Egipto durante la última época de la dinastía XXV, figurando en las estelas del Serapeum de Saqqara. Está generalmente datado entre 650 y 400 a. C., aunque la mayoría de los textos escritos en demótico antiguo se fechan en la dinastía XXVI y el periodo de dominación persa, la dinastía XXVII. Durante este periodo, el demótico fue utilizado solamente en los textos administrativos, legales y comerciales, mientras que el jeroglífico y el hierático fueron reservados para textos ceremoniales.







La literatura del Egipto antiguo incluye los himnos a los dioses, los textos mythological y mágicos, y una colección extensa de textos mortuorios. La gama de la literatura secular incluye historias; literatura instructiva, conocida como textos de la sabiduría; poemas; textos biográficos e históricos; y tratados científicos, incluyendo los textos matemáticos y médicos. La persona notable también es los muchos textos legales, administrativos, y económicos y los documentos privados tales como letras, aunque no realmente literatura. Los autores individuales de varias composiciones que fechaban del viejo reino y del reino medio (2134-1668 A.C.) fueron veneradas en períodos más últimos. Vinieron de la clase educada de los oficiales del gobierno superiores, y su audiencia era gente en gran parte educada como sí mismos. De hecho, muchas composiciones literarias del reino medio fueron compuestas como propaganda política en, para enseñar a los estudiantes que aprendieron leer y escribir copiándolos (las tabletas y ostraca) para ser leales a la dinastía predominante. Muchos de estos mismos textos de la sabiduría todavía fueron copiados por los alumnos New Kingdom (1570-1070 A.C.) más de 500 años más tarde, junto con textos más contemporáneos diseñados para minar el encanto de la nueva profesión militar. Algunas de las historias incluyen elementos de la mitología y pueden deber mucho a una tradición storytelling oral.



La literatura egipcia alcanzó su cenit con la Historia de Sinuhé y los Textos de los Sarcófagos.







LA CIENCIA EN EL ANTIGUO EGIPTO



Uno de los grandes misterios de la Antigüedad es el elevado nivel científico que alcanzaron algunas civilizaciones. El Egipto faraónico es un claro ejemplo. Según las crónicas incluso los sabios griegos iban a Egipto a perfeccionar y ampliar sus conocimientos, sobre todo en matemáticas, un campo en el que llegaron y desarrollaron los avances más insospechados, en algunos casos, sin explicación para el hombre actual.



Para los matemáticos egipcios las reglas no eran ningún enigma: sabían restar, sumar, multiplicar y dividir perfectamente además de llevar a cabo complicadas ecuaciones que lo serían igualmente hoy en día para nuestros estudiantes de educación secundaria, es más, Pitágoras, que llegó a ser venerado en la Grecia clásica, bebió de las fuentes egipcias.



En principio se cree que este desarrollo científico se debió a pura necesidad: el Nilo era fuente de vida como lo es también actualmente y había que saber con exactitud cuando se producirían las subidas y bajadas del nivel del agua ya que ello marcaba toda la actividad del reino por lo que la geometría adquirió un perfeccionamiento inusitado. Esta necesidad llevó a todo lo demás, como por ejemplo la medición de los niveles del agua y de las fincas circundantes al río para ser todo debidamente registrado naciendo las unidades de longitud como el codo.



Serían los escribas los depositarios de todo el saber matemático que guardaban en sus escritos por lo que gozaban de un gran prestigio social pues todo el mundo les veía como verdaderos sabios. Eran quienes registraban para los gobernantes todos los detalles importantes como las subidas del Nilo, que servían para hacer estudios estadísticos, la producción agrícola para determinar qué medidas tomar si había sequía, la capacidad de almacenamiento en los silos además de confeccionar censos de población, muy importantes para conocer los recursos humanos de los que disponían los faraones pero también el modo en que debían ser distribuidos los alimentos en caso de necesidad por lo que también censaban las cabezas de ganado. Los registros de los escribas permitían también conocer los excedentes que eran comercializados exportando a otros Estados de la época e importando lo que verdaderamente necesitaban, dato que era conocido precisamente por los registros.

Del mismo modo que los escribas eran apreciados por los monarcas lo eran también los arquitectos que dejarían para la posteridad monumentos que recordarían la obra faraónica así que eran instruidos en ciencias como la física o las matemáticas. De ellos dependía la administración del trabajo de las obras públicas y el traslado de material que no pocas veces debían traer de lugares lejanos lo que requería conocimientos importantes para emprender tan magna obra y un ejemplo perfecto son las pirámides. 



En las villas egipcias había otra profesión muy apreciada, la de los médicos que solían aprender sus técnicas de sanación en escuelas vinculadas a los templos ya que encomendaban su trabajo a los dioses. De este modo, algo que calaba tanto en la espiritualidad de la población como era su salud podía ser utilizado por los sacerdotes como justificación de su existencia. Digamos que al estar asociada la medicina a los templos a través de lo que hoy llamaríamos Hospitales universitarios ya que no solo eran centros de salud sino también escuelas de medicina, todo ello en dependencias que formaban parte de los complejos monumentales religiosos, la población egipcia relacionaba la medicina con un don divino agradeciendo de distintas maneras a los sacerdotes el que permitieran con sus rezos que los dioses hicieran ese regalo a los mortales (la medicina era gratuita pero los templos acababan cobrándoselo por otros medios indirectos). Los dioses patronos de la medicina eran Dyehuty, adoptado también por los griegos y la diosa Sejmet.













“El escriba”, estatua de caliza pintada, proveniente de Sakkara- Museo de El Cairo.







El papiro de Lahun es un tratado de ginecología de lo más avanzado que incluye otros conocimientos sobre matemáticas pero lo más asombroso no es su contenido pues ya tenemos otros muchos ejemplos de los avances egipcios en diferentes materias sino su antigüedad: se cree que data del año 3.000 a.C



Por este papiro y otros conocemos que los médicos egipcios sabían cuales eran las enfermedades más comunes de las mujeres y como tratarlas de modo efectivo. Una mujer egipcia iba regularmente a su ginecólogo como lo hacen en la actualidad y se ponían en sus manos para que les siguieran durante sus embarazos con revisiones periódicas (recomendaban música relajante para las mujeres embarazadas ya que ayudaba al feto dentro del útero, una técnica que en la actualidad se consideraba novedosa). Un "ginecólogo" del Egipto antiguo podía recomendar a una mujer como quedarse embarazada enseñándole a conocer su ovulación y una vez preñada podría indicarle, al cabo de varios meses de embarazo, cuál sería el sexo del feto. Del mismo modo, los médicos recetaban métodos anticonceptivos si se los solicitaban. Además, la medicina estaba regulada como un verdadero sistema de seguridad social tal y como los actuales ya que era gratuita, universal y disponible las veinticuatro horas del día para todo el que la necesitara, lo que quiere decir que las Casas de la Vida, como eran llamados los Hospitales del Egipto antiguo, contaban con sus propios servicios de urgencias y bañeras con agua termal para una más pronta recuperación de reumas de todo tipo. Las medidas higiénicas eran probablemente las más avanzadas de toda la Antigüedad, incluso mucho más de lo que lo fueron en la Edad Moderna europea donde brillaban por su ausencia.











Fragmento del papiro ginecológico de Lahun (parte de los papiros de Lahun) es el texto médico más antiguo conocido (fechado aproximadamente en 1800 a. C.), que trata sobre afecciones femeninas - enfermedades ginecológicas, fertilidad, embarazo, anticoncepción, etc. Este texto se divide en treinta y cuatro secciones, cada una de las cuales aborda un problema específico junto con el diagnóstico y su tratamiento, sin sugerir ningún pronóstico. Ninguno de los tratamientos es quirúrgico, tan sólo incluyen el empleo de medicinas sobre la parte del cuerpo afectada o su ingesta. La matriz es, en ocasiones, tratada como fuente de los padecimientos que se manifiestan en otras partes del cuerpo.[1]
Según el Suda, el antiguo médico griego Soranus de Éfeso ejerció en Alejandría y posteriormente en Roma. Fue el principal representante de la escuela médica conocida como los Metodistas. Su tratado Gynaikeia aún perdura (junto con una traducción al latín del siglo VI escrita por Muscio, un médico de la misma escuela).









Como los médicos de los tiempos actuales, también los egipcios de la Antigüedad tenían una carrera o cursus honorum como lo llamarían los romanos posteriormente, extensible a los escribas. Existían los médicos especialistas y cuando adquirían una gran experiencia se convertían en lo que hoy conocemos como médicos intensivistas ya que prácticamente conocían todos los males y enfermedades (no confunfir con los profesionales de la medicina general, hasta hace pocos años llamados médicos de cabecera). Después de un período itinerante de más o menos años, podían finalmente ingresar en algún templo para ejercer como médico de prestigio o instalar su propia consulta en su residencia habitual. La especialización médica alcanzó espectaculares avances como la posibilidad de operar cataratas, lo que está documentado. 



Que nadie se engañe con respecto a la diagnosis médica egipcia puesto que no tenía nada que ver con la de épocas posteriores más basadas en fenómenos espirituales que empíricos, al contrario que en el Egipto antiguo donde preguntaban al enfermo sobre los síntomas de su dolencia, si había antecedentes familiares, se llevaba a cabo una exahsutiva investigación del entorno del paciente para encontrar una posible explicación de su mal y se planificaba un tratamiento y seguimiento médico del paciente a medio plazo procurando en primer lugar impedir que el enfermo sufriera en exceso recetándoles fármacos naturales pero también minerales como la sal, el cobre, ocre, etc. que le aliviaran, estudiando a continuación la enfermedad detenidamente para intentar frenar su desarrollo y finalmente buscando su curación definitiva, si era posible. 







LAS DIVERSAS ÁREAS DE LA CIENCIA EN EL ANTIGUO EGIPTO





Matemáticas



Entre todas las ramas de la ciencia que desarrollaron, la que más avanzaron fueron las matemáticas. La necesidad de volver a marcar los límites de los terrenos al bajar el nivel del agua del Nilo, tras de las inundaciones anuales, impulsó el desarrollo de la geometría y los instrumentos de medición, tanto del terreno como del tiempo, que fueron bastante precisos.









Codo y pesas egipcias. Louvre.









Medicina



En el antiguo Egipto los médicos, Sum-un "los hombres de los que sufren o están enfermos", se formaban en escuelas especiales: las casas de la vida que estaban vinculadas a los templos, como las de Sais y Heliópolis. Nos han llegado varios papiros con diagnósticos y recetas de todo tipo, como el papiro Edwin Smith, que es el documento quirúrgico más antiguo que se conoce (siglo XVII a. C.). La medicina era gratuita, siendo los médicos funcionarios del Estado.







Los egipcios desarrollaron una farmacopea muy rica y de un elevado nivel técnico. En los papiros aparecen constantemente instrucciones muy detalladas sobre las técnicas de preparación de múltiples y variadas formas farmacéuticas, así como recomendaciones para su aplicación. Los remedios vegetales, animales y minerales eran utilizados por los médicos, los cuales practicaban una medicina deductiva, de cierta base racional, aunque también existían magos que intentaban curar a los enfermos mediante exorcismos, adivinaciones y otras técnicas. Los médicos egipcios utilizaron una amplia variedad de fármacos con fines antiparasitarios y antisépticos (grando, enebro, terpentina, y aceite entre otros).



Geometría





            Para calcular desniveles en las acequias y medir las superficies.





     



Papiro Golenischev, conocido también como Papiro de Moscú. Está escrito por un escriba desconocido de la dinastía XII (sobre 1890 a.C.). Se trata de una colección de veinticinco problemas resueltos, sobre cuestiones cotidianas. Compuesto en forma más descuidada que el anterior hay sin embargo dos problemas geométricos que revisten una importancia especial: En el problema 10 el escriba pide el área de una superficie de lo que parece ser una cesta semiesférica de diámetro 4 1/2, y procede a calcularla, resultado sorprendente para la época. Otros análisis del problema sugieren que podría tener una interpretación más sencilla y tratarse de la estimación del área de una superficie semicilíndrica de longitud y diámetro 4 1/2. El número 14 presenta una figura que parece representar un trapecio, pero los cálculos asociados indican que en realidad se trata de un tronco de pirámide cuyo volumen calcula.





La aritmética



            La aritmética, era una ciencia eminentemente práctica que ofrecía soluciones concretas a diversos problemas. Los papiros de textos de matemática que han perdurado, el papiro de Moscú y el de Ahmes o Rhind, un documento escrito en un papiro de unos 6m de longitud y 33cm de anchura, y las tablillas de madera de Ajmin, destinados a la educación de los escribas y arquitectos, se limitan a explicar las operaciones que hay que realizar en un problema concreto.



Algebra



            El algebra como extension de la aritmética fue creada y estudiada en el antiguo Egipto para distribuir correctamente los caudales para sistemas de riego en agricultura principalmente.



    La historia del álgebra comenzó en el antiguo Egipto y Babilonia, donde fueron capaces de resolver ecuaciones lineales (ax = b) y cuadráticas (ax2 + bx = c), así como ecuaciones indeterminadas como x2 + y2 = z2, con varias incógnitas. Los antiguos babilonios resolvían cualquier ecuación cuadrática empleando esencialmente los mismos métodos que hoy se enseñan. En esa misma época, las técnicas egipcias de construcción incluyeron sistemas de topografía, marcando el norte por la situación del sol al mediodía. Antes del año 2000 a. C., comenzaron a aparecer referencias claras que citaban aproximaciones para π y raíces cuadradas. Las relaciones del número exacto, tablas aritméticas, los problemas del álgebra y aplicaciones prácticas con pesos y medidas también comenzaron a aparecer alrededor de 2000 a. C., con varios problemas solucionados por métodos aritméticos abstractos.



    Alrededor del año 2700 a. C., los egipcios introdujeron el primer sistema de numeración completamente desarrollado de base 10. Aunque no era un sistema posicional, permitió el uso de grandes números y también de fracciones en la forma de fracciones unitarias: fracciones del Ojo de Horus, y varias fracciones binarias.





                             





El Udyat (Ojo de Horus) es un instrumento de Maat, ya que refleja el estado perfecto, el equilibrio, el orden cósmico. Las partes que lo componen reflejan proporciones y por tanto, el Ojo, que representa la Unidad, simboliza la armonía universal. Los egipcios Sabían operar con fracciones las cuales tenían un sistema de signos derivados del Ojo de Horus.





Para los números hieráticos utilizaron un símbolo para cada número, sustituyendo las cifras que habían sido utilizadas para designar múltiplos de la unidad. Por ejemplo, utilizaban dos símbolos para escribir tres, treinta, trescientos, etcétera, en un sistema que reemplazó al modo jeroglífico.

Como la mayoría de textos administrativos y de contabilidad fue escrita en papiros u ostracas, y no grabados en piedra como los textos jeroglíficos, emplean el sistema hierático de escritura, siempre los casos encontrados de números escritos en hierático son posteriores al Imperio Antiguo.



En el Antiguo Egipto, fueron utilizados dos tipos de numeración. Uno, escrito en jeroglíficos, era un sistema decimal, con signos distintos para 10, 100, 1000, etc., que se usó en el periodo Predinástico. El segundo, el sistema hierático, escrito con un nuevo tipo de cifras que asimilaba un número a un símbolo, se diferenció del sistema jeroglífico por simplificar los símbolos para poder escribir más rápido, y comenzó alrededor de 2150 a. C.

           



          



 Antiguo documento matemático que existe, se presentan entre múltiples problemas, soluciones de ecuaciones de segundo grado.







Por la naturaleza del país, cuyas inundaciones anuales les obligaba a medir periódicamente los límites de las parcelas cultivables, tuvieron que resolver desde muy antiguo problemas de geometría, como el cálculo de áreas y trazado de parcelas con ángulos rectos. Calculaban correctamente las superficies de cuadriláteros, triángulos y tenían una buena aproximación al área del círculo, más exacta que la que tenían los griegos de la época. Los egipcios empleaban la aproximación de pi = 3.1605 y los griegos de 3.





Los escribas calcularon los volúmenes que les interesaban, por ejemplo el de la pirámide, tronco de pirámide y cilindro.



Calculaban ángulos rectos a partir de una cuerda con 12 nudos equidistantes, que luego dividían en 3 segmentos de 3, 4 y 5 nudos creando así un triangulo rectángulo.







        



           

Uso de cuerdas para calcular ángulos rectos, son los números pitagoricos más usados, 3,4 y 5, pues cumplen con el teorema de pitagoras, 5^2 = 25 = 9 + 16 = 3^2 + 4^2.



            En Mesopotamia y el Antiguo Egipto se conocían ternas de valores que se correspondían con los lados de un triángulo rectángulo, y se utilizaban para resolver problemas referentes a los citados triángulos, tal como se indica en algunas tablillas y papiros. Sin embargo, no ha perdurado ningún documento que exponga teóricamente su relación. La pirámide de Kefrén, datada en el siglo XXVI a. C., fue la primera gran pirámide que se construyó basándose en el llamado triángulo sagrado egipcio, de proporciones 3-4-5.

















Astronomía





Los conocimientos astronómicos permitieron a los egipcios fijar el calendario surge a principios del tercer milenio antes de Cristo y es el primer calendario solar conocido de la Historia. Estaba en pleno uso en tiempos de Shepseskaf, el faraón de la dinastía IV. En los Textos de las Pirámides ya se menciona la existencia de los días epagómenos (nombre en griego que reciben los 5 días añadidos al ciclo de 360 jornadas para completar el año solar de 365 días.. Era un calendario de 365 días. El año civil egipcio tenía 12 meses de 30 días, más 5 días llamados epagómenos y que comenzaba en el solsticio de verano con las inundaciones. Cometían un error de ¼ de día cada año, lo que formaba ciclos de 1460 años para que las inundaciones se produjeran a principios de su calendario. Estos ciclos se llaman sociacos o sóticos. En realidad el error es de 5 h 48 m 45.25 s cada año, un error que se acumulaba y formaba ciclos reales de 1508 años. El comienzo de estos ciclos se celebraba con grandes festividades y construcciones de grandes templos, incluso con cambios de lugar para la capital. Uno de estos comienzos de ciclo se produjo en 139 y quedo bien documentado por los griegos que asombrados de las celebraciones no tuvieron más remedio que dejarlas escritas.



El Geógrafo griego Herodoto de Halicarnaso (484 y el 425 a. C.) dejó escrito que “Los egipcios fueron los primeros de todos los hombres que descubrieron el año, y decían que esto lo hallaron a partir de los Astros”.





La observación del firmamento llevó a los antiguos egipcios a inventar el calendario para regir sus festivales religiosos y controlar la crecida anual del Nilo, para predecir las crecidas del caudal y con ellas el calendario, para anunciarlas y organizar el trabajo









MITOLOGIA EGIPCIA



La mitología egipcia es el nombre del conjunto de creencias sustentadas por los pobladores del antiguo Egipto, cuya práctica fue prohibida en tiempos de Justiniano I, en 535 d. C., con la imposición del cristianismo. El lapso de su desarrollo es de más de tres mil años, variando estas creencias a lo largo del tiempo, aunque eran la base de toda la organización de la sociedad: desde el poder del faraón hasta la forma de inhumación, todas las costumbres eran consecuencia directa de la concepción religiosa del mundo que tenían.





Dioses del Antiguo Egipto





Sus principales dioses fueron: Ra, Amón, Anubis, Atón, Horus, Osiris, Hapy, Atum, Bes, Ptah, Seth, Tot, Apis, Bastet, Hathor, Isis, Maat, Neftis, Tefnut.



RELACIÓN DE LOS DIOSES DEL ANTIGUO EGIPTO



Nombre egipcio

Nombre griego

Deidad griega

Iconografía: cuerpo

Ser o ente asociado

Corona

Características

Amon

Amón

Zeus

Hombre

Carnero

Dos plumas

Dios creador

Inpu

Anubis

Hades

Hombre

Perro egipcio



Dios de momificación

Anuket

Anukis



Mujer

Gacela

Tocado de plumas

Diosa del Nilo y del agua

Hepu

Apis

Dioniso

Buey

Buey

Disco solar

Dios de la fertilidad

Iten

Atón



Disco solar con rayos

El Sol



Dios solar creador

Itemu

Atum



Hombre

Ave Fénix o carnero

Corona Doble

Dios solar creador

Bastet

Bastis

Artemisa

Mujer

Gata



Diosa lunar protectora del hogar

Keb

Geb

Crono

Hombre verde

La Tierra

Oca

Dios creador

Hep

Hapy



Hombre barrigudo

El río Nilo

Planta de loto

Dios de la inundación

Hut-Hor

Hathor

Afrodita

Mujer

Vaca

Disco solar

Diosa del amor y la felicidad

Hor

Horus

Apolo

Hombre

Halcón

Corona Doble

Dios del Cielo

Imhotep

Imutes

Asclepio

Hombre sentado con un papiro

La sabiduría

Casquete

Dios de la medicina y los escribas

Ast

Isis

Deméter

Mujer

Árbol

Trono

Diosa protectora

Jepri





Hombre o escarabajo

La transformación. Escarabajo



Dios solar autocreado

Jnum

Jnoumis



Hombre

Carnero

Corona Atef

Dios de la Creación

Jonsu





Hombre

Halcón

Disco solar y Luna

Dios lunar, protector de los enfermos

Maat





Mujer

Armonía cósmica

Pluma de avestruz

Verdad, Justicia y Armonía

Mesjenet





Cuerpo de mujer o ladrillo

Mujer o vaca

Dos vegetales curvados

Diosa protectora de la maternidad y la infancia

Menu

Min

Pan

Humano itifálico

Toro blanco o león

Dos plumas

Dios lunar, de la fertilidad y la vegetación

Montu

Month



Hombre

Halcón

Disco solar

Dios solar y de la guerra

Mut



Hera

Mujer

Buitre, vaca o leona

Corona Doble

Diosa madre, origen de lo creado

Nebet-Het

Neftis



Mujer

Milano

Su jeroglífico

Diosa de la oscuridad

Nejbet



Ilitía

Buitre o mujer

Buitre

Corona Blanca

Diosa protectora, en nacimientos y guerras

Net

Neith

Atenea

Mujer con arco

Lechuza, abeja, escarabajo, etc.

Corona Roja

Diosa de la guerra y la caza

Nut

Nut

Rea

Mujer con cuerpo arqueado

La bóveda celeste

Jarro de agua

Diosa del Cielo, creadora del universo

Osiris

Asar

Hades

Hombre momificado

El Gran Juez

Corona Blanca

Dios de la resurrección

Ptah



Hefesto

Hombre momificado

El Nun primigenio

Casquete

Dios creador y de los artesanos

Ra



Zeus

Hombre

Halcón

Disco solar

Dios Solar, demiurgo

Satet

Satis

Hera

Mujer

Antílope

Corona Blanca

Diosa protectora del faraón

Sejmet

Sacmis



Mujer

Leona

Disco solar

Diosa de la guerra

Serket Heru

Selkis

Hécate

Mujer o leona

Escorpión

Escorpión

Diosa protectora de la magia

Seshat





Mujer

La astronomía

Estrella

Diosa de la escritura y el calendario

Suti

Seth

Tifón

Hombre

El desierto



Dios protector-destructor y del mal

Shu



Agatodemon

Hombre

La atmósfera. León

Pluma

Dios del aire y la luz

Sobek

Sucos

Helios

Hombre

Cocodrilo

Corona Atef

Dios del Nilo

Sokar

Sokaris

hades

Hombre momificado

Halcón

Corona Atef

Dios de la oscuridad y la Duat

Sopdet

Sotis



Mujer

La estrella Sirio. Perro o milano

Corona Blanca

La madre y hermana del faraón

Tatenen





Hombre

La Colina primordial. Carnero o serpiente

Cuernos retorcidos y dos plumas

Dios creador y de lo que nace bajo tierra

Taurt

Tueris



Mujer

Hipopótamo

Disco solar

Diosa de la fertilidad y protectora de mujeres

Tefnut

Tfenis



Mujer

Leona

Disco solar y dos uraeus

Diosa guerrera y de la humedad

Dyehuty

Thot

Hermes

Hombre

Ibis o mandril

Disco solar

Dios de la sabiduría y la escritura

Uadyet

Uto

Leto

Mujer o cobra

El calor ardiente del Sol. Cobra o leona

Corona Roja

Diosa protectora del faraón

Upuaut

Ofois

Ares

Perro negro de cabeza blanca

Perro negro o chacal



Dios de la guerra y la Duat



INVENTOS PREHISTORIA EGIPTO





LA PLOMADA



Está sencilla herramienta se componía de un hilo y de un peso atados en lo alto de un pedazo de madera.



Era de gran utilidad en la construcción para saber si una pared era horizontal.



















LA SIERRA DE METAL





De cobre o de bronce, se usaba para cortar madera y piedras calcáreas blandas.



Habrá que esperar hasta el año 1500 a. C. para que aparezcan las hojas de hierro, más resistentes.



















EL TALADRO DE ARCO



Creada por los egipcios para hacer agujeros en la madera o en la piedra blanda.























EL VIDRIO





El vidrio fue utilizado desde épocas muy antiguas para la elaboración de cuentas para collares y brazaletes, ojos para estatuas, figurillas y amuletos variados, plaquitas para adorno de muebles, imitaciones de piedras finas y como vasijas y pequeñas estatuas de colores diferentes.

Las primeras vasijas fueron elaboradas durante el reinado de Thutmose III (1500 a. C.), y se utilizaba la técnica de moldeado sobre un núcleo de arcilla. Suelen ser frascos cilíndricos y anforitas alargadas y estrechas, a menudo decoradas con rayas multicolores, a veces con figuras e imitaciones de filigranas u otros ornamentos. Se han encontrado en las tumbas, y casi siempre ofrecen poca transparencia y curiosas irisaciones en la superficie, descomponiéndose en escamitas al tocarlos: todo ello es debido, en parte, a las impurezas.







     



Vasijas de vidrio halladas en excavaciones. La invención del vidrio se atribuye a los egipcios, que lo obtenían la pasta de vidrio a partir de una mezcla de arena, sosa y cal, a la que añadían óxidos metálicos para darle color. Luego se calentaba un poco para que se volviera transparente. Los artesanos moldeaban el resultado como si fuera arcilla para crear jarrones, ollas y amuletos.





El vidrio incoloro y transparente, comenzó a utilizarse en la época saita (dinastía XXVI, siglo VII a. C.).









LA BALANZA



Aparece en todas las representaciones del peso del corazón del difunto. Para pesar, se solían utilizar pesas de piedra o de metal.



































BARCOS DE MADERA



Las embarcaciones ya se conocían mucho antes de los egipcios, pero parece que fue en Egipto donde se construyeron por primera vez barcos de madera con velas.



              Los botes y los barcos eran un medio de transporte muy importante en el río Nilo. Los egipcios viajaban dentro del país y hacia el Sudán y otros países africanos para traer animales como leones, elefantes, leopardos, babuinos y ganado. 

También importaban productos exóticos, como cuero, oro, marfil, ébano, electrum, plumas de avestruz e incienso. El electrum es una aleación natural de oro y plata. 

Cuando se viajaba al sur, o aguas arriba, se necesitaban velas pero hacia el norte, o aguas abajo, los mástiles no eran necesarios y se colocaban horizontalmente a bordo. 





          Aunque el número de barcos que han sobrevivido no es grande, las ideas sobre las formas y el propósito de los barcos en el Antiguo Egipto se basan en los cientos de maquetas de barcos hallados en tumbas a lo largo de todo el país. Las más famosas son las maquetas de Meketra. 

Las maquetas de las barcas de papiro estaban hechas de madera pintada, mientras que las barcas reales estaban hechas de madera y algunas estaban construidas con tallos de papiro. 

Las balsas de caña se utilizaban principalmente para la caza en las marismas con palos, redes o bumeranes; y para los deportes organizados y las competiciones. 
Las barcas de papiro estaban asociadas a los dioses y a los miembros de la realeza. Se utilizaban tanto para cualquier actividad diaria como para navegar como un entretenimiento o para eventos religiosos transportando las estatuas de los dioses, en las peregrinaciones o en las ceremonias relacionadas a desterrar los espíritus malignos. Los barcos de madera se utilizaban para el transporte de carga pesada. 
El rey Senefru tenía una flota de 40 barcos que se utilizaban para importar troncos de cedro del Líbano.







LA BARCA FUNERARIA DE KHUFU (BARCA DE KEOPS)





Khufu ( /k U F U/koo -foo ), originalmente Khnum-Khufu ( /k n ú m k U F U/knoom -koo-foo ), es el nombre de nacimiento de una cuarta dinastíaegipcio antiguofaraón , que gobernó en la primera mitad del Imperio Antiguo periodo ( siglo 26 aC ). Keops fue el segundo faraón de la cuarta dinastía; siguió a su posible padre, rey Snefru, en el trono. Él es generalmente aceptado como haber encargado la Gran Pirámide de Giza , una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo , pero muchos otros aspectos de su reinado están bastante mal documentada. [4][9]

             La denominación Khufu es conocida bajo su helenizado nombre Kheops o Keops ( /k i ɒ p s/ , kee-ops ; griega : Χέοψ, por Diodoro y Herodoto ) y menos conocido con otro nombre helenizado, Suphis ( /s U f ɨ s/soo -fis ; griega : Σοῦφις, por Manetón .) [4][9] Una versión rara de nombre de Keops, utilizado por Josefo , es Sofe ( /s ɒ f i/so -fe ; griega : Σοφε). [10]árabes historiadores, que escribió historias místicas acerca de Keops y las pirámides de Giza, lo llamó Saurid o Salhuk. [11]



         La barca funeraria de Keops fue descubierta en 1954 por Kamal el-Mallakh. Mientras se retiraban una serie de restos de la cara sur de la pirámide se encontró un par de losas de piedra que parecían esconder una trinchera.



        Construida con madera de cedro, fue encontrada provista de todos sus aparejos, remos, cuerdas y cabina; estaba desmontada en 1.224 piezas. Después de años de trabajo se consiguió ensamblar todas las piezas.4 La barca, que sería capaz de transportar 45 toneladas,4 mide 43'4 m de eslora, 5'6 m de manga y 1'5 m de calado.5 Las tablas de madera del casco de la barca solar están unidas por cuerdas, y no clavadas. Durante su restauración, la cual tardó más de diez años, se tuvieron que emplear nuevas cuerdas, pero el 95 por cien de las tablas de madera son las originales. Tras finalizar su restauración, se expone desde 1982 en el museo situado sobre el mismo lugar donde fue encontrada, al sur de la Gran Pirámide de Guiza.



HISTORIA DE LAS BARCAS SOLARES



La barca solar es un elemento simbólico de la mitología egipcia vinculado al ciclo diario del Sol.

Para los egipcios de la antigüedad, el ciclo perpetuo de la llegada y la puesta del Sol es comparable al ciclo de la vida y de la muerte. Así, cada mañana el Sol nace en oriente, crece hasta el cenit, envejece hacia occidente, y luego desaparece en el reino de los muertos, la Duat. Este viaje diurno, el dios solar, Ra, lo efectúa a bordo de una barca llamada mandyet. La elección de una barca como medio de transporte se comprende fácilmente en una civilización eminentemente fluvial donde el Nilo representa la vía principal de comunicación y fuente primordial de alimentos gracias a las fertilizantes crecidas, la irrigación y la pesca.

El periplo perpetuo de Ra no conoce pausa al atardecer, al contrario, sólo empieza de nuevo. Es en otra barca, llamada mesektet, en la que comienza su periplo subterráneo, el que atraviesa durante las doce horas de la noche antes de poder renacer por la mañana. En el reino de los muertos, debe enfrentarse con las fuerzas del caos, en las que el representante más poderoso es la serpiente Apofis. En la barca es acompañado por otras divinidades que, como Seth, le ayudan a luchar contra el caos.

Los egipcios de la antigüedad imaginaron que asociándose con el dios solar en el momento de su viaje perpetuo a bordo de las barcas sagradas, sus almas vivirían eternamente. Así es como el culto funerario quedó fuertemente marcado por este mito solar. Por eso, normalmente, las tumbas se construyeron sobre la ribera occidental del Nilo, dónde "muere" el Sol, y en el ritual funerario se incluía atravesar el río con el difunto sobre barcas semejantes a las del dios solar.

Las barcas solares eran navíos rituales que simbolizaban el ciclo de la vida y la muerte mediante el ciclo solar, Ra, a través del cielo. Sin embargo, esta barca contiene signos que indican haber sido usada en el agua, y es posible que la barca funeraria llevara el cuerpo embalsamado del faraón de Menfis a Guiza a través del Nilo, o que Keops lo usara como un "barco de peregrinación" para visitar lugares sagrados y fuera enterrado para usarlo en la vida después de la muerte.

Según varios especialistas, esta barca solar presenta características de una embarcación de alta mar, con una proa levantada, lo que le permitía sobrepasar las olas del mar.

          Han sido descubiertas cinco fosas de barcas funerarias junto a la Gran Pirámide, y otras cinco más en las proximidades de la de Kefrén.





UNA BARCA DE LA EPOCA TINITA

                                                                                                                                                                                                                                            El faraón Den, cuarto monarca de la I dinastía (el quinto si contamos la regencia/reinado de su madre, Merneith), fue enterrado en Abydos El         El faraón Den, cuarto monarca de la I dinastía (el quinto si contamos la regencia/reinado de su madre, Merneith), fue enterrado en Abydoshace ya unos cuantos miles de años; pero su nombre cobró importancia en los medios de comunicación porque, durante la campaña de excavación del verano de 2011, un equipo del Instituto Francés de Arqueología Oriental (IFAO) descubrió una barca de madera fechada en su reinado, lo cual la convierte en la más antigua de las halladas hasta ahora en Egipto. Es cierto que durante los años 50 del siglo pasado en las necrópolis de Helwan y Sakkara se encontraron otras semejantes, mas por desgracia los estándares arqueológicos de la época no eran los actuales y poco de ellas se ha conservado, exceptuando su mención en los registros de las excavaciones.



            La barca apareció enterrada dentro de un foso delimitado con ladrillos situado al norte de la mastaba M06 de Abu Rowash, una necrópolis localizada a unos 10 km al norte de Guiza y conocida sobre todo por ser donde se encuentra situado el complejo piramidal de Djedefre, quien fuera hijo y sucesor inmediato de Khufu, constructor de la Gran Pirámide. Cerca de la pirámide se encuentra el Cementerio M, donde se inhumaron importantes personajes de la época tinita, y que es donde los egiptólogos franceses han realizado el hallazgo.

         Se trata de una barca de madera de la que se conservan 6,14 m de eslora y 1,3 de manga y a la que le faltan la popa y la proa, además del extremo de la quilla. Del mismo modo, a pesar del buen estado de conservación de las once planchas de madera, sólo se conserva una de sus bordas. Su atribución al reinado de Den viene dada por el análisis del 14C, que ha proporcionado una fecha del 2950 a. C.







Medición de la altura de los restos de la barca de época del Faraón Den.





















            





Restos de la barca de época del Faraón Den descubiertos en las  excavaciones en Abu Rowash.









 Las características y los diseños de los antiguos barcos egipcios variaban según su función y si necesitaban navegar por el Nilo o a través del Mar Mediterráneo o el Mar Rojo. Las barcas de culto y ceremoniales navegaban por el río Nilo y los lagos sagrados. 

Los barcos militares evolucionaron en tamaño y características. Los más grandes, construidos durante el período Ramesida, pesaban casi 50 toneladas métricas. 

Se hallaron dos enormes barcos del rey Jufu. Uno de ellos fue descubierto en el año 1954 en su hoyo al sur de la Gran Pirámide de Jufu, mientras que el otro se encuentra todavía en su hoyo al oeste de la primera. 

Hechas de madera de cedro, las 1224 piezas del barco tienen numerosos orificios para su eventual "unión" con cuerdas de esparto. 

Otros dos barcos un poco más pequeños que pertenecen al rey Senusert III en Dahshur se exhibe actualmente en el Museo Egipcio. 

Se hallaron treinta y cinco maquetas de barcos de madera de diferente tipo en la tumba del rey Tutankamón. Algunos tienen cabinas decoradas para albergar al rey y a sus cortesanos. 

Se hallaron también unas maquetas de barcas para el viaje simbólico del dios sol en el cielo.

                                                                                                                                                                                                                                           

           





"La cultura es la suma de todas las formas de arte, de amor y de pensamiento, que en el curso de siglos, han permitido al hombre ser menos esclavizado" – André Malraux (1901-1976), escritor.





                   ETAPAS EN LA HISTORIA DE EGIPTO

EGIPTO EN LA PREHISTORIA



Tras la progresiva retirada de las glaciaciones, se incrementaron los pastizales y las diversas poblaciones indígenas fueron concentrándose empujadas por el proceso de desertización del Sahara. Existían diversas culturas indígenas identificables por sus diferentes utensilios, objetos cerámicos y ritos funerarios.

El periodo neolítico que comienza en Canaán hacia el 9000 a. C., llegará a Egipto sobre el año 5000 a. C. Las crecidas del río Nilo como consecuencia de las lluvias en sus fuentes y las torrenteras de arcilla procedentes de Etiopía dieron lugar a ricas y fértiles tierras de limo. Se conviene que hacia el 4000 - 3500 a. C. existió una unificación del territorio a través de las previas comunidades locales, los nomos: el Bajo Egipto, cuyas principales ciudades eran Buto y Sais, y el Alto Egipto, con capital en Hieracómpolis, adoptando como principal divinidad a Horus.

Conquistado el delta del Nilo, hacia el 3000 a. C., Menes (el primer faraón del Antiguo Egipto y fundador de la Dinastía I ca. 3050 a. C), procedente de Tinis, será considerado por los épigonos de Manetón el fundador de la primera dinastía faraónica.









             HISTORIA ANTIGUA: EL IMPERIO FARAÓNICO







En la historia de Egipto se establecen 30 dinastías que van desde el año 3100 a.C. hasta el 332 a.C. Se clasifican en diferentes periodos:



Periodo dinástico temprano



Comprende las dos primeras dinastías, y abarca del año 3100 al 2650 a.C. La primera dinastía comienza con la unificación de Egipto por el rey Menes.

La Dinastía I de faraones egipcios forma parte, juntamente con la Dinastía II, del Periodo Arcaico o Tinita, porque tienen su origen en Tinis (en griego, Tis en egipcio), próxima a Abidos, en el Alto Egipto.

El primer faraón fundador de ésta dinastía del Antiguo Egipto se considera fue Menes (3050 - 3007 a. C. ).



Menes fue el primer gran faraón que unificó y gobernó todos los territorios egipcios (alto y bajo egipto), lo cual fue reconocido por sus sucesores, dando comienzo así la Historia del Antiguo Egipto faraónico y por tanto de la Primera Dinastía de Egipto.



La segunda dinastía de faraones egipcios transcurre de c. 2850 a 2700 a. C., y forma parte, con la dinastía I, del Periodo arcaico.

Bedyaufue el primer faraón de la dinastía II de Egipto.



Esta dinastía marca un reforzamiento del poder politico absoluto basado en una organización centralizada y la utilización más intensiva de la escritura (aumento de burocracia). Menfis se convierte en la capital del reino del norte con Uneg y Sened.



En ésta época Los territorios del sur triunfan sobre el norte.

Se utiliza el cobre y aparecen las primeras estatuas reales y los egipcios llevan a cabo relaciones comerciales con Biblos.

También en este período los egipcios alcanzaron una gran organización en el área de riego., En el arte comienzan a revelarse las primeras mesas de ofrendas y las conocidas “ puertas falsa “.

En lo referente a la agricultura , en este período los egipcios alcanzaron una gran organización en el área de riego.

La segunda dinastía cierra el período Arcaico o Tinita, (nombre dado del lugar de donde procedían los primeros faraones de las dos primeras dinastías, Tinis, This en egipcio, cerca de Abidos).



Imperio Antiguo



El Periodo Antiguo de Egipto va del año 2635 al 2155 a.C. Este periodo, conocido como la "era de las pirámides", abarca de la III a la VI dinastía.

Durante las dinastías III y IV Egipto vivió una época dorada, en la que sin guerras, todos trabajaban para complacer a su faraón.

En la tercera dinastía Menfis fue elegida como capital del país y sede real.

El visir era el administrador de este estado centralizado.

Fueron explotadas las minas del Sinaí.

Se explotó el cobre y la turquesa.

Se construyen las mastabas:  Este período contó con una de las personas más importantes de la historia egipcia , Imhotep,entre cuyos nombramientos se sabe que fue sacerdote , médico y arquitecto. Construyó en Sakkara un monumento funerario en piedra que habría de perdurar para siempre , nacía la pirámide egipcia.

El primer faraón de ésta dinastía fue Sanajat, siendo el Segundo faraón Zoser, quien erigió la pirámide escalonada de Sakkara, habiendo ordenado construer previamente la primera pirámide:  La “Pirámide Roja” de Dahshur.



Egipto mantiene relaciones comerciales con Siria.

El primer faraón de la dinastía IV esta dinastía fue Seneferu. Seneferu fue el primer faraón que emprendió expediciones bélicas a Nubia y a Libia



En el denominado Imperio Antiguo, durante la tercera dinastía con el faraón Zoser, encontramos un dominio del arte y la arquitectura monumental en piedra. De esta época se datan las tres colosales pirámides de Seneferu, la Gran Pirámide de Guiza atribuida a Keops (Jufu) por Heródoto con la inestimable ayuda de su hija. Las pirámides de Kefrén (Jafra) y Micerino (Menkaura), se erigieron en la cuarta dinastía.

La capital se establece en Menfis y el periodo de mayor esplendor económico se desarrolló a partir del 2400 a. C. con la quinta dinastía. El comercio es fundamental: el trigo se cambia por madera de ébano, oro y especias. La artesanía gozó de un gran auge.



Durante la dinastía V, la religión egipcia efectuó varios cambios relevantes. Surgen las primeras versiones conocidas de invocaciones funerarias inscritas en las tumbas reales, conocidas como los Textos de las Pirámides. El culto al dios Ra aumentó en importancia, y los reyes Userkaf y Menkauhor construyeron templos dedicados a Ra en Abusir. Más tarde en esta dinastía, el culto a Osiris adquiere relevancia, siendo las inscripciones más notables las encontradas en la tumba de Unis.

El primer faraón de esta dinastía es Userkaf, primer faraón que erigió un calendario solar.

Userkaf inició una serie de reformas que debilitaron el poder faraónico y el gobierno centralizado que había mantenido en la cumbre a la realeza del Reino Antiguo hasta el momento. Se produce una apertura comercial que conlleva la construcción de navíos más grandes capaces de navegar por mar, que los llevará al Líbano en busca de cedro, y a la mítica tierra del Punt, en la actual Etiopía y Somalia, por ébano, marfil, mirra e incienso

Durante la VI dinastía el poder de los faraones disminuyó y la unidad del país comenzó a desvanecerse. Hasta la X dinastía y durante más de cien años hubo decenas de faraones que no supieron llevar el país.

Esta dinastía la fundó Teti, casado con Iput, posiblemente hija del rey Unis de la dinastía V. Otros miembros notables de esta dinastía fueron Pepy II, al que se le asigna un reinado de 94 años, el más largo en la historia de Egipto; y la reina Neithikert, también conocida como Nitocris por los escritores griegos, de quien algunos eruditos dicen que no solo fue la primera reina acreditada del antiguo Egipto, sino la primera mujer gobernante del mundo.

El séptimo faraón de este periodo, Nitocris protagonizó no obstante la mas bella y noble época de esta Dinastía según Manetón (300 a. C, Sacerdote del dios sol Ra).

Durante esta dinastía, se organizaron expediciones a las minas de turquesa en Uadi Maghara en el Sinaí, así como a las de Uadi Hammamat y Hatnub. Dyedkara-Isesi envió expediciones comerciales al sur, hasta Punt, y al norte hasta Biblos; Pepy I organizará campañas, no solamente a estos lugares, también llegarán hasta Ebla, al norte de Siria.



La dinastía VI es considerada por la mayoría de los egiptólogos como la última etapa del Imperio Antiguo de Egipto.





PERIODO INTERMEDIO (Dinastías VII- VIII)



         La Dinastía VII abre este periodo.

Comienza  c.2181 a.C. Manetón comentó que la Dinastia se compuso de "70 reyes de Menfis, reinando 70 días". En cambio hay otro relato ligeramente diferente. Nos habla  de una Dinastia que consistió en "cinco reyes de Menfis, que reinaron por 75 días".

Existe poca información sobre esta dinastía. Podría también haber sido un consejo temporal de mandatarios, constituido en un período de dificultades políticas o económicas, a consecuencia de las malas cosechas. Tal vez fué una época de continuas luchas con cambios constantes de gobernantes.



Manetón quiso simbolizar una época de gran confusión y de gran inestabilidad política , caracterizada por una oligarquía gobernante que luego de derribar la VI dinastía , no logró establecer un poder permanente. Otros historiadores aprueban la idea de una fusión entre la VII y la VIII dinastías , tomando como una generalidad.



Las evidencias arqueológicas son casi nulas o tan escasas que no nos permiten a ciencia cierta tener un panorama aceptable en cuanto a su historia.

Se da en esta época una marcada revolución social acompañada de robo de tumbas y saqueo de pirámides.

Se produce una decadencia del poder real y se destruyen esculturas de Reyes y privadas.

Surge la hegemonia de los monarcas.



La Dinastía VIII se caracterizó por época de gran desorden gubernamental.

Hay una decadencia del arte.

Se produce una fragmentación de la autoridad.

No se conoce nigún monumento ni acontecimiento de importancia.









PERIODO MEDIO (Dinastías XI- XVII)



El Imperio Medio se desarrolló entre el 2061 y el 1785 a.C. y abarca las dinastías XI y XII. El inicio del periodo lo marca el inicio de Tebas como capital de Egipto.

La Dinastía XI forma parte la época final del primer periodo intermedio de Egipto y principios del Imperio Medio.

Fue durante esta dinastía cuando se unifico todo el antiguo Egipto bajo el poder de los faraones del Imperio Medio.

Antef IIemprendió varias campañas hacia el Norte.

Fue reafirmada la influencia de Egipto sobre las zonas vecinas de Africa y el cercano Oriente.

Fueron enviadas expediciones a Fenicia en busca de maderas de cedro.

Luego de varios conflictos bélicos se establece la capital en Tebas , las nomarquías son reducidas y se crea el nombramiento de Gobernador del país del Norte.

Mentuhotep II inicia construcciones muy importantes en Abydos , Kom Ombo, Elefantina y Deir el-Badari.

Durante esta época Egipto extendió sus fronteras conquistando una parte de Nubia. Posteriormente, tras no resistir los ataques de los hicsos, cedieron el poder a éstos. Los hicsos, llegados de Ásia, hicieron de Avaris la capital de Egipto durante dos dinastías y gobernaron el país entre la XIII y XVII.

La Dinastía XII viene marcada por las siguientes características:

- Los nombres de los faraones se encuentran en varios documentos.

- Según Manetón habrían ocupado como capital la ciudad de Tebas, pero       fuentes posteriores aseguran que establecieron su centro en Itytauy, el-Fayum.

- Hay constancia de una afirmación de las relaciones con Biblos.

- Se construye el templo funerario conocido com El Laberinto.

- La literatura alcanza un punto muy alto, de esta época llega hasta nosotros el cuento Sinuhé el egipcio y el Relato del campesino elocuente..

- El el-Fayum se crearon canales de riego e hicieron de esta zona una vasta tierra para el cultivo.

- Hay un marcado predominio por el dios Amón.

- Aparecen las primeras estatuas cubo.

- La orfebrería alcanza una notable perfección.

- Comienzan las construcciones del Templo de Amón en Karnak.

- Algunos historiadores citan el Cuento del Náufrago en este período de la historia.



Dentro del Imperio Nuevo del Antiguo Egipto Hacia el 1652, existieron en Egipto cinco dinastías paralelas reinando en Tebas, Sois y Avaris, circunstancialmente por no más un año, lo que nos da la pauta para discernir el gran drama que se estaba viviendo. De estas dinastías, la XIII y XVII (tebanas) una, es continuación de la otra. Y la dinastía XV (de los Hicsos en Avaris), la dinastía XVI (de gobernadores locales) y la dinastía XVII (de egipcios en Tebas) reinan simultáneamente entre 1650 y 1544 a. C., como reinos independientes pero tributario de Avaris.

La XVIII dinastía comienza con la expulsión de los hicsos hasta Kadesh por el rey Ahmosis, rey que había mantenido su poder en Tebas. Con la expulsión de los hicsos Tebas se volvió a instituir como la capital de Egipto.

La dinastía XV se caracteriza por la ampliación de los viajes comerciales hasta Chipre y Creta.

Se introdujeron en Egipto artefactos militares , fue así como los egipcios conocieron los carros de guerra y los caballos.

Además introdujeron el laud, el arpa , el telar vertical y una nueva manera de elaborar el bronce.

En este momento es cuando se funda la llamada “Dinastía Abydos”.

Se escribe el Papiro de Rhind.

Los faraones más importantes del periodo fueron Tutmosis III(dinastía XVIII) “El Napoleón de Oriente”, Amenhotep III (dinastía XVIII) y Ramsés II(dinastía XIX).

Durante el reinado de Ramsés II Egipto conquistó Nubia y construyo los templos de Abu Simbel. Ramsés II vivió casi 100 años y engendró más de 180 hijos. A su muerte, una serie de sucesivos Ramsés fueron deteriorando Egipto perdiendo la grandeza anteriormente ganada.





.







Imperio Nuevo (Dinastías XVIII- XX)



Comprendido entre los años 1551 y 1080 a.C., el Imperio Nuevo engloba las dinastías XVIII-XX.



Siguientes dinastías: Periodo Tardío.



Del año 1080 al 332 a.C se sucedieron las dinastías de la XXI a la XXX. En esta época el país se fue fragmentando y la capital se desplazó primero a Tanis y luego a Bubastis.

En el año 520 a. C. se produce un avance del imperio Persa el de la mano del rey Cambises II. Este acontecimiento puso fin definitivamente al imperio faraónico y la dependencia de Egipto por vez primera de reyes extranjeros. Pero sería Alejandro Magno quien, en el 332 a. C. terminaría por conquistar el país y daría comienzo el periodo Grecorromano.

- ALEJANDRO MAGNO

En el año 332 a. C., Egipto estaba bajo el dominio persa. Ese mismo año, Alejandro Magno entró triunfante en Egipto como vencedor del rey persa Darío IIIy los egipcios lo aceptaron y lo aclamaron como a un libertador.



En abril de 331 a. C., fundó la ciudad que llevaría su nombre en un lugar del delta del Nilo, sobre un poblado llamado Rakotis habitado por un puñado de pescadores.





El lugar estaba frente a una isla llamada Faro, que con el tiempo y las múltiples mejoras que se harían quedaría unida por un largo dique a la ciudad de Alejandro. El arquitecto que realizó esta obra se llamaba Dinócrates de Rodas. El dique tenía una longitud de siete estadios (185 m cada estadio), por lo que se le llamó Heptastadio (Επτασταδίων). La construcción del dique conformó dos puertos, a ambos lados: el Gran puerto hacia el este, el más importante; y el Puerto del buen regreso (Εύνοστος), al oeste, que es el que continúa utilizándose en la actualidad.



En los amplios muelles del gran puerto atracaban barcos que habían surcado el Mediterráneo y el Atlántico. Traían mercancías que se apilaban en los muelles: lingotes de bronce de España, barras de estaño de Bretaña, algodón de las Indias, sedas de China. El famoso faro construido en la isla de Faros por Sóstrato de Cnido, en 280 a. C., dispuso en su cúspide un fuego permanentemente alimentado que guiaba a los navegantes, hasta 1340, cuando fue destruida la edificación.

El arquitecto Dinócrates se ocupó también del trazado de la ciudad y lo hizo según un plan hipodámico, sistema que se venía utilizando desde el siglo V a. C.: una gran plaza, una calle mayor de treinta metros de anchura y seis kilómetros de largo que atravesaba la ciudad, con calles paralelas y perpendiculares, cruzándose siempre en ángulo recto. Se construyeron barrios, semejantes a los que levantaron los españoles en las ciudades hispanoamericanas, las llamadas cuadras. Las calles tenían conducciones de agua por cañerías. Administrativamente se dividió en cinco distritos, cada uno de los cuales llevó como primer apelativo una de las cinco primeras letras del alfabeto griego. Cuando Alejandro se marchó de Egipto para continuar sus luchas contra los persas dejó como administrador de Alejandría a Cleomenes de Naucratis.









Escultura de Alejandro Magno en el museo arqueológico de Estambul.



















En el siglo III a. C. (entre los años 285 y 247 a. C.) en la isla de Faro en Alejandría, Egipto, el arquitecto Sóstrato de Cnido por orden de Ptolomeo Ien la isla de Faro (Pharos), frente a Alejandría. Consistía en una gran torre sobre la que una hoguera nocturna marcaba la posición de la ciudad a los navegantes, dado que la costa en la zona del delta del Nilo es muy llana y se carecía, por tanto, de cualquier referencia para la navegación marítima del Puerto. Con una altura estimada entre 115 y 150 metros. Fue una de las estructuras hechas por el hombre más altas durante muchos siglos, y fue identificada como una de las Siete maravillas del mundo por Antípatro de Sidón. Sería derribado por los efectos de un terremoto a principios del siglo XIV.







Recreación del antiguo faro de Alejandría. Tras los terremotos de los años 1303 y 1323, los restos desaparecieron en 1480 cuando el sultán de Egipto Qaitbey empleó los bloques pétreos de las ruinas para construir un fuerte.











LA DOMINACIÓN GRIEGA Y ROMANA





LOS PTOLOMEOS



Egipto cayó bajo la influencia de la cultura griega con la mera presencia durante menos de un año de Alejandro Magno que modificó completamente la organización persa y se hizo nombrar faraón. Muerto Alejandro, el general macedonioPtolomeo I Sóter, que ya era gobernador según un reparto realizado por los propios generales alejandrinos, se proclama rey en el 305 a. C.



Ptolomeo y sus herederos instauran un modelo parecido al faraónico, la dinastía Ptolemaica, con clara división en castas que se distribuyen los trabajos en función de su origen: griegos, judíos y egipcios. El reino sigue dividido en nomos y se ejercerá una verdadera autocracia con un férreo control sobre todas las materias, especialmente la producción agrícola y con sistemas de arrendamientos para la explotación pues la tierra era del faraón. Se estableció el cupo de exportaciones necesarias por año y se centralizó la actividad crediticia en una sola entidad financiera propiedad de la corona. En el terreno militar se enfrentarán con la expansión en Siria, pero la creación de Alejandría convertirá a Egipto en un país con claros intereses en el Mediterráneo. Así, con los primeros Ptolomeos se conquista Chipre y otras islas griegas, estableciendo puertos en la orilla norte del mar.



Sin embargo, el modo de explotación territorial y personal no hará extender entre los millones de egipcios que pueblan el país un sentimiento de pertenencia al mundo helenístico. Las sublevaciones serán constantes y los enfrentamientos evidencian una manifiesta ruptura entre los dirigentes y la ciudad de Alejandría por una parte (que alberga sólo a un 4% del total de la población del país), y el resto por otra. La figura de Cleopatra VII, enfrentada dinásticamente a Ptolomeo VIII Evergetes II, a pesar de lo literario y romántico de su historia personal con los generales romanosJulio César y Marco Antonio, no pudo evitar el fin de la dinastía, que es derrotada decisivamente en Accio en el año 31.





ROMA



Bajo el dominio romano el prefecto se convierte en la máxima autoridad, dependiente sólo del Emperador. Las castas establecidas por la dinastía Ptolemaica se mantienen y aún se refuerzan, con la división del trabajo que prima a griegos y judíos y, ahora, los ciudadanos romanos. Los tributos en especie, sobre todo el trigo, serán fuente importante para Roma. La cristianización de la metrópoli se extenderá en su conquista de Egipto y el nuevo territorio del Imperio verá ascender al clero cristiano -especialmente al Patriarca de Alejandría- a los puestos más altos dentro de la nueva sociedad.







                                         EDAD MEDIA





BIZANCIO



A la muerte de Teodosio el Imperio queda dividido hasta que en el año 476Odoacro depone al último emperador del Imperio romano de Occidente, Rómulo Augústulo. El Oriental, con capital en Constantinopla, consiguió mantenerse con las provincias de Grecia, Balcanes, Palestina, Siria y Egipto, estas tres últimas las más ricas que abastecían al resto.

Antioquía y Alejandría eran las ciudades más importantes, con un floreciente comercio y con artesanos dedicados a la creación de objetos de lujo para una aristocracia dueña de las tierras y sus rentas: la creación de latifundios como consecuencia de la crisis productora del siglo III se acentúa en este periodo con grandes concentraciones de tierras a las que no es ajena la Iglesia católica. En Alejandría proliferaban las escuelas, y en su biblioteca discutían filósofos cristianos y paganos.

Justiniano intentó poner orden, pero las provincias eran asoladas por milicias privadas que desafiaban la autoridad y saqueaban a los campesinos. Con todo, el problema principal era de tipo religioso, sobre todo en Egipto: Cuando el concilio de Calcedonia condenó el monofisismo mayoritario en Egipto, provocó una gran escisión: la ortodoxia era defendida por mercaderes y funcionarios relacionados con Constantinopla, mientras que el pueblo defendía a los monofisistas uniendo el rechazo a la autoridad (y al fisco) con la defensa de la lengua y cultura propia, fundándose entonces la Iglesia copta. A la muerte Justiniano en el año 565 la aristocracia local deja de sustentar el poder imperial, y la desunión facilita las invasiones. Bizancio mantenía una fuerte presencia militar con una flota en Alejandría, pero eso no fue obstáculo para que en el 618 el imperio persa hiciera una incursión en territorio egipcio hasta que Umar ibn al-Jattab conquistase en el 638 el país.





EL ISLAM





En el año 634 fue elegido segundo CalifaUmar ibn al-Jattab, suegro de Mahoma, que comienza a expandir el Islam. En 639 conquistó Egipto, imponiendo un gobierno tolerante. Permitió a judíos y cristianos mantener sus prácticas religiosas y los eximió de servir en el ejército a cambio de impuestos especiales, la yizya y el jaray, y permitió los particularismos regionales. Esta política comprensiva explica la falta de resistencia a la penetración árabe. Por otra parte, la posición estratégica de Egipto le enfrentó con los cruzados cristianos y el Imperio mongol.

La guerra entre chiitas y sunitas dejó a Egipto del lado de estos últimos, y, tras la muerte de Alí, dependiente del califato de Damasco gobernado por los omeyas desde el año 661, 39 de la Hégira.

La llegada de los árabes supuso cambios en el sistema impositivo, gravándose mejor las rentas y las actividades comerciales; en la administración y el gobierno, mucho más saneados, y en la agricultura donde se incorporaron nuevas técnicas de regadío que multiplicaron por dos el terreno cultivable.

Alejandría mantuvo su importancia estratégica y comercial y El Cairo creció espectacularmente, pasando de ser un simple fortín a una gran ciudad. No obstante, buena parte de los beneficios derivados de la buena gestión terminaron en manos de los sultanes, tanto de Damasco como de Bagdad.

Durante los primeros 300 años de incursión del Islam, se mantuvo un equilibrio con las religiones ya presentes en el territorio: cristianismo, judaísmo y coptos. Pero la nueva religión islámica fue ganando adeptos entre los egipcios hasta convertirse claramente en la religión oficiosa, impregnando el modo de vida de toda la sociedad y quedando el resto en minoría.





DINASTÍA OMEYA





La familia Omeya era árabe de pura raza, y consideraba a los no árabes como musulmanes de segunda clase. No obstante, los más fieles fueron nombrados delegados del gobierno, e incluso se recurría a judíos y cristianos, que colaboraron en el desarrollo de las artes y en la traducción al árabe de los libros de filósofos, médicos y científicos griegos y latinos.

Damasco impulsó una nueva forma de artesanía, y organizó la administración pública: Se desechó el denario de oro bizantino para sustituirlo por el dinar y el dirham e impuso la lengua árabe paulatinamente. Su influencia también se notó en la arquitectura, con su máximo exponente en el Alminar, como el de la mezquita de El Cairo, ciudad a la que trasladaron la capital de Egipto.





LOS ABASÍES





En el año 750, el 128 desde la Hégira, los abasíes acusaron a los omeyas de ser musulmanes indignos, hipócritas y corruptos, e invocando el rigor doctrinal los derrocaron. Su primer califa, Al-Mansur trasladó la capital a Bagdad. Protegieron la cultura, las artes, las ciencias y el comercio. La tolerancia religiosa consiguió la conversión de muchos no árabes al Islam, algo que no se había estimulado durante el califato omeya (o que incluso se había dificultado). Con los abbasíes la expansión del Islam fue mucho más rápida que en el pasado.





LOS FATIMÍES



Los fatimíes, chiitas provenientes del Magreb, entraron en Egipto en 972, trasladando la capital del Imperio a El Cairo (Al-Qáhira, la Victoriosa) que llegó a ser considerada en el 969 como una de las ciudades más importantes del mundo.

El ascenso fatimí a los cargos de Estado dependía más del mérito que del linaje u otras causas, los sunníes tenían tantas probabilidades de ser nombrados a puestos de gobierno como los chiíes y la tolerancia se extendía hasta a los no musulmanes: cristianos y judíos podían ocupar niveles encumbrados del gobierno gracias a su capacidad.

El imperio siguió creciendo y floreciendo bajo el califa Al-Hakim, cuyo reinado empezó con la construcción de una gran mezquita en El Cairo (la Mezquita de Al-Hakim). Desgraciadamente enloqueció, promulgando leyes arbitrarias y acabando con la tolerancia hacia cristianos y judíos para quienes dictó leyes especiales.

Hacia el año 1010, El Cairo había superado a Bagdad en importancia, y el califato fatimí se extendía desde Siria y la península arábiga hasta el Magreb oriental (con el reino de los Ziries como vasallo). Egipto controlaba la puerta hacia el comercio en Asia y los puertos orientales del Mediterráneo, no sólo Alejandría, sino también los sirios. Desde aquí mantenía el comercio con la zona occidental en Barcelona y Valencia hasta el siglo XVI.

Después de 1060 el territorio fatimí fue reduciéndose hasta que apenas lo componía Egipto. Con la enfermedad y muerte del último califa fatimí, en 1171, Saladino sumó Egipto al califato abasí.



LOS MAMELUCOS





En los momentos finales del califato fatimí el país estaba en crisis, por una parte amenazado por los cruzados, que habían ocupado Ascalón y amenazaban la frontera aliados con los bizantinos, y por otra en guerra civil entre los diversos aspirantes al cargo de visir.

Uno de ellos acudió a la corte de Damasco a pedir ayuda a Nur al-Din. Este envió un ejército al mando de Shirkuh, que en 1169 controlaba el país, actuando en parte como primer ministro del califa fatimita de Egipto, en parte como gobernador y representante del Sultán sirio. Ese mismo año moría el general, siendo sustituido en el puesto por su sobrino, Saladino.



Saladino reformó la administración del país, aboliendo impuestos y reduciendo el desmesurado funcionariado, reorganizó el ejército, compuesto hasta entonces por mercenarios del Magreb que fueron sustituidos por tropas kurdas y turcomanas, e impuso su autoridad sobre el país. La enfermedad de Al-Adid, el último califa fatimí, impidió a éste seguir controlando las mezquitas egipcias, en las que se empezó a orar por el califa abbasí. Su muerte en 1171 supuso la reintegración definitiva del culto en Egipto a la corriente sunní, mayoritaria en el islam.

Amplió también las fronteras, conquistando la costa libia, el norte de Sudán y Yemen con la excusa de restaurar la ortodoxia religiosa (estos territorios estaban fuera del liderazgo espiritual del califato abasí, siendo para su doctrina herejes), y tomó los puertos y posiciones cruzadas en el Mar Rojo, asegurando su posición contra los estados cristianos.





                      



          Saladino.



Tras la muerte de Al-Adid, Egipto era en teoría vasallo de Nur al-Din pero en la práctica Saladino era el gobernador de facto: reconocía la autoridad del sultán de Siria, pero gozaba de total independencia en su gobierno de Egipto, debido a la lejanía entre Damasco y El Cairo, separadas por estados gobernados por los cruzados europeos.

Con la instalación de los mamelucos en El Cairo, comienza otra etapa en la historia de Egipto. No persiguieron a las iglesias coptas ni a las comunidades judías, aunque fueron guardianes del islam en el conjunto social. El final de la dinastía llegó con la derrota en 1517 ante Selim I, sultán del Imperio otomano, pero ya con anterioridad la pérdida del control del tráfico comercial con Asia como consecuencia de las nuevas rutas establecidas por Portugal y España tras el descubrimiento del paso de Cabo de Buena Esperanza y el Nuevo Mundo, había provocado una paulatina decadencia de Egipto. Así en 1517, las fuerzas otomanas son imparables y conquistan el país.









DOMINACIÓN OTOMANA



En el 1516, el sultán otomano Selim I derrotó a los mamelucos en Alepo y en El Cairo en 1517. Egipto fue considerado Estado vasallo, no provincia, y será gobernado en este tiempo por los bajás y los beyes. La autoridad del Imperio otomano era escasa, y los mamelucos volvieron rápidamente a posiciones de gran influencia: Los emires mamelucos se mantuvieron como jefes de los doce sanjaks, en los cuales fue dividido Egipto; los bajás tomaban muchas veces sus decisiones al margen de los deseos de Estambul, que se conformaba con recibir el tributo en forma de dinero (600.000 piastras anuales) y los contingentes de tropas que se solicitaban. A cambio apenas exigía que las fronteras fueran guardadas de cualquier incursión. La incuria turca condujo a la decadencia de la economía, perdiéndose el comercio de las especias.









Mapa de El Cairo según dibujo de 1736.







La sublime Puerta nombraba nuevos gobernadores cada poco tiempo para evitar rebeliones, pero los cambios constantes provocaron la pérdida de control del ejército, y al principio del siglo XVII los motines llegaron a ser constantes; en 1013 dH (1604 d. C.) el gobernador Ibrahim Pachá fue asesinado por los soldados, y su cabeza fijada en el Bab Zuwaylah. La razón de estos motines era la tentativa de los sucesivos pachás de poner fin a la extorsión llamada tulbah, un pago forzado exigido por las tropas a los habitantes del país por unas falsas deudas.

En 1609 algo estalló la guerra civil entre el ejército otomano y el Pachá, a quien apoyaban algunos regimientos leales y los beduinos. Los soldados intentaron elegir un sultán y dividir las regiones entre ellos. El gobernador Mohamed Pachá los derrotó en 1610, entrando triunfalmente en El Cairo y ejecutando a los cabecillas. Historiadores contemporáneos hablan de ese acontecimiento como la segunda conquista de Egipto por los otomanos. Mohamed efectuó una gran reforma financiera y reajustó las cargas impuestas entre las diversas comunidades de Egipto, de acuerdo con sus medios.





AUTOGOBIERNO





Tal era la situación que los gobernadores designados eran tratados por los egipcios con menor respeto cada vez. En 1623 Estambul nombró gobernador a Ali Pachá: los oficiales enviaron cartas exigiendo tener a Mustafá Pachá, y la guarnición de Alejandría atacó y obligó a Alí a embarcar de nuevo. Poco después llegó el nombramiento de Mustafá Pachá para el cargo de gobernador.

En el siglo XVIII la autoridad del pachá fue reemplazada por la de beyes mamelucos llamados Shaikh al-Balad, jefes de la ciudad, que mantenían el liderazgo de la comunidad.

Una tentativa de un pachá de eliminar la autoridad de estos beyes falló debido a la lealtad de sus partidarios armados, que le obligaron a huir a Estambul. Tras una época de disturbios, Ali Bey se hizo con el poder en 1766.

Consiguió poner los asuntos egipcios en orden, y reprimió el bandolerismo de los beduinos en el Bajo Egipto. Intentó constituir una monarquía independiente, y a tal efecto se esforzó para disolver todas las tropas excepto las que estaban bajo su propio control. En 1769 llegó una demanda del emperador otomano para que enviase 12.000 hombres para emplearlos en la guerra rusa, orden que se negó a cumplir. La sublime Puerta no podía tomar medidas activas contra él, por lo que se dedicó a consolidar sus dominios, reformar las finanzas, y mejorar la administración de justicia. Envió a su yerno, Abu-'l-Dhahab, a defender la tierra entre Asuán y Asyut, envió una fuerza de 20.000 hombres para conquistar Yemen, a Ismail Bey con 8.000 para conseguir la orilla este del mar Rojo, y a Ilasan Bey para ocupar Jidda. En seis meses la mayor parte de la península árabe estaba bajo su mando, y designó como sheriff de la Meca a su primo, que proclamó sultán a Alí. Én virtud de este nombramiento, emitió moneda y ordenó que su nombre se mencionará en la oración pública.

Su movimiento siguiente resultó fatal. Envió en 1771 a Abu-'l-Dhahab a conquistar Siria, pero éste entró en negociaciones con Estambul para restaurar la soberanía otomana y marchó contra Egipto, entrando en el Cairo el 8 de abril de 1772. El 19 de abril de 1773, capturó a Alí Bey, que fue trasladado al Cairo dónde murió.

El gobierno antes y después de Bey fue despótico, y descuidó el comercio y la irrigación de los campos hasta extremos muy graves para el futuro de los habitantes. Durante los últimos treinta años del siglo, Egipto fue asolado por epidemias que diezmaron la población.

No es de extrañar que en esta situación, Francia y Gran Bretaña hubieran puesto sus ojos en un territorio débilmente defendido y pobre, pero fundamental en la ruta a Oriente. Los británicos consiguieron concesiones para hacer escala en el territorio en su camino hacia la India, tras la apertura del Mar Rojo en 1775. En 1798, Napoleón Bonaparteconquistó Egipto ante la sumisión del bajá y los beyes, con la aceptación otomana.





EGIPTO COLONIAL



Gobierno de Mehmet Alí





Tras la ocupación francesa de Egipto en 1798 por Napoleón, se reconoce por el Imperio otomano en la persona de Mehmet Alí como la dinastía heredera del trono del país en 1805. Hasta 1811, Mehmet Alí se deshizo de los partidarios de los Mamelucos y colocó el Alto Egipto -la zona más rica y próspera- bajo su total control. A partir de ese momento pudo permitirse una larga campaña de expansión que contó con el consentimiento, cuando no el agrado, del Imperio otomano. Combatió y venció a los wahabíes y, en 1818, dos años después de que Napoleón hubiera sido derrotado en Europa, conquistó las ciudades santas de La Meca y Medina. Hasta 1827, en sucesivas campañas, conquistó Sudán, fundó Jartum y combatió, siendo derrotado, contra las potencias europeas por el control de Grecia con el apoyo del Imperio otomano. Sin embargo, la debilidad otomana terminaría con distintas acciones de Mehmet tendentes a expandir Egipto por el norte, conquistando buena parte de Siria, poniendo sitio a Acre y amenazando a la propia Estambul. En ese momento (1839), es cuando Gran Bretaña, Rusia, Austria y Prusia prefieren un Imperio otomano debilitado a un poderoso Egipto, por lo que forman una alianza que exige a Mehmet el abandono de sus pretensiones al norte (Siria y Líbano). El rechazo de Mehmet lleva a las fuerzas combinadas aliadas a atacar y destruir la flota egipcia, así como a poner fin a la ocupación de Siria y Líbano. Mehmet capituló y mantuvo a partir de ese momento un ejército reducido y la promesa de no volver a expandir su territorio.







Pintura de Napoleón Bonaparte con sus tropas en El Cairo.









Mehmet Alí.





En el desarrollo económico, apoyado por Francia, introdujo nuevos cultivos, en los que estaban más interesados los ocupantes que el propio país, como el algodón, el arroz y la caña de azúcar. Se construyeron sistemas de irrigación, pantanos y canales, creando poco a poco un sistema absoluto de control del Estado sobre la economía agrícola, incluyendo el comercio de los productos, cuyos beneficios iban a parar, a partes iguales, a nuevas políticas de desarrollo y a la dotación militar. Se mejoraron las infraestructuras hidráulicas, claramente abandonadas desde el siglo XVI, y se realizó una nueva distribución de la tierra, que aseguró al monarca y a sus descendientes una parte importante de suelo fértil a orillas del Nilo.

Los primeros pasos de industrialización en Egipto se dieron durante este periodo histórico. La mayoría de las producciones tenían un vínculo con los procesos de transformación de los productos agrícolas. El textil y la industria del azúcar y el algodón fueron las más beneficiadas por las nuevas condiciones, llegando a emplear a unos 40.000 egipcios de la zona del Alto Egipto. Al igual que la agricultura, las nuevas actividades industriales gozaban de protección especial, siendo controlados hasta el extremo los intercambios comerciales con el exterior, fijando los precios de las materias primas y del producto final, así como los mercados con los que no se mantenía relación alguna, entre los cuales destacaba el del Imperio Británico. Esta actitud hacia el Reino Unido, forzada primero por el ocupante francés, fue desarrollada más tarde por el propio Mehmet para evitar que los textiles británicos, de mejor calidad y que provenían de industrias mejor equipadas, ocuparan el mercado Egipcio. Este fue uno de los desencadenantes, entre otros, del interés británico por la ocupación de Egipto, dado que el comercio del Imperio se veía afectado.





La alianza con británicos y franceses





En 1848, Mehmet Alí renunció al trono en favor de su hijo Ibrahim Pachá a causa de su avanzada edad. Diez años antes, en 1838, Mehmet había firmado un acuerdo de libre comercio con el Imperio británico, en virtud del tratado anglo-otomano, que había puesto fin a las pretensiones egipcias tras la derrota en Líbano y Siria. Esto supuso un serio golpe para el monopolio egipcio de la industria y la agricultura y el afianzamiento de la posición estratégica de Gran Bretaña en la zona.

Ibrahim murió a los dos meses de la renuncia de su padre y ocupó el trono su sobrino, Abbas I, poco dado a la política de expansión de su abuelo Mehmet y despreocupado del gobierno interno. Esto permitió a los británicos afianzar su recién obtenida influencia sobre Egipto. En 1854 Abbas fallece y le sucede su hermano Mehmet Said, habiendo conseguido Gran Bretaña establecer una línea de ferrocarril entre El Cairo y Alejandría que le permitía reducir en más de dos meses las comunicaciones comerciales con sus posesiones en Asia, singularmente en India. No obstante, se produjeron cambios sustanciales en la política gubernamental y de alianzas. Said retomó la política de obras públicas de su padre y se deshizo de buena parte del monopolio de la agricultura, liberalizando la economía y favoreciendo las inversiones. Al mismo tiempo, su amistad personal con Ferdinand de Lesseps permitió que el sultán otorgase a Francia en 1854 la explotación del Canal de Suez, cuyas obras se iniciaron en 1859, siendo abierto en 1869 a través de una Compañía específica bajo el gobierno de Ismail Pasha.

Ismail llevó a cabo un gobierno enérgico continuador de las reformas de su abuelo Mehmet. Destacó por el nuevo impulso a la economía emergente de desarrollo industrial, sin carecer de excentricidades como las que le llevaron a construir más metros de vías férreas por habitante que ningún otro país del mundo, a ampliar El Cairo siguiendo el modelo urbano y artístico de París o a construir grandes palacios.

También trató de imitar a Mehmet ampliando los territorios de Egipto por el sur, conquistando Darfur y tratando de ocupar Etiopía, en un intento por controlar todo el cauce del Nilo. En 1875, ocupó Hamasien (zona en la actual Eritrea). Se inició entonces una guerra abierta en la que el ejército egipcio terminó por ser derrotado y, aunque de hecho desde 1877 Egipto no mantuvo el control de la zona, no fue hasta 1884 que se firmó la paz.

Las tensiones con Gran Bretaña, que veía de nuevo una amenaza en la ruta comercial sobre sus colonias, se incrementaron con la concesión de la explotación del Canal de Suez a una compañía francesa. Sin embargo, la crisis con Etiopía hizo preciso al gobierno de Ismail pedir la ayuda británica y, con ello, en 1874 el Reino Unido se hizo con la mayoría del accionariado de la compañía del Canal tras un acuerdo a tres bandas.

La decadencia de la influencia francesa fue compensada con la británica. Gran Bretaña llegó a controlar la mitad del Producto Interior Bruto, el gobierno, el ejército y la administración de facto, aunque nominalmente la monarquía egipcia mantenía la autoridad en el país.

En 1876 Egipto se declaró en suspensión de pagos y el Reino Unido se comprometió a ayudarlo a cambio de cumplimiento de severas medidas económicas establecidas por una comisión conjunta de los países europeos acreedores. Se estableció por la misma la cuantía de la deuda pública y se atribuyeron determinados ingresos o los bienes producidos en determinados sectores y/o zonas al pago de la deuda. Bajo la apariencia de solventar los problemas financieros, la comisión dirigida por el Reino Unido terminó por intervenir en el conjunto de la política económica egipcia, con el consentimiento de Ismail y creando un gobierno de composición mixto de egipcios y europeos, la mayoría británicos.

Esta posición de dominio provocó las primeras reacciones entre los nacionalistas egipcios que, al amparo de la Asamblea Nacional creada en 1866 presionaron a Ismail que terminó por disolver el gobierno mixto. Esto supuso que en 1879 Ismail debiera abdicar en su hijo, Tewfik Pasha, por presiones de los gobiernos británico y francés sobre el Imperio otomano.

Tewfik trató en todo momento de contentar los intereses extranjeros y restituyó de inmediato el gobierno mixto. Se estableció el 50 por 100 de los ingresos del país para pagar la deuda externa. Muchos oficiales del ejército se unieron a los nacionalistas y se levantaron contra el gobierno en 1881 dirigidos por el coronel Ahmed Orabi. Durante la sublevación Tewfik trató por todos los medios que Estambul interviniera en su favor, o las fuerzas europeas, pero ambas partes se mostraron recelosas por no incrementar las tensiones con los miembros del ejército. En 1882 el grado de deterioro del derviche fue de tal magnitud que el Reino Unido, en solitario, acordó intervenir. Bombardearon Alejandría y derrotaron a los nacionalistas egipcios en Tel al Kebir el 13 de septiembre de 1882. Un ejército compuesto por 20.000 soldados británicos ocupó el Canal de Suez. Un mes más tarde todo Egipto fue ocupado por las tropas. Ese mismo año Egipto pasó a ser, oficialmente, un protectorado británico.





Bajo protectorado británico





Al tiempo de la finalización de la Primera Guerra Mundial, el nacionalismo emergente desde principios del siglo XX obtuvo el reconocimiento de la independencia, si bien los británicos se reservaron el control de la política internacional, la defensa y bases militares, hasta que en 1936 sólo se encargarán del control del Canal de Suez.

Durante esta época, cabe destacar la actuación a nivel gubernamental del secretario del gabinete Ahmad Zaki Pasha entre 1911 y 1921, considerado el Decano del Arabismo.

En 1919 el partido nacionalista Wafd intenta la independencia de Egipto, sin éxito. Egipto adquirió estatus independiente el año 1922, nombrándose rey a Fuad I, hasta ese momento sultán, como resultado de la desmembración del Imperio otomano, aunque la presencia militar y el control de las comunicaciones por parte de Gran Bretaña duró hasta la invasión de Etiopía por los italianos. El tratado que concedió a Egipto la total independencia se firmó el 26 de agosto de 1936 y los británicos se reservaron el control del canal de Suez.

En realidad, el distanciamiento de Egipto con respecto a los otomanos había empezado cuando las potencias de Occidente aprovecharon el debilitamiento del Imperio otomano para intentar la ocupación del territorio, y abrirse de esa manera una ruta más corta hacia la India, que la utilizada hasta el momento alrededor de África.





La monarquía





Al independizarse, Egipto se transformó en una monarquía abiertamente prooccidental y se aprobó una constitución en 1923, aunque durante el gobierno de Fuad hubo de ser suspendida para controlar el incipiente nacionalismo. La constitución de 1923 declara a Egipto como Estado soberano, libre, independiente y monárquico. El legislativo recae en un Congreso de los Diputados y en un Senado y el ejecutivo en diez ministros nombrados por el rey.

Zagul del Wafd, es elegido primer ministro mediante elecciones en 1923. Desde un primer momento hubo problemas entre Fuad y el Wafd (el partido nacionalista) de modo que el primero aprueba una nueva constitución más monárquica. El Wafd boicotea las elecciones de 1931, ganadas por el Partido Liberal Constitucional (favorable a Fuad), que gobernó hasta 1935, aplicando un régimen de excepción. En 1936 se reimplantó la constitución de 1923. En 1936 se firmó un nuevo acuerdo entre Egipto y el Reino Unido que no aporta nada nuevo a lo ya existente a las relaciones entre estos dos países.



Farouk I (1936 – 1952) realizó la misma política antiparlamentaria que su padre. Destituyó el gobierno del Wafd, disolvió el Parlamento y convocó elecciones que ganó el Partido Liberal Constitucional (promonárquico).

Durante la Segunda Guerra Mundial, su territorio sirvió como campo de batalla, con Egipto apoyando a los británicos contra Afrika Korps, aunque muchos de sus habitantes eran considerados germanófilos y hubo dudas sobre el papel jugado por su rey, Farouk I. Al final del conflicto, Egipto reclamó insistentemente el abandono de Suez por los británicos y la devolución de Sudán. La fracasada guerra contra Israel en 1948 - 1949 acentuó el descontento de la población con sus gobernantes.





La república bajo Nasser y el conflicto con Israel





El 26 de julio de 1952, una sublevación armada encabezada por el Movimiento de Oficiales Libres y dirigida por el general Muhammad Naguib, en la que Gamal Abdel Nasser se situó en segundo plano, derrocó la monarquía e instauró una república el 18 de junio de 1953, aboliendo los partidos políticos. Ese año se redactó una constitución provisional con vigencia de 3 años. Nombrado Naguib Presidente, en noviembre de 1954 el propio Nasser lo derrocó proclamándose Jefe de Estado. En el mismo año 1954 Sudán alcanzó la independencia y se firmó el tratado con el Reino Unido para la evacuación del Canal. Apoyado inicialmente por Estados Unidos y el Reino Unido, Nasser se ganó su creciente hostilidad debido a su apoyo a la descolonización, manifestado en la Conferencia de Bandung. Debido a ese progresivo distanciamiento de las democracias occidentales, Nasser se volcó hacia la Unión Soviética, quien le proveía de material militar.

Egipto decide construir la Presa de Asuán y para ello pide un préstamo al Banco Mundial. Estados Unidos y el Reino Unido se oponen al mismo bajo la excusa de las relaciones de Egipto con los países comunistas. Nasser nacionalizó en 1956 el Canal de Suez como una medida de presión para que le den el préstamo. La medida despertó enérgicas protestas del Reino Unido y Francia, debido a que ambos países eran accionistas mayoritarios del Canal. Reino Unido, Francia e Israel atacan Egipto en octubre y noviembre de 1956 pero EEUU y la URSS ordenan el alto el fuego. El retraso en concretar una invasión armada en Egipto hizo que Nasser demostrara sus dotes como administrador de esa nueva fuente de recursos para su país, ganándose así la simpatía mundial. Cuando Francia y Reino Unido iniciaron la invasión el 31 de octubre, con el apoyo de Israel que atacó dos días antes, incluso la ONU llamó a los agresores a retirarse bajo la amenaza de intervención de la URSS.



                      

   

         Presa de Asuán construida en 1956 por el gobierno de Nasser.





Para Francia y el Reino Unido la guerra del 56 fue un fracaso. Ambos países descubrieron que la era de los imperios coloniales ya había acabado ante la nueva realidad de la Guerra Fría protagonizada por EEUU y la URSS. Para Egipto la corta guerra supuso una victoria, pues recuperó el control del canal; para Israel la adquisición del Sinaí y de la franja de Gaza; para EEUU fue una oportunidad de intervenir en Oriente Medio; la URSS apareció como la defensora de las naciones agredidas por el neocolonialismo occidental.

Este hecho, sumado a otros éxitos logrados en la política exterior, consolidaron a Nasser como líder indiscutible en el interior y le dieron la legitimidad suficiente para institucionalizar su modelo político. Los principios ideológicos del Nasserismo, se concretaron en esta etapa con la aprobación de una nueva Constitución en 1956. En el aspecto institucional, la Constitución de 1956 convertía a Egipto en una República de marcado carácter presidencialista, en la que la voluntad de la Asamblea quedaba subordinada a la del propio Nasser. También establecía la existencia de un partido único, la Unión Nacional y, en definitiva trataba de dar un marco legal al proceso revolucionario. El texto, que contemplaba todo el ideario político del propio Nasser, señalaba la necesidad de que el Estado tuviera la posesión de todos los medios de producción, medios de comunicación, el control del comercio exterior, etc. Es decir, suponía la base legal una revolución social que permitiera que los medios de producción pasaran a manos del Estado para que éste distribuyera la riqueza; de esta forma Nasser también pretendía ganarse el apoyo de las clases más desfavorecidas y así aumentar el apoyo social de la revolución.

Entre 1958 y 1961 Egipto formó parte, junto con Siria, de la República Árabe Unida, de la que Nasser era Presidente. Igualmente formó una alianza con Yemen en el mismo periodo que se denominó Estados Árabes Unidos.

La secesión de Siria de la República Árabe Unida supone un fracaso en la política exterior egipcia y hace necesaria una reorientación del proyecto arabista, abriendo en palabras del propio Nasser, una nueva fase en la revolución. En este contexto es en el que se convoca en octubre de 1961 el Congreso Nacional de las Fuerzas Populares, integrado por miembros pertenecientes a todos los estratos sociales y donde se elabora una Carta Nacional en la que quedaban establecidas las bases políticas e ideológicas de esta nueva etapa de la política nasserista. Esta Carta Nacional establecía, entre otras cosas, la nueva composición del Congreso, que pasaba a estar integrado por representantes de distintos sectores de la sociedad egipcia (obreros, estudiantes, intelectuales, asociaciones feminsitas...).

El Congreso, ya con su nueva conformación, aprueba en 1962 una serie de cuestiones que suponían en la práctica un paso más en la profundización del modelo nasserista: se establece oficialmente la denominación de socialismo para definir al sistema egipcio y el partido único ya existente, la Unión Nacional, pasa a denominarse entonces Unión Socialista Árabe. También se realiza una segunda reforma agraria, que aunque tiene efectos importantes, no alcanzó el resultado esperado y sigue sin transformar verdaderamente las estructuras agrarias. Con las Leyes de Nacionalización, todos los sectores claves (industria, banca y comercio exterior) quedaban bajo control del Estado, que ejerció una férrea planificación económica por medio de planes quinquenales. Podemos hablar de economía mixta ya que aunque en teoría dirigen el Estado y las “fuerzas populares”, el sistema sigue en muchos sentidos funcionando como capitalismo. A finales de los años 60, empiezan a notarse síntomas de crisis en este modelo.

Durante este periodo inmediatamente posterior a la promulgación de la Carta Nacional también crece notablemente la utilización por parte de Nasser de un lenguaje revolucionario, en ocasiones seudo marxista. En política exterior, si bien es cierto que en la práctica el acercamiento a la URSS es muy importante, Nasser sigue siendo uno de los líderes destacados del Movimiento de Países No Alineados.

En 1967, Egipto movilizó tropas a la península del Sinaí, y ordenó a la ONU la retirada de la Fuerza de Emergencia, estacionada en la zona desde la guerra del 1956. Poco tiempo después, Egipto cerró el estrecho de Tirán (en la entrada al golfo de Eilat-Aqaba) a toda la navegación israelí y a todos los barcos que se dirigían a Eilat. Este bloqueo privó a Israel de su única ruta de suministro con Asia y detuvo el flujo de petróleo de su principal proveedor, Irán. Estos elementos, sumados a acciones similares por parte de Siria y movimientos de tropas jordanos, que mantenían un acuerdo de defensa recíproca con Egipto, motivaron la decisión israelí de lanzar una ofensiva militar sobre la península del Sinaí, durante la cual sus tropas alcanzaron el Canal. La ofensiva fue parte de la Guerra de los Seis Días. Aunque la guerra cesó en menos de una semana, los israelíes se negaron a retirarse del Canal hasta 1975, lo que motivó su bloqueo y Egipto perdió la Península del Sinaí. Aunque Nasser trató de dimitir en un primer momento, obtuvo de la Asamblea Nacional plenos poderes legislativos y ejecutivos. Eliminó a los elementos hostiles del ejército y reforzó los acuerdos militares y políticos con la URSS en dos tratados de 1967 y 1969. Además, el 90% de la actividad económica quedó en manos del Estado.

La segunda presa de Assuan, la Presa Alta (El saad al Aali), comenzó a construirse en 1960. En 1964 comenzaba a llenarse el embalse, llamado Lago Nasser, terminando la presa en 1970 y alcanzando la capacidad total en 1976.





El Egipto moderno que inició Sadat





En 1970, el Presidente Nasser falleció inesperadamente, víctima de un ataque al corazón. El poder fue asumido por Anwar el-Sadat quien hasta entonces era Vicepresidente, y que inició una política de conciliación hacia Israel. En 1971 se aprobó una nueva Constitución y se cambió el nombre del país a su actual denominación como República Árabe de Egipto.

A partir de 1973 se aleja de la URSS y se acerca a EE. UU. El partido Unión Socialista Árabe se convierte en socialdemócrata.

Sadat inició reformas económicas que liberalizaron una parte importante de las industrias. La situación fue estable hasta que en la guerra del Yom Kippur la ofensiva contra Israel volvió a fracasar y en 1974 se sucedieron graves altercados con estudiantes y trabajadores. La comparación popular con Nasser debilitaba al nuevo líder que no tenía el carisma de su predecesor y se le acusaba de los males del país.

Tras años de negociaciones ya con la aproximación a las tesis de Estados Unidos y la Comunidad Europea, Sadat y el primer ministro israelí Menahem Begin firmaron los Acuerdos de paz de Camp David, bajo los auspicios del Presidente de Estados UnidosJimmy Carter, lo que abrió la esperanza de una paz duradera en Medio Oriente. Esto le valió a Sadat y Menachem Begin el Premio Nobel de la Paz. Sin embargo las demás naciones árabes y el pueblo de Egipto se sintieron traicionados con estos acuerdos. Grupos ultranacionalistas opositores a la política conciliadora de Sadat llevaron a cabo un atentado en su contra, y lo asesinaron junto a otros miembros del régimen durante un desfile militar en 1981.









De izquierda a derecha, Menachem Begin, Jimmy Carter y Anwar el-Sadat en Camp David.





El Régimen de Hosni Mubarak





Desde entonces, Egipto ha estado en manos de Hosni Mubarak como presidente. En 1982 se recupera el Sinaí y Mubarak será reelegido en 1987. Establece de nuevo relaciones diplomáticas con los países árabes y reingresa en la OPEP, pero la Guerra de Irak volverá a alejar a Egipto -por su apoyo a la coalición liderada por Estados Unidos- de buena parte de sus vecinos, y a la denuncia de su política por la Organización para la Liberación de Palestina. Mubarak supera en 1995 un atentado preparado por Islamistas sudaneses e incrementa aún más su política de represión del terrorismo de corte islámico que había costado la vida del Presidente Sadat.

El gobierno de Mubarak acometió la creación de un valle paralelo al del Nilo para crear una gran zona agrícola en el desierto occidental, por medio de la construcción del canal de Toshka. Este proyecto permitiría la creación de puestos de trabajo y la descongestión de las excesivamente pobladas ciudades ribereñas del Nilo.

En 1975 es designado vicepresidente de la República por Anwar el-Sadat. Tras el asesinato de éste a manos de islamistas radicales en octubre de 1981, accede a la presidencia del país y del Partido Nacional Democrático, habiendo sido reelegido en 1987, 1993, 1999 y 2005.7

Continuó la política de su antecesor, tratando de mantener un equilibrio entre la posición árabe tradicional y las buenas relaciones con Israel y los Estados Unidos. Al mantener los empeños en buscar soluciones pacíficas al conflicto árabe-israelí y a la situación del pueblo palestino, se granjeó pronto una situación de privilegio en política internacional. Contrario a los intentos expansionistas de Irak, se unió con tropas a la coalición formada en la Guerra del Golfo en 1991 para la expulsión de las tropas iraquíes de Kuwait,8 aunque más tarde se mostró contrario a la Guerra de Irak. En política interna, su carisma se apagó parcialmente por los escándalos de corrupción de su familia y lapeor crisis económica a comienzos de la década de los noventa.

Tras el atentado de Luxor de 17 de noviembre de 1997, la política penitenciaria egipcia cambia con una extensión de las ejecuciones que hace intervenir a la comunidad internacional y Amnistía Internacional sin éxito. Los atentados islamistas se repiten después en Sharm el-Sheij en 2005.

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos y gracias a la presión internacional, inició tímidas reformas de democratización del país, que culminaron en 2005 con la posibilidad de que otros candidatos se presentasen a las elecciones presidenciales.

En las elecciones del 28 de noviembre de 2010, Hosni Mubarak volvió a arrasar en la primera vuelta electoral dejando fuera a los Hermanos Musulmanes, principal grupo de oposición islamista. Sin embargo, parece evidente que hubo numerosas irregularidades en la votación.9

En enero de 2011 tuvieron lugar fuertes protestas populares en las principales ciudades de Egipto pidiendo la salida de Mubarak, meses antes de cumplir 30 años en el poder.10 En un discurso que pronunció en una transmisión en cadena el día 28 de enero de 2011 Mubarak anunció su decisión de formar al día siguiente un nuevo Gobierno, pero sin dimitir de su cargo.11 El 11 de febrero, sin embargo, la presión popular forzó su dimisión,2 y entregó el poder a las Fuerzas Armadas de Egipto, que constituyeron un consejo militar de gobierno. El exgobernante marchó hacia el centro vacacional de Sharm el-Sheikh y su familia se había ido del país días antes.

La fortuna de Hosni Mubarak se estima en 70.000 millones de dólares. En el Egipto de Mubarak, el 40% de sus 80 millones de habitantes vivían con dos dólares o menos al día.13

Los atentados, unidos al efecto de los del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, llevó al país a una crisis en los ingresos por turismo especialmente grave.









Hosni Mubarak junto a George W. Bush. El apoyo del mandatario egipcio a la guerra de Irak fue duramente criticado por sus vecinos árabes.



Hosni Mubarak y su antiguo ministro del Interior, Habib al Adli, fueron condenados a cadena perpetua por su participación en la represión que se cobró más de 800 vidas durante la revolución que provocó su derrocamiento en 2011.14 15 La sentencia fue dictada el sábado 2 de junio de 2012 por el Tribunal Penal de El Cairo. Sin embargo, tanto Mubarak como al Adli fueron absueltos de los cargos de corrupción y desvío de fondos públicos de los que se les acusaba, ya que, según el tribunal, los cargos ya habían preescrito, al haber ocurrido presuntamente hace 10 años. Mubarak es el único jefe de Estado depuesto en la Primavera Árabe que ha sido juzgado por su propio pueblo.

El juicio estuvo dirigido por el magistrado Ahmed Refaat. Tras concluir la sesión, Mubarak fue trasladado a la prisión egipcia de Tora, donde cumpliría sentencia. Según la televisión estatal, sufrió un "grave problema de salud" a su llegada al centro penitenciario.

A pesar de su condena, los hijos de Mubarak, Alaa y Gamal, que también estaban acusados de corrupción, fueron absueltos, aunque seguirán en prisión a la espera que se resuelva otro caso relativo a la privatización fraudulenta de un banco. También fueron absueltos seis altos mandos policiales que participaron en la represión de la Primavera Árabe en El Cairo.



          

            La decisióndel tribunal no ha dejado a nadie contento, puesto que los contrarios a Mubarak exigían su ejecución y la condena de los altos mandos policiales y de los hijos del rais depuesto. Mohamed Morsi, candidato de los Hermanos Musulmanes a la presidencia de la República, declaró que el proceso había sido una "farsa", mientras que sus partidarios consideraban que la sentencia había sido "injusta".6 Miles de contrarios a Mubarak se manifestaron en la Plaza Tahrir, símbolo de la revolución, para manifestar su ira.





La Revolución de 2011



A finales de 2010 el pueblo egipcio se lanza a la calle en contra del sistema político existente. El resultado es el cambio de gobierno y la salida de Mubarak.



La Revolución egipcia de 2011, también conocida como la Revolución de los Jóvenes o la Revolución blanca, son una serie de manifestaciones callejeras que comenzaron el 25 enero de 2011 (el llamado Día de la Ira) y que se difundieron por todo Egipto, llevada a cabo por diversos grupos sociales e inspirada principalmente en la revolución tunecina.



Las manifestaciones y revueltas se originaron como una protesta por el exceso de brutalidad policiaca, las leyes de emergencia del estado, las altas tasas de desempleo, el deseo de aumentar el sueldo mínimo, la carencia de viviendas y alimentos, la inflación, la corrupción, la falta de libertad de opinión y las pobres condiciones de vida. La principal meta de los manifestantes era forzar la salida del presidente Hosni Mubarak, quien llevaba en el poder casi 30 años. 18 días después del inicio de las protestas, el 11 de febrero, Mubarak finalmente dimitió.



Las manifestaciones no son nada nuevo, durante los últimos años se han repetido periódicamente este tipo de protestas, mas estas últimas, iniciadas el 25 de enero, han sobrepasado con creces a lo ocurrido durante los años previos. Las protestas del 2011 han sido catalogadas como "sin precedentes" para Egipto y los hechos más serios de la sociedad civil en los últimos años.



Se celebraron nuevas elecciones democráticas en esta nación afroasiática el jueves 21 de julio del 2011, siendo elegido Presidente del Pueblo Egipcio, Mohamed Morsi.



Hosni Mubarak y su antiguo ministro del Interior, Habib al Adli, fueron condenados a cadena perpetua por su participación en la represión que se cobró más de 800 vidas durante la revolución. La sentencia fue dictaminada el sábado 2 de Mayo de 2012 por el Tribunal Penal de El Cairo. Sin embargo fueron absueltos de los cargos de corrupción y desvío de fondos públicos de los que se les acusaba, ya que, según el tribunal, los cargos ya habían prescrito, al haber ocurrido presuntamente hace 10 años.



El juicio estuvo dirigido por el magistrado Ahmed Refaat. Tras concluir la sesión, Mubarak fue trasladado a la prisión egipcia de Tora, donde cumpliría sentencia. Según la televisión estatal, sufrió un "grave problema de salud" a su llegado al centro penitenciario.



El juicio no fue recibido con agrado por el pueblo, que exigía penas más severas, como la ejecución. Cientos de protestantes se congregaron en la Plaza Tahrir, símbolo de la revolución, para manifestar su ira.





- Wael Ghonim durante la Revolución Egipcia



Wael Gohnim, un Ingeniero Informático licenciado por la Universidad de El Cairo y ejecutivo de Google en Egipto posteriormente, se convierte en activista y es considerado como la figura líder que encendió la ola de protestas contra el regimen de Hosny Mubarak en Egipto, y según la revista TIME este ejecutivo de Google en Egipto es la persona más influyente del mundo. Wael hasta entonces no era una persona famosa y para aquellas personas que todavía menosprecian la importancia de las redes sociales; aquí tenemos un ejemplo donde Wael desafió al régimen egipcio en las redes sociales e incluso fué detenido y torturado, temiendo que fuese un desaparecido más del régimen. Sus comentarios durante las protestas publicados en redes como Facebook o Twitter tuvieron amplio eco en los medios de comunicación internacionales.

Con la colaboración de otros movimientos cívicos, como Kifaya y el Movimiento Juvenil 6 de Abril, Wael Ghonim convocó una manifestación para el 25 de enero en la cairota Plaza de Tahrir. La jornada, bautizada como “El Día de la Ira”, fue un gran éxito para la oposición, convirtiéndose en la mayor protesta de la historia del régimen de Hosni Mubarak.

Wael Ghonim permaneció en Dubai hasta el día 23 de enero. Esa tarde tomó un avión con destino a El Cairo en elaeropuerto de Al Maktoum con el objetivo de participar en la concentración del día 25. Dos días después, el 27 de enero, era arrestado en plena calle por cuatro agentes de la Mujabarat, el servicio de inteligencia del régimen.

Permaneció once días incomunicado, al margen de los sucesos que estaban teniendo lugar en su país. Finalmente, el 7 de febrero, sólo cuatro días antes de que Mubarak abandonara el poder, fue liberado. En la Plaza de Tahrir, donde miles de jóvenes egipcios llevaban dos semanas luchando por sus libertades cívicas, fue recibido como un héroe, como el hombre que había encendido la chispa de la revolución.









Wael Gohnim. El Cairo (23 de diciembre de 1980).



Wael Gohnim, es un activista egipcio conocido por su participación en la revolución egipcia que ha provocado la renuncia del presidente Hosni Mubarak. Informático, ejecutivo de Google responsable de marketing para Oriente Medio y el Norte de África, sus comentarios durante las protestas publicados en redes sociales como Facebook o Twitter tuvieron amplio eco en los medios de comunicación internacionales.

Un día antes de desaparecer dejó este mensaje en su perfil de Facebook: “Dije hace un año que Internet cambiaría la escena política en Egipto y algunos amigos se rieron de mí”.  Participó en la campaña electoral a través de internet de Mohamed El Baradei, líder de la oposición y también creo su página de facebook.



Así, según informaciones de medios estadounidenses, Ghonim es el administrador de una de las páginas de facebook que se convirtió en plataforma de las protestas. Además, participó en la campaña electoral a través de internet de Mohamed El Baradei, líder de la oposición y también creo la página de facebook de éste.

En el perfil de Ghonim éste tiene una fotografía fechada en abril en la que aparece junto al Premio Nobel de la paz y opositor y el pie de foto reza: "Mi nombre es Wael Ghonim y apoyo publicamente a El Baredei".

Uno de los momentos en los que Ghonim mostró publicamente su rechazo al régimen de Mubarak fue después del asesinato de un joven llamado Khaled Said, tras recibir una paliza de de la policía. El caso despertó la solidaridad de muchos egipcios y se extendió por el país. Ghonim creó una página en facebook llamada "Mi nombre es Khaled Said", que alcanzó cierto éxito pero fue clausurada y seguida por otra, "Todos somos Khaled", que se convirtió en un grito de guerra y que reflejaba el rechazo al régimen de Mubarak.

Por otra parte, durante las protestas Google quiso posicionarse a favor de la libertad de expresión en Egipto y puso a disposición de los usuarios tres teléfonos internacionales en los que podían dejar un mensaje de voz y el servicio instantáneamente 'tuiteaba' el mensaje con el tema #egypt.



- La figura de Khaled Mohamed Saïd

Durante la campaña electoral egipcia de 2010, Wael Ghonim se encargó de crear y actualizar el perfil de Facebook de Mohamed El Baradei, opositor al régimen de Hosni Mubarak y premio Nobel de la Paz en 2005.



            Sin embargo, el acontecimiento que le convirtió en un activista político de primera línea fue el asesinato, por parte de la policía de El Cairo, de Khaled Mohamed Saïd, un joven informático de 28 años.

El 6 de junio de 2010, cuando Saïd estaba en un cibercafé cerca de su casa, dos detectives de la comisaría de Sidi Gaber llegaron al lugar y lo arrestaron, empezaron a golpearle y a romperle objetos encima mientras era llevado fuera hasta su coche patrulla.

Varios testigos afirmaron que Saïd fue golpeado hasta la muerte por la policía,6 pero la policía informó que Saïd se había asfixiado en un intento de ingerir un paquete de hachís, apoyados por dos informes de autopsias realizados por las autoridades forenses.7 Luego, dos oficiales de la policía fueron arrestados durante cuatro días mientras se les interrogaba acerca de la paliza que presuntamente dieron a Saïd.8 Sus familiares declararon que fue "torturado hasta morir" porque el poseía material videográfico en el que aparecían miembros de la policía implicados en contrabando de narcóticos.

Ayman Fouda, ex jefe médico forense de Egipto, interrogado acerca de cuál era el procedimiento adecuado que debió haberse llevarse a cabo en la autopsia de Saïd, señaló: que el "tipo de lesiones" que mostraba Saïd debieron haberse investigado y que su cerebro debió haber sido examinado para averiguar si tenía contusiones, ya que el médico que había realizado la autopsia no había hecho ningún examen.







Mohamed Saïd (1982-2010)





Debido a la numerosas críticas que recibió el gobierno por parte de la comunidad internacional y a la conmoción causada por la fotografía, el gobierno se vio obligado a enjuiciar a los dos detectives implicados en su muerte.

El 25 de enero de 2010, Mohamed ElBaradei, ex director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, encabezó un mitin en Alejandría en contra de los presuntos abusos de la policía y visitó a la familia Saïd para ofrecer sus condolencias. En la Plaza de la Liberación de El Cairo y en la Embajada Egipcia en Londres se llevaron a cabo protestas relacionadas con la muerte de Saïd. Treinta manifestantes en la Plaza de la Liberación fueron detenidos por oficiales de la Central de Seguridad y el resto fue dispersado.

Como respuesta a ese asesinato, Wael Ghonim creó la página de Facebook “Yo soy Khaled Saeed”, que más tarde, al ser eliminada, volvió a aparecer con el nombre “Todos somos Khaled Saeed” (“Kullum Khaled Saeed”). A su vez, para mantener el anonimato, adoptó el nombre de ElShaheed (el mártir).

El perfil tuvo una gran aceptación en Egipto, llegando aparentemente al medio millón de miembros a principios de 2011. Actualmente tiene solo 160,000 seguidores. Esta página se convirtió en la plataforma desde donde se organizó buena parte de la infraestructura de la Revolución Egipcia de 2011, que tuvo lugar entre el 25 de enero y el 11 de febrero.



En la plaza de Tahrir, se concentraron todos los días millares de jóvenes y mayors pertenecientes a la clase media y también, pobres de solemnidad, hombres y mujeres, cristianos y musulmanes. Todos insistían en la salida del autócrata Mubarak antes de contemplar siquiera la posibilidad de una transición a la democracia más o menos negociada entre el régimen y la oposición. Nada de lo que se le prometiera tenía el menor viso de credibilidad si seguía en un cadáver político testarudamente aferrado al cargo.



Cuando comenzó a regir el toque de queda por segunda jornada consecutiva en El Cairo, Alejandría y Suez, los tres principales focos de las protestas, la policía se replegó a sus cuarteles y la vigilancia de lugares estratégicos quedó en manos de las Fuerzas Armadas.



Aprovechando los disturbios sociales contra el gobierno egipcio de Hosni Mubarak, grupos de hombres armados con tubos y cuchillos y con rostros cubiertos desataron el caos en varias zonas de El Cairo, al perpetrar saqueos de comercios, bancos, oficinas y casas particulares habitadas, e incluso robar objetos valiosos del Museo Arqueológico de El Cairo y dañar al menos dos momias de la época de los faraones, una estatua de Tutankamon así como varios objetos de valor histórico. Junto al ejército se sumaron grupos de ciudadanos voluntarios que crearon cordones de seguridad para proteger especialmente el area del museo del Cairo, y se formaron comités de seguridad para reemplazar a la policía que había desaparecido de las calles. Estos comités de ciudadanos voluntarios practicaron numerosas detenciones en las ciudades de Alejandría y El Cairo.



La derogación de la Ley de Emergencia.

Hasta que los egipcios reivindicaron la calle hace casi dos semanas, el espacio público pertenecía a la policía. El cuerpo, formado por cerca de un millón y medio de agentes, tenía un arma con poderes ilimitados: la ley de emergencia.

La norma fue aprobada el 6 de octubre de 1981 tras el asesinato del entonces presidente Anuar al Sadat. Concede amplios poderes a la policía, pues permite detenciones indefinidas sin cargos y suspende derechos civiles. Durante tres décadas, la policía ha usado la ley para imponer su criterio por encima de las instancias judiciales y para detener a activistas políticos, blogueros y opositores.

Su derogación, acordada en la reunión conjunta entre opositores y el vicepresidenteOmar Suleiman, marca el fin de uno los pilares a los que recurrió el régimen para sembrar el miedo y garantizar la impunidad.





La aplicación de la Ley de emergencia en el día a día y sus efectos.



Las medidas diarias y cotidianas que establecía la ley son: restricciones de la libertad de reunión y movimiento de personas, detención de sospechosos o sujetos que representan un peligro para el estado, arresto y búsqueda de personas sin ninguna limitación, control de las comunicaciones, la prensa, las publicaciones y todos los medios de expresión, confiscación de propiedades y armas, evacuación de ciertas áreas e interrupción del transporte.

La ley era un monstruo que permitía el estado policial. Fue prorrogada el pasado 10 de mayo por el gobernante Partido Nacional Democrático en el parlamento egipcio. Debía estar en vigor hasta el 31 de mayo de 2012. Las multitudinarias protestas que se iniciaron el 25 de enero la tumbaron antes.

Egipcios como Sayed tienen motivos para respirar aliviados. Atrás puede empezar a quedar la pesadilla de vivir en un país que permaneció 30 años en alerta para amordazar a sus propios ciudadanos. "Cualquier policía puede pararte, pedirte el carné de identidad, interrogarte, registrar tu mochila, llevarte a comisaría y tenerte allí todo el tiempo que quiera".

El clamor de cientos de miles de egipcios ha asestado el golpe definitivo para enterrar la ley de Emergencia. Era parte de la combinación de leyes restrictivas, desinformación, intimidación y detenciones arbitrarias que les paralizó durante décadas.

            Finalmente y con muchas vidas que se perdieron en el camino tras los numerosos enfrentamientos provocados por la policía, Omar Suleimán anuncia que Hosni Mubarak dimite y cede sus poderes al Ejército. Miles de personas en la plaza de la Liberación celebran el fin de un régimen tras 18 días de protestas. El pueblo ganó el pulso a Hosny Mubarak, quien un día antes de su dimisión, aún insistía en quedarse, en aguantar hasta septiembre, en liderar en persona la transición. Era un disparate monumental, por mucho que le apoyaran los halcones israelíes, otros déspotas árabes, los elementos más conservadores del establishment norteamericano y la pusilanimidad de los dirigentes europeos. Era un despropósito porque el pueblo de Tahrir no se iba a ir, no iba a abandonar el combate. Iban con toda seguridad a redoblarlo, aún más decepcionado y frustrado, con el refuerzo, además, de otros cientos de miles de egipcios en este viernes de las plegarias en las mezquitas. En los últimos días su lema venía a ser éste: "Si el rais es testarudo en su empeño en aferrarse al poder, más lo somos nosotros".



Con el fin de contener las riadas humanas que ocupaban las calles de las principals ciudades egipcias, el regimen planea una oleada de ataques, una matanza de proporciones descomunales. Algo nunca visto en vivo en la historia de la humanidad como ésto, era el único intent de contener el movimiento egipcio y aún así era improbable el logro de éste objetivo.

Pero el Ejército egipcio, que era la institución más prestigiosa del país y de la que han salido los presidentes Nasser, Sadat y Mubarak, comprendió y aprobó las motivaciones del pueblo egipcio y se negó a disparar, posicionándose al lado de los ciudadanos. A partir de este momento la revolución egipcia estaba ya en vías de ganar. Había conseguido su primer objetivo directo: la salida del autócrata. Era el momento de celebración de los egipcios, de los pueblos árabes y de todos los demócratas del planeta, tras un largo  e intense period de esfuerzo y lucha.





Mujeres en una de las manifestaciones que buscaban la salida de Hosni Mubarak del gobierno de Egipto, en la plaza Tahrir de El Cairo. Febrero de 2011.



Concentración del pueblo egipcio en la Plaza Tahrir.





Tahrir significa en árabe "liberación".  El pueblo egipcio habia hecho de esta plaza el corazón palpitante de la lucha por la libertad.  Insistían en la necesidad de un gobierno de concentración en el que los demócratas desempeñaran un papel relevante y que aborde las tareas de elaborar una nueva constitución y preparar unas elecciones libres, para analizar los méritos y las posibilidades de personalidades alternativas como El Baradei o Amr Mussa, y hasta para especular sobre el destino de los Hermanos Musulmanes.

Acababa de triunfar la primera y decisiva fase de una revolución democrática. La humanidad no había vivido nada semejante desde la caída del Muro de Berlín y la disolución del imperio soviético. Es la historia en movimiento. Fue en plena crisis económica, el regreso al primer plano de la política internacional de la lucha contra las dictaduras y por la democracia y los derechos humanos.

Fueron ya entonces dos los autócratas caídos: el tunecino Ben Ali y el egipcio Hosny Mubarak en ésta revolución árabe, cuyos verdaderos protagonistas fueron los más de cien millones de jóvenes árabes que lucharon por la libertad, los derechos, la dignidad y la justicia. Una revolución que demostró al mundo, la carencia de fundamentos de las afirmaciones promulgadas por muchos ciudadanos de países occidentales, de que la cultura árabe era incompatible con la democracia.

Tras la caída del Gobierno de Hosni Mubarak se ha asentado la idea de que el propio régimen habría estado alentando dichos enfrentamientos ocurridos con anterioridad a la revolución egipcia, para mantener la inestabilidad en el país y conseguir apoyos de la comunidad internacional con su consiguiente aceptación de ciertos desmanes, como el mantenimiento durante 30 años de la Ley de Emergencia amparándose en la necesidad de tener a los islamistas a raya. La Fiscalía egipcia ha abierto incluso una investigación para determinar la implicación del ex ministro del interior Habib el Adly como autor intelectual del atentado contra una iglesia en Alejandría que causó 24 muertos el pasado mes de enero. “De este modo el régimen conseguía generar una necesidad de protección en los cristianos”, argumenta la doctora Amira Nowaira, profesora de Literatura Inglesa en la Universidad de Alejandría.



CRONOLOGÍA DE LA CRISIS POLÍTICA EN EGIPTO.







  Egipto 2010

Trimestre 2 ( abril - junio 2010)



Evolución: ↑

Intensidad: 1



La tensión política y social interna en el país se incrementó durante el trimestre, especialmente después de que el Gobierno aprobara la renovación por otros dos años de las leyes de emergencia vigentes en el país desde hace tres décadas, desde el asesinato del ex presidente Anwar Sadat en 1981. La medida fue duramente criticada por la oposición y organizaciones de derechos humanos, que denuncian que esta normativa permite la censura a medios de comunicación, intercepciones telefónicas y prácticas como la detención indefinida. Unas 10.000 personas permanecerían arrestadas sin cargos a causa de esta ley. La renovación de las leyes de emergencia se produjo en un contexto de crecientes movilizaciones sociales, tanto de grupos opositores que exigen una reforma democrática en el país como de sectores sociales descontentos por la infrlación y las reducciones de los salarios. Las protestas se intensificaron desde comienzos de 2010 a medida que se acercaba la fecha de las elecciones legislativas, previstas para finales de año, y los comicios presidenciales de 2011. El ex director de la Agencia Internacional de la Energía Atómica y Premio Nobel de la Paz, Mohamed el-Baredei, se erigió como líder de la Alianza Nacional por el Cambio (ANC) que reclama cambios en Egipto y está promoviendo un boicot a las elecciones legislativas a menos que se cumplan las garantías para la celebración de unos comicios sin fraude, como el que se ha denunciado varios años anteriores. Los Hermanos Musulmanes (HM) –partido islamista ilegalizado pero que constituye la principal fuerza de oposición del país–, expresaron su respaldo a la campaña impulsada por el-Baredei para recolectar un millón de firmas que permitieran impulsar modificaciones a la Constitución y derogar las leyes de emergencia. En los últimos meses, tanto miembros de los HM como partidarios de el-Baredei fueron detenidos. En abril una veintena de seguidores del Premio Nobel de la Paz fue deportada desde Kuwait por llevar a cabo actividades políticas no autorizadas. En las últimas semanas de junio se registraron masivas manifestaciones para protestar contra los abusos de la Policía, después de que un joven (Mohamed Saïd) muriera presuntamente a causa de una brutal paliza propinada por efectivos de seguridad.































































           

 
     
                                Mohamed el-Baredei.

                         

Egipto 2010

Anual



Evolución: ↑

Intensidad: 2



A medida que se acercaban las elecciones parlamentarias de noviembre en Egipto, la tensión política aumentó en el país, en un año marcado por la puesta en marcha de un nuevo movimiento opositor y por las especulaciones en torno a la sucesión del presidente Hosni Mubarak, tras casi 30 años en el poder. El retorno al país en febrero del ex director de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) y Premio Nobel de la Paz, Mohamed el-Baredei, supuso el lanzamiento de una nueva plataforma opositora, bautizada como Alianza Nacional por el Cambio (ANC). El-Baredei mostró su disposición a presentarse a las elecciones presidenciales de 2011, siempre y cuando se realizaran una serie de reformas a la Constitución que, entre otras cosas, garantizaran la imparcialidad de las elecciones y permitieran la presentación de candidaturas independientes. El protagonismo de el-Baredei como figura de la oposición coincidió con un aumento de los rumores sobre la sucesión de Mubarak, que en marzo se sometió a una operación en Alemania que le obligó a ceder temporalmente el poder a su primer ministro. Tras regresar al país, el mandatario no despejó las dudas sobre su intención de presentarse a los comicios de 2011, que enfrentaría con 83 años, aunque se prevé que un posible candidato a sucederle sería su hijo Gamal. Fuentes de información confirmaron que los militares egipcios no serían muy partidarios de esta dinámica de sucesión. En este contexto, la ANC impulsó una campaña de recogida de un millón de firmas para modificar la Constitución y, entre otras medidas, derogar la ley de emergencia que rige en el país desde 1981 y que fue renovada por otros dos años en mayo, motivando críticas de la oposición y de grupos de derechos humanos. Los Hermanos Musulmanes (HM) –la agrupación islamista ilegalizada que constituye la principal fuerza de oposición en el país– respaldaron esta iniciativa, pero decidieron presentarse a los comicios de noviembre, a pesar de los llamados de ANC y otros grupos a boicotear las elecciones hasta que no se cumplieran las garantías de que no se produciría un fraude. Durante el año, tanto HM como ANC denunciaron detenciones de sus seguidores y represión durante las manifestaciones, que se incrementaron con la cercanía de las elecciones. En octubre, HM alertó del arresto de 1.200 de sus seguidores, incluidos varios candidatos al Parlamento, y anunció que sólo 75 de sus 132 postulantes habían sido admitidos por el registro electoral. Paralelamente, la prensa advirtió del aumento en las restricciones a su labor. La primera vuelta de los comicios se celebró en medio de denuncias de irregularidades y de episodios de intimidación y violencia, y derivó en la retirada de los principales partidos de oposición de la segunda vuelta. HM pasó de tener el 20% de los escaños a ninguno, mientras que el oficialista Partido Nacional Democrático pasó a controlar 83% del Parlamento, en unas elecciones consideradas como las más fraudulentas en la historia reciente de Egipto y criticadas por ONG, la UE y EEUU. Según Amnistía Internacional, ocho personas podrían haber muerto en actos de violencia vinculados a las elecciones. Durante el año también se produjeron incidentes que involucraron a la comunidad copta de Egipto, en medio de una creciente sensación de discriminación de esta minoría cristiana. En enero un grupo de hombres armados asesinó a seis personas a la salida de una iglesia, mientras que a finales de año los choques entre miembros de la comunidad copta y la policía por la paralización en la construcción de una iglesia dejaron dos muertos y un centenar de heridos. El incidente más grave se produjo el día de año nuevo, cuando un atentado en una iglesia copta de Alejandría causó la muerte a 21 personas, aunque la acción fue atribuida a atacantes extranjeros.





Egipto 2011

Trimestre 1 ( enero - marzo 2011)



Evolución: ↑

Intensidad: 3



Las movilizaciones populares contra regímenes autócratas del Magreb y Oriente Medio alcanzaron Egipto y provocaron la salida del poder de Hosni Mubarak el 11 de febrero, después de permanecer 30 años en la presidencia del país. La previa caída del mandatario tunecino, a mediados de enero elevó las expectativas de los manifestantes egipcios, que desde la celebración del llamado “Día de la Ira” persistieron en sus protestas contra el régimen y en sus demandas de democratización, a pesar de la represión policial y de los enfrentamientos con grupos leales al Gobierno. Al igual que en otros países de la zona, hubo al menos cuatro casos de personas que se autoinmolaron en señal de frustración. Según cálculos de la organización Human Rights Watch al menos 302 personas murieron durante el período de protestas populares. Las manifestaciones se propagaron por las principales ciudades del país, aunque la de mayor protagonismo mediático fue la concentración de opositores en la Plaza Tahrir de El Cairo. La movilización logró aglutinar a distintas fuerzas de la sociedad civil y de la oposición egipcia –incluidos los islamistas que, sin embargo, no tuvieron un papel protagónico– y se concretó también en la huelga de trabajadores de múltiples sectores, lo que afectó también a la economía del país. En una primera fase, Mubarak se mostró desafiante, aunque progresivamente fue exhibiendo su disposición a adoptar medidas que permitieran aplacar la revuelta, entre ellas el compromiso a no presentarse a las elecciones presidenciales de septiembre de 2011 y de no traspasar el poder a su hijo Gamal; el nombramiento de un vicepresidente, aumentos de salarios y liberaciones de presos. No obstante, tras 18 días de insistentes manifestaciones, un aumento de la presión internacional y un distanciamiento de las Fuerzas Armadas, Mubarak se vio obligado a abandonar el cargo. Su retirada dio paso a una etapa liderada por militares –uno de los puntales del antiguo régimen–, que suspendieron la Constitución, disolvieron el Parlamento y anunciaron una transición de seis meses, hasta la celebración de elecciones. Las Fuerzas Armadas encomendaron a un grupo de expertos la elaboración de un paquete de reformas constitucionales, que fueron sometidas a referéndum el 19 de marzo. Una amplia mayoría de egipcios aprobó el conjunto de reformas, centradas en temas electorales y en la restricción del mandato presidencial. No obstante, sectores de la oposición rechazaron las modificaciones porque esperaban cambios más profundos en el país. La aprobación de las reformas permitirá celebrar elecciones parlamentarias en septiembre. Se espera que antes de esa fecha ya esté derogada la cuestionada ley de emergencia, vigente en el país desde 1981. Durante el trimestre también se registraron dos graves incidentes que afectaron a la minoría copta del país. El 1 de enero un ataque suicida contra una iglesia de esta minoría cristiana causó 21 muertos, en el peor acto de violencia contra esta comunidad en una década. En marzo, otras 13 personas fallecieron en choques sectarios tras el incendio de una iglesia en el sur de Egipto.



Egipto 2011

Trimestre 2 ( abril - junio 2011)



Evolución: =

Intensidad: 3



Aunque la cifra de víctimas mortales de la violencia se redujo respecto al trimestre anterior, persistieron los incidentes y enfrentamientos de carácter sectario en el país. En abril, la Fiscalía general egipcia dio a conocer las cifras de la represión a las protestas que derrocaron al ex presidente Hosni Mubarak y contabilizó al menos 846 muertos y 6.467 heridos entre el 25 de enero y el 16 de febrero pasados. A esta cifra hay que sumar el fallecimiento de 26 policías y 180 reclusos. El informe, que denunció el uso de munición contra los manifestantes por parte de la Policía, considera a los dos hijos de Mubarak, Alaa y Gamal, y a otras tres personas como ideólogos de la represión. Durante el último trimestre, se celebraron varias manifestaciones multitudinarias en la Plaza Tahrir con la intención de “rescatar la revolución” y exigir que se aceleraran los juicios a Mubarak y a miembros de su entorno, así como la renuncia de todos los responsables del anterior Gobierno. En una de estas protestas celebradas a principios de abril –y que reunió a más de 100.000 personas– dos manifestantes murieron y otros 15 resultaron heridos después de que el Ejército dispersara a tiros la movilización. A finales de junio, una nueva manifestación que demandaba mayor celeridad en el juicio a los responsables de las muertes de principios de año motivó nuevos choques y represión por los agentes de seguridad, con un saldo de más de un millar de heridos. En el último período la violencia también estuvo marcada por el componente sectario, en especial tras los enfrentamientos interreligiosos entre cristianos y musulmanes que dejaron 12 muertos y más de 200 heridos en El Cairo. Otro centenar de personas fueron heridas en choques posteriores, alentando la preocupación sobre un posible aumento de la violencia sectaria en el país y respecto al creciente clima de inseguridad. Organizaciones de derechos humanos y medios de prensa alertaron sobre la escasa presencia policial para evitar este tipo de incidentes y sobre la criminalidad en ascenso, y advirtieron de presuntos intentos de desestabilización por parte del antiguo régimen. En este contexto, se anunció que el juicio contra Mubarak y sus hijos se celebrará el 3 de agosto. Asimismo, grupos de derechos humanos exigieron una investigación profunda de la represión durante la revuelta –arrestos, torturas, ataques a civiles desarmados– y demandaron una investigación de las denuncias sobre abusos y “test de virginidad” a las mujeres arrestadas en los últimos meses durante las protestas. En el plano político, las autoridades militares de transición confirmaron la celebración de elecciones en septiembre y adoptaron medidas que relajan las restricciones para la formación de partidos políticos. Los Hermanos Musulmanes (HM) presentaron en mayo la documentación necesaria para el reconocimiento de su Partido de la Libertad y la Justicia (PLJ). Más de 2.000 activistas que participaron en las protestas en Tahrir también se reunieron para intentar articular un movimiento político secular para presentarse a los comicios y presionar por cambios democráticos más profundos en Egipto.

Egipto 2011

Trimestre 3 ( julio - septiembre 2011)



Evolución: =

Intensidad: 3



Aunque los niveles de violencia se redujeron respecto a los primeros meses del año, las movilizaciones populares persistieron durante el trimestre en Egipto, articulándose en torno a varias demandas principales: un aumento en el ritmo de las reformas políticas, el fin de los juicios militares contra los activistas detenidos por participar en las protestas contra el régimen de Hosni Mubarak, un procesamiento a los policías y militares que protagonizaron la represión a principios de 2011 y cambios en el cronograma y en las leyes electorales. Las protestas que convocaron a miles de personas se celebraron periódicamente y las más visibles fueron las de El Cairo y Alejandría. Algunas de ellas derivaron en enfrentamientos entre activistas y policías, soldados y partidarios del antiguo régimen, que causaron cientos de heridos. Los incidentes más graves se produjeron cuando los manifestantes intentaron marchar hacia el ministerio de Defensa a finales de julio y durante el desmantelamiento de una acampada de protesta después tres semanas en la Plaza Tahrir, coincidiendo con el Ramadán. Cabe destacar que en el último período las movilizaciones también evidenciaron las divisiones entre las fuerzas islamistas y los sectores seculares que buscan influir en el curso de las reformas en el país. En las manifestaciones se cuestionó abiertamente el papel del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA) en la transición y se exigió la transferencia del poder a un Gobierno civil. Las autoridades castrenses intentaron desacreditar las protestas atribuyéndolas a influencias foráneas e intensificando la difusión de sus políticas en los medios de comunicación. No obstante, a lo largo del trimestre las autoridades egipcias se vieron forzadas a reaccionar ante las críticas y adoptaron una serie de medidas. En julio, y tras la renuncia del viceprimer ministro, Yehia el Gamal, se anunció el aplazamiento del calendario electoral, que se iniciará el 28 de noviembre con la elección de los miembros de la Cámara Baja. Los comicios para la Cámara Alta y la presidencia se realizarían a principios de 2012. Las votaciones se realizarán bajo supervisión judicial y sin presencia de observadores internacionales. El Gobierno también decidió la destitución de 665 altos cargos de la Policía, una medida criticada por sectores que consideraron que una jubilación forzosa sin juicio era un paso insuficiente. Tras más de dos semanas de protestas, el primer ministro, Essam Sharaf, anunció una remodelación de su gabinete, apartando del poder a algunas figuras del antiguo régimen que aún ostentaban cargos. Hacia finales de septiembre, y ante la amenaza de boicot a los comicios por parte de una decena de partidos encabezados por los Hermanos Musulmanes, el CSFA consideró modificar la normativa electoral. Según la cuestionada ley, un tercio de los escaños del Parlamento serían ocupados por candidatos independientes y no por partidos políticos, lo que podría permitir postular a personalidades cercanas a Mubarak y ex miembros del ahora prohibido Partido Nacional Democrático (PND). El CSFA también estudiaba levantar la ley de emergencia reimplantada tras violentos incidentes ante la embajada israelí que causaron tres muertos, miles de heridos y 400 detenidos. El trimestre también estuvo marcado por el inicio del juicio a Mubarak, el 3 de agosto, un proceso considerado histórico y que generó un elevado interés en países de la región. El ex líder egipcio, que se enfrenta a la justicia junto a sus hijos Alaa y Gamal, negó los cargos en su contra y su responsabilidad en las más de 800 muertes producto de la represión a principios de año. Durante el trimestre lo s choques sectarios entre coptos y musulmanes también provocaron un muerto y cuatro heridos en la provincia de Minya.







































     



Una de las manifestaciones en Alejandría. Ciudadanos de todas las ciudades de   Egipto, exigen la salida de Hosny Mubarak.





Egipto 2011

Anual



Evolución: ↑

Intensidad: 3



Las movilizaciones populares de la llamada Primavera Árabe provocaron la caída de Hosni Mubarak en Egipto después de tres décadas en el poder y dieron paso a una accidentada e incierta transición liderada por los militares. La experiencia tunecina elevó las expectativas de los manifestantes egipcios, que persistieron en sus demandas de cambio de régimen a pesar de la represión policial y los enfrentamientos con grupos leales al Gobierno. Las manifestaciones se propagaron por las principales ciudades del país, aunque el corazón de la protesta fue la Plaza Tahrir de El Cairo. La movilización y las huelgas aglutinaron a distintos sectores de la sociedad civil y de la oposición, incluidos los islamistas que, sin embargo, no tuvieron un papel protagónico. En una primera fase Mubarak se mostró desafiante, pero posteriormente hizo una serie de anuncios en un intento por aplacar la contestación: se comprometió a no presentarse a la reelección y a no traspasar el poder a su hijo Gamal, nombró a un vicepresidente y prometió aumentos de salarios y liberaciones de presos. No obstante, tras 18 días de continuas manifestaciones, de un aumento de la presión internacional y de un distanciamiento de las Fuerzas Armadas, Mubarak se vio obligado a dejar el poder el 11 de febrero. Según un informe de la Fiscalía General, la represión de las protestas en este período dejó 846 muertos, 6.467 heridos, además del fallecimiento de 26 policías y 180 reclusos. Organizaciones de derechos humanos exigieron investigar denuncias de arrestos arbitrarios, torturas y abusos sexuales a mujeres. Tras la salida de Mubarak el poder quedó en manos de los militares, uno de los puntales del antiguo régimen. El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA) suspendió la Constitución, disolvió el Parlamento –surgido de unas elecciones a finales de 2010 que habían sido denunciadas como las más fraudulentas de la historia reciente de Egipto– y anunció una fase de transición que inicialmente duraría seis meses. Por encargo del CSFA un equipo de expertos definió una serie de reformas constitucionales centradas en temas electorales y en la restricción del mandato presidencial y que fueron aprobadas en referéndum el 19 de marzo. Posteriormente se ordenó la disolución del Partido Nacional Democrático (PND) de Mubarak. En los meses siguientes la situación en el país se caracterizó por la persistencia de multitudinarias manifestaciones y los llamamientos a “rescatar la revolución”. Las demandas se centraron en acelerar los juicios a Mubarak y sus hijos por su responsabilidad en la represión –el juicio en su contra se inició el 3 de agosto–, exigir la renuncia de todos los responsables del anterior Gobierno, poner fin a los juicios militares a activistas detenidos –13 de los cuales habrían sido condenados a muerte– y agilizar las reformas políticas. Las protestas evidenciaron un creciente cuestionamiento al papel desempeñado por los militares y derivaron en nuevos enfrentamientos. La situación en el país estuvo marcada también por un aumento de la criminalidad y un aumento de las disputas sectarias, con diversos choques entre cristianos coptos y musulmanes. El 1 de enero un ataque suicida contra una iglesia provocó 21 muertos, mientras que otros 25 murieron en enfrentamientos interreligiosos en los meses siguientes. En octubre otras 29 personas fallecieron tras la disolución violenta de una protesta copta por parte de las fuerzas de seguridad, que dispararon y arrollaron a los manifestantes. En este contexto, Amnistía Internacional acusó al poder militar egipcio de no cumplir sus promesas y de cometer una serie de abusos, entre ellos un uso excesivo de la fuerza contra manifestantes, torturas, acoso a periodistas y la ampliación del ámbito de aplicación de las polémicas leyes de excepción vigentes durante el régimen de Mubarak. Una semana antes de las elecciones legislativas, celebradas el 28 de noviembre, se produjo una nueva escalada de violencia con un saldo de unas 40 víctimas mortales. Los incidentes se produjeron después de que miles de personas se movilizaron en rechazo a un intento del CSFA de imponer unos principios “supraconstitucionales” que garantizaran la ascendencia del poder militar y privilegios como la no supervisión civil de sus presupuestos. Asimismo, se cuestionó la reticencia del CSFA a definir una hoja de ruta de transición y se exigió un traspaso inmediato del poder a los civiles. El Gobierno interino renunció por la represión y los militares anunciaron que las elecciones presidenciales se celebrarían en junio de 2012, y no en 2013 como se rumoreaba. Tras la asunción de un nuevo gobierno interino se inició el proceso electoral, marcado por los llamamientos a boicot por algunos sectores y por la compleja mecánica electoral. En diciembre, nuevos choques entre manifestantes y las fuerzas de seguridad egipcias provocaron 17 muertos y cientos de heridos. Pese a este trasfondo de violencia, las dos primeras fases de los comicios registraron altas tasas de participación y los resultados confirmaron un éxito de las fuerzas islamistas, tanto del nuevo Partido Justicia y Libertad creado por los Hermanos Musulmanes como de los salafistas de al-Nour.







Egipto 2012

Trimestre 1 ( enero - marzo 2012)



Evolución: =

Intensidad: 3



La tensión interna persistió en Egipto y se evidenció en nuevas manifestaciones populares, episodios de violencia con víctimas mortales, disputas en torno al panel que deberá elaborar la nueva Constitución y un pulso retórico entre las dos instituciones más poderosas del país, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA) y los Hermanos Musulmanes (HM), que tras las elecciones se convirtieron en la principal fuerza del Parlamento. La última ronda de los comicios celebrada el 11 de enero confirmó la amplia victoria de las fuerzas islamistas en Egipto, con el triunfo del Partido Libertad y Justicia (PLJ) de los HM, que obtuvo 235 de los 508 escaños de la Asamblea del Pueblo (Cámara Baja) seguido de los salafistas ultraconservadores de al-Nour, que consiguieron 121 asientos. En este contexto, se produjeron nuevas manifestaciones, que reunieron a miles de personas, para conmemorar el inicio de la revuelta contra el régimen de Hosni Mubarak, el 25 de enero. Activistas anunciaron su determinación a alcanzar los objetivos de la rebelión, denunciaron que la revolución había sido secuestrada por los militares y exigieron un inmediato traspaso del poder a manos civiles. En este contexto el CSFA anunció un levantamiento parcial de la polémica ley de emergencia –vigente en el país casi sin interrupciones desde 1967– y anunció un perdón para 3.000 personas que habían sido detenidas o condenadas en juicios militares en los últimos meses. Los llamamientos a una jornada de huelgas y desobediencia civil para recordar el primer aniversario del derrocamiento de Mubarak en febrero tuvieron un eco más limitado, sobre todo en el ámbito universitario, en un contexto de temor a la desestabilización y a las repercusiones en la economía. 

No obstante, los violentos enfrentamientos tras un partido de fútbol en Port Said (noroeste) a principios de febrero motivaron nuevas protestas contra el CSFA. 74 personas murieron en los incidentes, lo que derivó en acusaciones a los militares por no prevenir ni frenar la violencia, e incluso de permitirla, ya que la mayoría de las víctimas eran seguidores de un equipo de fútbol que habían tenido un activo papel en las protestas contra las autoridades en los meses previos. Las protestas contra el CSFA congregaron a más de 10.000 personas en El Cairo, donde otras dos personas murieron y casi un millar resultaron heridos tras choques entre manifestantes y la Policía. En Suez se registraron otras dos víctimas mortales. En el ámbito político, la designación del panel que debe redactar la nueva Constitución antes de las elecciones presidenciales –previstas para el 23 y 24 de mayo– se convirtió en motivo de una intensa polémica. Tras la designación de los 100 integrantes del panel por parte del nuevo legislativo, diversos sectores políticos y sociales decidieron boicotear la iniciativa,  criticando el predominio de los islamistas y denunciando la escasa representación de mujeres, jóvenes y de la minoría copta. A este impasse se sumó la disputa entre el CSFA y los HM tras las insinuaciones de los islamistas respecto a una posible manipulación de los comicios presidenciales por parte de la Junta Militar y sus críticas al Gobierno de transición respaldado por los militares. Los HM demandaron la formación de un Gobierno, que sería liderado por el PLJ, y amenazaron al CSFA con una segunda revolución; mientras que los militares lanzaron advertencias a los islamistas. El 31 de marzo, los HM presentaron un candidato a los comicios presidenciales –Khairat al-Shatir–, revirtiendo un anuncio previo de que no concurrirían con un postulante de sus filas a las próximas elecciones.







  





   Jairat El- Shater.











A pesar del anuncio inicial de los Hermanos Musulmanes de que no presentarían ningún candidato a las presidenciales, finalmente acabaron impulsando al multimillonario Jairat el-Shater como candidato oficial del PLJ a las elecciones de mayo de 2012. Un candidato que se ha situado en la línea dura del movimiento y que, según se afirma, arrinconó a figuras moderadas como Abulfutuh. Ingeniero de formación , el-Shater, de 61 años, es un conocido hombre de negocios y miembro activo de los Hermanos Musulmanes desde los años 80 . Siendo el brazo derecho del guía supremo Mohammed Badie, el-Shater dejó el movimiento para poder presentarse como candidato independiente y no romper con la coherencia del discurso islamista acerca de su rol en las presidenciales. El-Shater tiene antecedentes penales ya que fue condenado en 2006 a siete años de prisión por blanqueo de dinero y por terrorismo bajo el régimen de Mubarak. El-Shater se encontraba en prisión durante la revolución del pasado año y fue liberado en marzo de 2012. Su candidatura ha sido vetada por no acatar la norma electoral que establece que el candidato debe cumplir un mínimo de 6 años en libertad antes de poder presentarse a las elecciones . 
 





Egipto 2012

Trimestre 2 ( abril - junio 2012)



Evolución: =

Intensidad: 3



La situación en Egipto continuó caracterizándose por la inestabilidad, con hechos de violencia, manifestaciones masivas y una elevada tensión entre los principales actores políticos del país. Este fue el marco de las primeras elecciones presidenciales tras el derrocamiento de Hosni Mubarak, en las que resultó electo el candidato del Partido Libertad y Justicia (PLJ), brazo político de los Hermanos Musulmanes (HM). Mohamed Mursi obtuvo un 51,7% de los votos en la segunda ronda electoral que tuvo lugar a mediados de junio, venciendo al ex primer ministro del antiguo régimen, Ahmed Shafiq. Los episodios de violencia se registraron en los días previos a la primera ronda de las elecciones, celebradas el 24 y 25 de mayo, y dejaron una veintena de muertos y más de 150 heridos. Los incidentes se produjeron cuando atacantes no identificados agredieron a un grupo de manifestantes que protestaban por la decisión de la comisión electoral de excluir de la votación al candidato salafista, Hazem Abu Ismail. Militares y policías tardaron horas en intervenir, lo que motivó críticas al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA) y acusaciones de complicidad con los agresores. La comisión electoral también vetó a otros dos de los candidatos que aparecían mejor situados de cara a los comicios –el aspirante favorito de los HM, Khairat al-Shater, y el ex jefe de inteligencia de Mubarak, Omar Suleimán–, lo que alentó una serie de manifestaciones multitudinarias en el país. Durante el trimestre uno de los principales ejes de las protestas fue la exigencia a los militares de un inmediato traspaso de poder a manos civiles. 
Tras el triunfo de Mursi, la relación de poder entre el presidente y el CSFA permaneció incierta por varios factores. Entre ellos, porque el país aún no cuenta con una nueva Constitución debido a las múltiples divisiones y obstáculos que han bloqueado el trabajo de la asamblea constituyente y por la decisión de la Corte Suprema de disolver el nuevo Parlamento dominado por las fuerzas islamistas –escogido por elección popular en varias rondas de votación entre finales de 2011 y principios de 2012– debido a problemas de constitucionalidad de la ley electoral que se utilizó para escoger parte del legislativo. Poco antes de la segunda vuelta de los comicios, el CSFA también aprobó un decreto que limitaba los poderes del presidente y una normativa que le permitía arrestar y enjuiciar a civiles. Esta última medida fue revertida a finales de junio por decisión judicial. Diversos análisis coincidieron en que los militares estaban maniobrando para evitar que los islamistas ejercieran el control del poder ejecutivo y legislativo. Paralelamente, otros análisis destacaron que si bien el CSFA es percibido como una fuerza contra-revolucionaria por muchos sectores egipcios, otros continúan considerándolo como símbolo de autoridad y garantía de estabilidad en el país. Cabe destacar que durante el trimestre también se dictó condena de prisión perpetua para Mubarak por su responsabilidad en la muerte de manifestantes durante las protestas que llevaron al fin de su mandato.

        

        Mohamed Mursi

Egipto 2012

Trimestre 3 ( julio - septiembre 2012)



Evolución: ↓

Intensidad: 2



El trimestre se caracterizó por la persistencia del pulso entre los militares y los Hermanos Musulmanes (HM), así como por la creciente consolidación del poder del presidente Mohamed Mursi y por una reducción de los episodios de violencia respecto a meses anteriores. A principios de julio, el mandatario y dirigente islamista ordenó restablecer el Parlamento, que había sido disuelto en junio por orden de la Corte Suprema bajo el argumento de inconsistencias procedimentales. Días después el máximo órgano judicial reafirmó su decisión anulando el decreto de Mursi, que fue advertido por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA) sobre el necesario respeto a las leyes. Tras el nombramiento del nuevo gabinete a principios de agosto –encabezado por el primer ministro Hisham Qandil y en el que se mantuvieron varias figuras del anterior Gobierno nombrado por el CSFA– Mursi impulsó una serie de medidas para desplazar a los militares del poder. El presidente egipcio anunció el pase a retiro de siete altos mandos militares, incluido el líder de la CSFA. El general Hussein Tantawi, que pocos días antes había sido nombrado ministro de Defensa, pasó a tener un cargo como “consejero” del presidente. El mandatario también revocó la declaración constitucional del 17 de junio con la cual los militares habían invalidado la conformación del Parlamento dominado por las fuerzas islamistas, recortado los poderes del presidente y asegurado un derecho de veto en la redacción de la nueva Constitución. Esta declaración había sido considerada en su momento como un “golpe blando” del CSFA, por lo que las medidas de Mursi fueron valoradas como un “contragolpe” civil. Semanas después, el presidente dispuso la jubilación de otros 70 generales, en lo que diversos analistas calificaron como una medida de reafirmación ante el Ejército. 

El presidente asumió los poderes legislativos hasta la celebración de nuevas elecciones parlamentarias. Esta concentración de poder en manos islamistas despertó recelos y desconfianzas en algunos sectores políticos y de la sociedad egipcia. Durante el trimestre Mursi también impulsó la creación de un comité de investigación sobre la muerte de manifestantes desarmados desde el inicio del levantamiento popular contra el régimen de Hosni Mubarak y hasta el nombramiento del dirigente de los HM como presidente de Egipto. Bajo presión local e internacional, a finales de agosto el mandatario se vio obligado a promulgar un decreto que derogaba una ley aprobada por su Gobierno que permitía el arresto preventivo de periodistas por delitos de opinión, entre ellos el insulto al presidente. La medida se produjo después de semanas de acoso a periodistas y medios críticos con los HM que motivaron manifestaciones contra el Ejecutivo. En septiembre las protestas que reunieron a más de 3.000 personas en las afueras de la embajada de EEUU –a causa de la difusión de un vídeo considerado insultante con la figura de Mahoma– derivaron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en los que una persona murió y otras 200 resultaron heridas.

Egipto 2012

Anual



Evolución: =

Intensidad: 3



La situación en Egipto se caracterizó por una persistente inestabilidad, con periódicas manifestaciones populares, episodios de violencia con víctimas mortales, un pulso entre los militares, los Hermanos Musulmanes (HM) y el poder judicial, y una creciente división entre sectores islamistas y seculares. El año se inició con el triunfo de las fuerzas islamistas, que consiguieron más de 70% de la Asamblea del Pueblo (Cámara Baja). Tras la última ronda electoral celebrada en enero, el Partido Libertad y Justicia (PLJ) de los HM obtuvo 235 de los 508 escaños de la Asamblea, mientras que los salafistas ultraconservadores de al-Nur consiguieron 121 asientos. En este contexto, miles de personas conmemoraron el primer aniversario de la revuelta contra Hosni Mubarak y exigieron un inmediato traspaso del poder a manos civiles. El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA) anunció entonces un levantamiento parcial del estado de emergencia –derogado totalmente en mayo después de 31 años de vigencia– y un indulto a 3.000 personas que habían sido detenidas o condenadas en juicios militares desde 2011. Las protestas contra el CSFA se sucedieron en los meses siguientes. En algunos casos estuvieron vinculadas a episodios como la muerte de 74 personas durante un evento deportivo en Port Said en febrero. Los militares fueron acusados entonces de permitir la violencia, que afectó principalmente a los seguidores de un club de fútbol que habían tenido un activo rol en las protestas contra el CSFA. Estos hechos motivaron nuevas movilizaciones y enfrentamientos con la Policía en El Cairo que dejaron otras 12 víctimas mortales y cientos de heridos. Durante el primer semestre los episodios de violencia también estuvieron vinculados a las elecciones presidenciales, celebradas en mayo. Estos incidentes causaron la muerte de una veintena de personas y se produjeron en el marco de protestas de diverso signo por la decisión de la comisión electoral de objetar 10 de las 23 candidaturas a la presidencia, entre ellas la del aspirante salafista, Hazem Abu Ismail; la del ex jefe de inteligencia de Mubarak, Omar Suleimán, y la Khairat al-Shater, representante de los HM, a pesar de que la organización se había comprometido inicialmente a no presentar un candidato a la presidencia. Ante la imposibilidad de presentar a al-Shater, los HM postularon entonces a Mohamed Mursi, quien se impuso en la segunda ronda de los comicios celebrada en junio con un 51,7% de los votos. El ascenso de Mursi a la presidencia hizo más evidente el pulso entre los HM y el CSFA. En los meses previos habían intercambiado amenazas y acusaciones. Algunos análisis destacaron entonces que aunque los militares eran considerados por múltiples sectores de la sociedad egipcia como una fuerza contrarrevolucionaria, otros los consideraban como un actor con autoridad y con capacidad para garantizar la estabilidad del país. Dos semanas antes de que Mursi asumiera la presidencia del país, el CSFA aprobó un decreto que confería a los militares control sobre el presupuesto, derecho a pronunciarse sobre el proceso constitucional y poderes legislativos hasta la elección de un nuevo Parlamento, en lo que fue considerado como un “golpe blando”. Un día antes la Corte Suprema Constitucional había dictaminado la disolución de la Cámara Baja, dominada por los islamistas, por problemas de constitucionalidad de la ley electoral utilizada para escoger parte del poder legislativo. En este contexto, durante el segundo semestre Mursi se enfrentó a los militares y al poder judicial e intentó acrecentar su poder a través de la adopción de algunas medidas que resultaron polémicas. Desafiando el dictamen de la Corte Suprema, el gobernante ordenó restablecer el Parlamento, pero topó con la insistencia del poder judicial en la medida y con las advertencias del CSFA sobre el debido respeto a las normas. Mursi implementó entonces una serie de medidas para desplazar del poder a los militares, anunciando en agosto el pase a retiro de más de 70 generales y siete altos cargos castrenses, entre ellos el mariscal Hussein Tantawi, líder del CSFA, quien pocos días antes había sido confirmado como ministro de Defensa y que pasó a convertirse en consejero presidencial. Mursi también derogó el polémico decreto emitido por los militares en junio, en lo que fue valorado como un “contragolpe” del mandatario. El presidente asumió los poderes legislativos hasta la celebración de nuevas elecciones, despertando recelos en los sectores no islamistas que le acusaron de concentración del poder y de medidas persecutorias contra la prensa crítica. Las tensiones políticas internas derivaron en una crisis a finales de noviembre, después de que Mursi emitiera un decreto en el que se establecía que sus decisiones eran “finales e incuestionables” por ninguna persona o entidad hasta la ratificación de la nueva Constitución y la elección del nuevo Parlamento. La medida motivó multitudinarias manifestaciones y enfrentamientos entre sectores de la oposición y partidarios del Gobierno que derivaron en la muerte de al menos siete personas y en cientos de heridos en las semanas siguientes. El polémico decreto de Mursi también determinó que la asamblea encargada de la redacción de la nueva Carta Fundamental no podría ser disuelta por el poder judicial. Con esta medida, el presidente buscó blindar una institución que había sido objeto de polémica durante todo el año. A principios de 2012 diversos sectores políticos y sociales decidieron boicotear el panel, integrado por 100 personas, denunciando el predominio de las fuerzas islamistas. Tras la disolución de la primera comisión constituyente por una decisión judicial, las fuerzas políticas egipcias habían acordado en junio la conformación de un nuevo panel, más pluralista. No obstante, la instancia continuó siendo objeto de críticas por algunos sectores egipcios y representantes liberales, seculares y coptos, que boicotearon sus reuniones. Anticipándose a un pronunciamiento de la Corte Suprema Constitucional sobre su legitimidad y mucho antes del plazo límite de finales de enero fijado por Mursi, la Asamblea Constituyente aprobó el texto el 29 de noviembre. El presidente convocó a un referéndum en medio de críticas al texto constitucional por la influencia islamista y la inadecuada protección de derechos de las mujeres y de minorías como la copta. Las dos rondas de la consulta, celebradas el 15 y 22 de diciembre, y que fueron denunciadas por la oposición por irregularidades, contaron con un 32,9% de participación y derivaron en la aprobación de una nueva Constitución por 63,8% de los votos. Asimismo, se anunció la celebración de elecciones legislativas en un plazo de dos meses. La crisis provocada por el decreto de Mursi motivó la conformación de una nueva coalición opositora, el Frente de Salvación Nacional (FSN). A finales de diciembre sus máximos dirigentes enfrentaban una investigación de la Fiscalía por instigación al derrocamiento del presidente. Por otra parte, cabe destacar que durante 2012 la justicia egipcia dictaminó prisión perpetua contra Mubarak por su participación en la muerte de cientos de manifestantes durante las protestas que pusieron fin a su mandato en 2011.





Egipto 2013

Trimestre 1 ( enero - marzo 2013)



Evolución: ↑

Intensidad: 3



La situación en Egipto continuó caracterizándose por la convulsión y la división política, así como por la intensificación de los episodios de violencia que se cobraron la vida de más de 80 personas durante el trimestre. Los peores incidentes tuvieron lugar en enero, coincidiendo con el segundo aniversario del derrocamiento de Hosni Mubarak, en la que fue considerada como la peor ola de violencia en el país desde el ascenso al poder del presidente Mohamed Mursi. Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes en distintas ciudades del país provocaron la muerte a decenas de personas. En la norteña localidad de Port Said, la violencia –que dejó 40 víctimas mortales– también estuvo motivada por la condena a muerte de 21 seguidores de un popular club de fútbol involucrados en incidentes en 2012. El Gobierno otorgó al Ejército poderes para detener a manifestantes y decidió imponer el estado de emergencia en Port Said, Suez y en Ismailia, aunque las restricciones a las protestas fueron constantemente desafiadas. Otras siete personas, incluidos dos policías, murieron en nuevos incidentes en Port Said en marzo, que causaron además 400 heridos. A lo largo del trimestre se produjeron continuas movilizaciones, periódicos enfrentamientos entre manifestantes y policías, y cercos a edificios oficiales. Dos personas fallecieron en incidentes en las afueras del palacio presidencial en febrero, mientras que un centenar resultaron heridas tras choques violentos en los alrededores de la sede de los Hermanos Musulmanes (HM) en El Cairo. Sectores críticos con Mursi le acusaron de concentrar poder, mientras que los partidarios del presidente denunciaron que la oposición pretende derrocar al primer mandatario electo del país. Cabe destacar que durante el trimestre también se activaron campañas de desobediencia civil en varias ciudades, protestas por la situación económica y una huelga sin precedentes de las fuerzas de seguridad y policías que exigió la salida del ministro del Interior y la separación de la policía de los conflictos políticos.



En el ámbito político, persistieron las divisiones. A principios de año, y ante la oleada de violencia en el país, el presidente Mursi intentó poner en marcha un diálogo nacional pero se encontró con la resistencia de la oposición, que exigió reformas a la Constitución (aprobada con polémica a finales de 2012) y la formación de un gobierno de unidad nacional. Sectores disidentes accedieron a participar en la iniciativa después de una mediación del líder de la mezquita de al-Azhar y tras una advertencia del jefe del Ejército respecto a que la crisis política amenazaba con llevar al país al colapso del Estado. En el mes de febrero, el Gobierno anunció la celebración de elecciones parlamentarias en abril. No obstante, el calendario electoral fue postergado tras una decisión judicial que objetó los comicios bajo el argumento de que la nueva ley electoral aún no había sido ratificada por la Corte Suprema Constitucional. Desde entonces, la definición de la fecha de los comicios continúa pendiente. La principal plataforma opositora, el Frente de Salvación Nacional (FSN), anunció un boicot a la votación por dudas sobre la transparencia del proceso y por considerar que la ley electoral favorece a los sectores islamistas, una acusación que el presidente desmiente. La tensión institucional en el país también se reflejó en la decisión de la Justicia de reponer en su cargo al fiscal general, destituido por Mursi en noviembre de este año. 





Egipto 2013

Trimestre 2 ( abril - junio 2013)



Evolución: =

Intensidad: 3



Episodios de violencia con un saldo superior a la treintena de víctimas mortales, manifestaciones a favor y en contra del Gobierno y tensiones entre distintas fuerzas políticas continuaron caracterizando la situación en Egipto. Durante el trimestre, uno de los focos de violencia fueron los enfrentamientos de carácter sectario. A principios de abril, choques entre coptos y musulmanes en el norte de El Cairo causaron siete víctimas mortales. Otras cuatro personas fallecieron en otro episodio de carácter sectario ocurrido en junio, también en la capital egipcia, en el que un grupo de la minoría shií del país fue agredido. Otros hechos de violencia del trimestre estuvieron relacionados con enfrentamientos entre manifestantes opositores y las fuerzas de seguridad. Algunos de los incidentes más graves se produjeron en abril después de que detractores del Gobierno intentaran asaltar la sede de los Hermanos Musulmanes (HM) en Alejandría y el palacio presidencial en El Cairo. Durante el trimestre activistas jóvenes también pusieron en marcha una iniciativa denominada “Rebelión”, que pretende reunir 13 millones de firmas para exigir la salida del presidente Mohamed Mursi. Paralelamente, el mandatario recibió muestras de apoyo en forma de masivas movilizaciones a favor del Gobierno, algunas de las cuales exigieron la remoción de jueces vinculados al régimen de Hosni Mubarak. En este contexto, el Gobierno impulsó una serie de medidas que causaron polémica, entre ellas una renovación de la judicatura que despertó numerosos recelos y una reforma al gabinete en mayo que supuso un incremento de los representantes de su partido Justicia y Libertad, brazo político de los HM, en el Gobierno. El presidente no accedió a la petición de sectores disidentes que exigían la salida del primer ministro y la formación de un gobierno neutral previo a la celebración de elecciones en el país. La coalición opositora Frente de Salvación Nacional consideró que los cambios sólo profundizaban la crisis política y la polarización en el país. A finales del trimestre, se intensificaron las protestas contra Mursi, que exigieron su salida de la presidencia en el primer aniversario de su llegada al poder el 30 de junio. Las manifestaciones fueron consideradas como las más multitudinarias desde la revuelta que derrocó a Hosni Mubarak en 2011. En este contexto, la tensión escaló, con protestas, ataques a sedes de los HM y enfrentamientos entre detractores y partidarios del Gobierno en los que murieron más de 19 personas, entre ellas un ciudadano estadounidense. En este contexto, las Fuerzas Armadas advirtieron a Mursi y dieron 48 horas a las partes para resolver la crisis o, de lo contrario, los militares “asumirían su responsabilidad”.

Cabe destacar que durante el trimestre el nombramiento de dirigentes islamistas como gobernadores regionales –HM y sus aliados controlan ahora 13 de las 27 provincias egipcias– también despertó polémica, en especial la designación en Luxor de un político vinculado a un grupo que protagonizó sangrientos atentados contra turistas en los noventa (Gamaa Islamiya). El gobernador se vio obligado a renunciar días después tras numerosas protestas. Asimismo, la Corte Suprema Constitucional concluyó que tanto la Cámara Alta (Shura) como el panel que redactó la Constitución –aprobada en consulta popular a finales de 2012– no eran válidos por problemas en la ley utilizada para escoger a los integrantes de estas instituciones. La Corte consideró que no era necesario disolver la Shura hasta la celebración de las próximas elecciones legislativas –para las que aún no hay fecha–, pero no estaban claras las consecuencias del dictamen en la validez de la Constitución vigente. 





Egipto 2013

Trimestre 3 ( julio - septiembre 2013)



Evolución: ↑

Intensidad: 3





Golpe de Estado en Egipto de 2013



El golpe de Estado en Egipto de 2013 tuvo lugar el miércoles 3 de julio de 2013, fecha en la que el presidente del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, Abdul Fatah al-Sisi, derrocó con ayuda del Ejército al presidenteMohamed Morsi, el primer jefe de Estadoegipcio elegido en elecciones, y suspendió la Constitución.

Este suceso fue una reacción a las protestas que tenían lugar desde el sábado 29 de junio, cuando miles de manifestantes se reunieron en la Plaza de la Liberación en el centro de El Cairo, Egipto, para exigir la renuncia inmediata del presidente Morsi, debido al malestar económico y social.

Las manifestaciones, que congregaron a millones de personas y cuyos organizadores aseguraron haber recogido 22 millones de firmas para la revocación de Morsi, provocaron la dimisión de numerosos ministros del Gobierno y una gran inestabilidad en el país africano. Ante esta situación, el general Al-Sisi declaró un ultimátum para la dimisión del gobierno y, ante la negativa de Morsi de renunciar al poder, se ordenó su detención.2

Tras ésto se creó un gobierno interino con Adli Mansur como presidente y se fijó la Convocatoria de nuevas elecciones, al mismo tiempo que se inició el proceso de redacción de una nueva Constitución. Paralelamente, se generó un clima de violencia civil en el cual la policía y los manifestantes se enfrentaron a los defensores del partido de Morsi, cuyos más altos miembros fueron detenidos por la policía, y que se saldó con cientos de muertos.



La situación en Egipto se agravó notablemente durante el trimestre, después de que el derrocamiento del presidente islamista, Mohamed Morsi, por parte de los militares derivara en una oleada de violencia y confrontación que dejó más de un millar de víctimas mortales. Tras las protestas contra el Gobierno de Mursi que tuvieron lugar a finales de junio y principios de julio, el Ejército dio un ultimátum al presidente y terminó forzando su salida del poder el 3 de julio. La presidencia interina pasó a ser ocupada por el titular de la Corte Constitucional, Adly Mansour, que emitió un decreto en el que disolvió el Parlamento y nombró un nuevo gabinete sin presencia islamista. El derrocamiento de Morsi derivó en una serie de enfrentamientos entre partidarios del presidente islamista y las fuerzas de seguridad, así como entre seguidores y detractores de los Hermanos Musulmanes (HM). Si en julio estos episodios de violencia provocaron la muerte de más de 150 personas, en agosto las cifras de víctimas mortales se dispararon tras las acciones de las fuerzas de seguridad para disolver las protestas islamistas. La jornada más cruenta del período se registró el 14 de agosto, durante el desalojo de los campamentos de protesta pro-Morsi instalados en El Cairo. Según el balance oficial, más de 600 personas –en su mayoría manifestantes, y también decenas de agentes de seguridad– perdieron la vida en estos incidentes. HM aseguró que el número de fallecidos era muy superior. Según informaciones de prensa, el ciclo de violencia iniciado el 14 de agosto dejó más de un millar de víctimas en ese mes. Estos hechos motivaron una amplia condena internacional y críticas a las autoridades egipcias asumidas tras el golpe. Asimismo, el Premio Nobel de la Paz egipcio Mohamed el-Baredei decidió renunciar a la vicepresidencia del país, que había asumido tras el golpe. Durante todo el período la violencia también se materializó en acciones de represalia, asesinatos de funcionarios policiales y militares y ataques contra la comunidad copta, que declaró su apoyo al Ejército.



La salida del poder de Morsi también desembocó en un cerco a los HM, que se concretó en la detención de cientos de sus miembros, entre ellos el propio presidente Morsi –que quedó bajo arresto domiciliario tras su derrocamiento– y el guía supremo de los HM, Mohamed Badie, detenido en agosto bajo cargos de incitación a la violencia. Morsi fue acusado de asesinato, secuestro y vínculos con Hamas. En septiembre una corte judicial que constituia el gobierno interino de Egipto y que estaba apoyada por los militaries, decretó que el movimiento de los Hermanos Musulmanes era un grupo “terrorista”.

Hossam Eissa, el ministro de Educación Superior de Egipto, dio lectura a la declaración del gabinete después de una larga reunión del Gobierno este miércoles. “El Consejo de Ministros ha declarado al grupo Hermanos Musulmanes y su organización como una organización terrorista”, dijo Eissa, citado por la AP.
Eissa agregó que las consecuencias de la declaración castigan a aquellos que pertenecen a la agrupación, la financian y promueven sus actividades.
Este martes el primer ministro de Egipto, Hazem Al Beblawi, calificó al movimiento de la misma manera. Según el portavoz del actual Gobierno egipcio, Sherif Shawki, el primer ministro dijo que los Hermanos Musulmanes “revelaron su cara siniestra, la de una organización terrorista que derrama sangre y siembra el caos en Egipto”. No obstante el propio primer ministro en persona todavía no ha confirmado esta información.
Los Hermanos Musulmanes es una organización política egipcia fundada en 1928 con una ideología fundamentada en el islam. Durante la mayor parte de sus 85 años de existencia fue excluida del entorno político del país, pero a partir de 2011 se le permitió trabajar abiertamente y posteriormente consiguió llegar al poder. El grupo ha sido frecuentemente acusado de promover la violencia islamista.
 El pasado 23 de septiembre la corte egipcia de Asuntos de Urgencia de Abdín prohibió todas las actividades de los Hermanos Musulmanes en el país y ordenó la congelación de sus fondos.





Bandera de los Hermanos Musulmanes.



EGIPTO

Las autoridades también cerraron medios de comunicación acusados de simpatizar con los islamistas. Paralelamente, las nuevas autoridades pusieron en marcha una comisión de reforma constitucional –tras la suspensión de la Carta Fundamental aprobada en 2012– con el propósito de llevar a cabo un nuevo referéndum constitucional a finales de noviembre, seguido de la celebración de elecciones parlamentarias y presidenciales. Cabe destacar que la convulsión en el país motivó la declaración del estado de emergencia, prorrogado otros dos meses tras el intento de asesinato del ministro del Interior en septiembre. El ataque fue reivindicado por un grupo presuntamente inspirado en al-Qaeda (Ansar Beit al-Maqdis) con base en el Sinaí. Esta zona del país fue escenario de una constante inestabilidad durante el trimestre. En agosto, 25 soldados egipcios murieron en un ataque de hombres armados cerca de Rafah, en la zona fronteriza con Gaza. En septiembre, al menos seis militares murieron en un doble atentado suicida en esta misma zona, mientras que unos 30 milicianos habrían fallecido en la mayor ofensiva lanzada por el Ejército en la región, que incluyó operaciones terrestres y aéreas y que involucraría el despliegue de unos 22.000 soldados.















Egipto 2013

Anual



Evolución: ↑

Intensidad: 3



La situación en Egipto se caracterizó por un agravamiento de los niveles de violencia respecto al año anterior, con un balance de más de un millar de víctimas mortales en 2013, así como por la persistencia de la convulsión política, que se agravó después del derrocamiento del presidente islamista, Mohamed Mursi por un golpe militar a mediados de año. Durante el primer semestre se registraron continuas manifestaciones contra el Gobierno liderado por los Hermanos Musulmanes (HM), mientras que sectores pro-islamistas protagonizaron sus propias movilizaciones en apoyo a Mursi y para denunciar lo que consideraban como intentos de desestabilizar al primer presidente electo democráticamente en el país. Los enfrentamientos entre ambos bandos, así como los choques entre manifestantes y las fuerzas de seguridad, derivaron en múltiples hechos de violencia que se cobraron la vida de decenas de personas. Enero y febrero fueron de los meses más críticos con diversos incidentes, entre ellos los registrados en el marco de la conmemoración del segundo aniversario del derrocamiento de Hosni Mubarak. Durante el semestre también se produjeron enfrentamientos entre miembros de la minoría copta y sectores musulmanes, protestas por la situación económica del país y campañas de desobediencia civil. En este clima de tensión política y social, el presidente Mursi intentó poner en marcha un diálogo nacional. Algunos grupos de la oposición accedieron a participar después de una mediación del líder de la mezquita de al-Azhar y de una advertencia del Ejército respecto a que la crisis política amenazaba con llevar a un colapso del Estado. La oposición a Mursi, incluyendo la principal plataforma disidente, el Frente de Salvación Nacional (FSN), planteó como exigencias una reforma de la Constitución –considerada pro-islamista y aprobada de manera polémica a finales de 2012– y la formación de un gobierno de unidad nacional. El Ejecutivo no accedió a estas demandas y, por el contrario, impulsó medidas que causaron recelos en la oposición: una reforma del Gabinete que supuso un incremento de los representantes del Partido Libertad y Justicia (PLJ), brazo político de los HM, el nombramiento de un mayor número de dirigentes islamistas como gobernadores regionales y una reforma a la judicatura. Paralelamente, el Gobierno se vio envuelto en un pulso institucional con el Poder Judicial, que objetó algunas medidas adoptadas por Mursi, entre ellas la convocatoria a elecciones parlamentarias y la destitución del fiscal general del Estado. Argumentando problemas con la ley electoral, la Corte Suprema Constitucional también declaró no válidas instituciones como la Shura (Cámara Alta) y el panel que había redactado la Constitución. En este contexto, un movimiento de jóvenes bautizado como Tamarrod (“Rebelión” en árabe), puso en marcha una campaña para recolectar 15 millones de firmas –más que los obtenidos por el presidente en las elecciones de junio de 2012– con el fin de exigir la renuncia de Mursi. La campaña concitó amplios apoyos y el FSN se sumó a las demandas de elecciones presidenciales anticipadas. 

Las movilizaciones contra el Gobierno se intensificaron en vísperas del primer aniversario de la asunción del mandatario, el 30 de junio, y motivaron que las Fuerzas Armadas lanzaran un ultimátum. El general y ministro de Defensa, Abdul Fattah al-Sisi, dio 48 horas al presidente para responder a las demandas populares o, de lo contrario, los militares impondrían su propia hoja de ruta. Así, Mursi fue expulsado del poder el 3 de julio por un golpe castrense, que dio paso a la asunción de un Gobierno de transición con respaldo militar, liderado por el titular de la Corte Suprema Constitucional, Adly Mansour. El presidente interino disolvió el Parlamento, nombró un gabinete sin presencia islamista y anunció un plan de transición con tres puntos clave: la aprobación de una nueva Constitución, elecciones parlamentarias y comicios presidenciales. El accidentado desenlace del Gobierno islamista fue objeto de diversos análisis y atribuido a múltiples factores, entre ellos a errores de la Administración de Mursi –displicencia hacia sus críticos, no disposición a generar consensos confiando en asentar su poder en la mayoría islamista, incapacidad de responder a las demandas básicas de la población y aplicación, en la práctica, de un modelo de gobernabilidad similar al de Mubarak–, a actitudes de la oposición –falta de voluntad de diálogo, posicionamientos maximalistas pese a su fracaso en las urnas o recurso a vías extra-institucionales–, y a la disposición de los militares de tomar partido e intervenir, en parte motivados por sus desacuerdos con el Gobierno de Mursi en cuestiones de política exterior y en su gestión de la crisis de seguridad del Sinaí. El derrocamiento del presidente islamista derivó en una escalada de violencia en el país. Los partidarios de los HM iniciaron una serie de manifestaciones para exigir la reinstauración del mandatario y se enfrentaron con las fuerzas de seguridad y con detractores de los HM. La jornada más cruenta se produjo el 14 de agosto tras el desalojo de un campamento de protesta de partidarios de Mursi en El Cairo. El balance oficial apunta a que al menos 600 personas –en su mayoría manifestantes y también algunos agentes de seguridad­– perdieron la vida en estos incidentes. La represión de estas movilizaciones motivó una condena de la comunidad internacional –que en términos generales eludió condenar el golpe castrense– y llevó a figuras como el líder del FSN y Premio Nobel de la Paz, Mohamed el-Baredei, a tomar distancia del nuevo Gobierno. 

La salida del poder de Mursi también desembocó en un intenso cerco a los HM, a niveles no vistos desde los años sesenta. La campaña de persecución se materializó durante el segundo semestre en el cierre de medios de comunicación considerados pro-islamistas y en el arresto de centenares de afiliados y altos dirigentes, entre ellos el máximo líder de la organización, Mohamed Badie, y el propio Mursi –recluido en un lugar secreto desde su derrocamiento y sometido a juicio, acusado de traición, espionaje, incitación al asesinato, promoción del terrorismo y colaboración con grupos foráneos, entre ellos Hamas y Hezbollah. En septiembre las nuevas autoridades decretaron la ilegalización de los HM y de sus grupos afiliados y ordenaron el bloqueo de los fondos de la organización. Antes de finalizar el año, los HM pasaron a ser considerados como grupo terrorista, después de que el Gobierno responsabilizara a la agrupación de un atentado suicida contra un cuartel policial que causó una quincena de víctimas mortales a finales de diciembre. Los HM negaron cualquier responsabilidad en el ataque, que fue reivindicado por un grupo armado presuntamente vinculado a al-Qaeda con sede en el Sinaí. Durante todo el segundo semestre los simpatizantes de los HM continuaron manifestándose a pesar de las medidas de excepción impuestas por el Gobierno de transición, la imposición de una norma que restringe las manifestaciones, la violenta represión policial y los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, que siguieron provocando numerosas víctimas mortales. Organizaciones internacionales de derechos humanos denunciaron que desde julio y hasta finales de año unas 1.400 personas habían muerto a causa de la violencia política en el país, en su mayoría a causa del uso excesivo de la fuerza por los cuerpos de seguridad. Asimismo, alertaron sobre el deterioro de las libertades y los derechos humanos, sobre la ampliación de las medidas represivas contra diversos sectores del espectro político –incluyendo grupos seculares– y sobre el uso de discursos de “lucha contra el terrorismo” para justificar la represión. Finalmente, cabe destacar que el calendario de la transición se vio retrasado respecto a la hoja de ruta inicial. A principios de diciembre el comité encargado de las reformas constitucionales –con sólo dos islamistas entre sus 50 integrantes– dio a conocer la nueva propuesta, que concitó el rechazo de los HM y de algunos grupos seculares por las amplias prerrogativas que garantiza a los militares. El referéndum constitucional previsto para noviembre se programó así para enero de 2014, tras lo cual se daría paso a la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias. Pese a las advertencias de diversos observadores sobre la necesidad de un diálogo inclusivo sobre el futuro de Egipto, los HM no fueron considerados en el proceso de transición y a finales de 2013 todos los intentos de diálogo entre el Gobierno y la nueva plataforma de fuerzas islamistas (Alianza para el Apoyo de la Legitimidad) habían fracasado.







Egipto 2014

Trimestre 1 ( enero - marzo 2014)



Evolución: =

Intensidad: 3



La situación en Egipto continuó caracterizándose por elevados niveles de violencia que causaron la muerte de decenas de personas durante el trimestre (al menos 80), además de una intensa polarización política marcada por la campaña de persecución a los Hermanos Musulmanes (HM). Los choques de partidarios del derrocado presidente islamista Mohamed Mursi con detractores de los HM y/o con las fuerzas de seguridad derivaron en hechos de violencia en diversos puntos del país, entre ellos El Cairo, Alejandría e Islamilia. Adicionalmente se produjeron numerosos ataques contra policías y miembros de las fuerzas de seguridad, y se observó una escalada de violencia en el Sinaí. Una de las jornadas más cruentas del trimestre se produjo el 25 de enero, tercer aniversario de la caída del régimen de Hosni Mubarak, cuando los incidentes  provocaron al menos 49 víctimas mortales. Durante enero también se produjeron diversos enfrentamientos entre simpatizantes islamistas y las fuerzas de seguridad en el marco de los preparativos para la celebración del referéndum para aprobar una nueva Constitución del país, en los que murieron una treintena de personas. La consulta, promovida por las autoridades que asumieron el control del país tras el golpe militar de julio de 2013, fue considerada como una especie de plebiscito para validar la intervención castrense. La campaña para el referéndum se realizó en medio de medidas de acoso a los partidarios del “no” y de llamados al boicot por parte de los HM y de la coalición islamista Alianza de Apoyo a la Legitimidad. La nueva Constitución fue aprobada con 98% de votos a favor, aunque con una baja tasa de participación (39%) y en medio de denuncias sobre irregularidades en la votación. Diversos sectores cuestionaron algunos aspectos de la nueva Constitución, entre ellos las competencias que reconoce a las Fuerzas Armadas para enjuiciar a civiles, la ascendencia de los militares en la designación del titular del ministerio de Defensa y las garantías de presupuestos castrenses sin escrutinio civil. 



La renovada influencia de los círculos militares en la nueva etapa política de Egipto también se concretó en la postulación a la presidencia del ministro de Defensa y líder del golpe militar, Abdel Fattah al-Sisi. El general, que a finales de enero fue ascendido a mariscal de las Fuerzas Armadas, renunció a finales de marzo al ministerio de Defensa y confirmó su candidatura a los comicios, en los que aparecía como favorito. Algunas figuras que habían anunciado su candidatura se retiraron de la carrera presidencial ante el previsible resultado de la votación. Paralelamente, las autoridades egipcias intensificaron su campaña de persecución a simpatizantes y miembros de los HM, declarada organización terrorista a finales de 2013. En este contexto, cientos de personas fueron detenidas y enjuiciadas. En marzo, un total de 529 presuntos miembros de los HM fueron condenados a muerte por el asesinato en 2013 de un policía durante las manifestaciones por el derrocamiento de Mursi en la sureña provincia de Minya. La sentencia motivó numerosas críticas locales e internacionales y cuestionamientos sobre la falta de garantías al debido proceso. Según informaciones de prensa, cerca de 16.000 supuestos simpatizantes islamistas habían sido arrestados en Egipto tras el golpe militar. Organizaciones de derechos humanos también expresaron su alarma por las políticas de acoso a otros sectores de oposición no islamistas, por las restricciones a las libertades en el país y por el extensivo uso de la fuerza de las autoridades egipcias en su represión a la disidencia. Según un informe de Amnistía Internacional publicado en enero, el país enfrenta una escalada de violencia sin precedentes con más de 1.400 muertes a causa de la violencia política desde el golpe militar ocurrido en julio de 2013.





Egipto 2014

Trimestre 2 ( abril - junio 2014)



Evolución: =

Intensidad: 3





Abdel Fattah al-Sisi fue confirmado oficialmente como el próximo presidente de Egipto, después de que la comisión electoral del país anunció que había ganado el 96 por ciento de los votos emitidos en las elecciones presidenciales celebradas a finales de mayo de 2014. Funcionarios afirmaron que poco menos que el 47,5 por ciento de los 53 millones de votantes elegibles de Egipto participó. Estos cifras son un indicador importante de la legitimidad de Sisi (o los límites de la misma), algo que será crucial dadas las tareas que enfrenta.
El estado de la economía fue uno de los factores más importantes en la crisis que tiene ocupado a Egipto desde la caída de Hosni Mubarak en febrero de 2011. Desempeñó una parte importante en la eliminación de su sucesor, Mohamed Morsi y la caída de Hazem Abdel Aziz Al Beblawi que fue primer ministro interino desde julio 2013 a marzo 2014.
Los problemas económicos de Egipto se han agravado como consecuencia del caos político de reciente año. Si no se abordan a continuación, es probable que deriven hacia la inestabilidad política. Además, Egipto está experimentando graves los problemas de seguridad. El ejército y la policía se enfrentan a la oposición violenta de la Hermandad Musulmana. Además, el reloj demográfico sigue marcando lo que puede ser un ritmo acelerado. 
Cifras preocupantes
En mayo de 2014, el Banco Central de Egipto informó que las tasas del último crecimiento económico indicaron que eran más lentas que el crecimiento poblacional, lo que indica que el ingreso per cápita está cayendo. El producto interno bruto (PIB) se recuperó ligeramente en el segundo trimestre de 2013/2014 (el año fiscal de Egipto comienza en julio) creciendo en un 1,4 por ciento en comparación al 1,04 por ciento registrado en el trimestre que terminó en septiembre de 2013. Sin embargo, la tasa de crecimiento anual en el primer semestre de 2013/2014 llega a sólo el 1,2 por ciento en comparación con la tasa de crecimiento del 2,1 por ciento registrada en 2012/2013. La actividad económica era débil debido a las tasas de crecimiento modestas en la mayoría de los sectores clave: industria y construcción, además de la contracción de los sectores del turismo y del petróleo.



La incertidumbre con que los mercados se han enfrentado desde principios de 2011 y el débil crecimiento del crédito al sector privado, los riesgos a la baja que rodean la recuperación mundial, los desafíos que enfrenta la zona euro, y el débil crecimiento en los mercados emergentes podrían presentar riesgos al PIB nacional egipcio en el futuro.



Si la imagen macroeconómica parece sombría, luego el panorama fiscal se ve aún peor. Desde 2011, el déficit fiscal de Egipto y la deuda pública se han disparado, alcanzando el 14 por ciento y más de 100 por ciento del PIB, respectivamente. El endeudamiento interno masivo para financiar el creciente déficit ha aumentado la exposición del sector bancario a la deuda pública y desplazado a la inversión privada.

En mayo, el periódico Al Ahram, propiedad del gobierno informó que la situación es mala: "La crisis financiera de Egipto está obstaculizando el pago de productos alimenticios. Los bancos y los comerciantes dicen que algunos de los problemas de financiación que surgieron a principios del año pasado están volviendo a emerger". 
Los alimentos subsidiados se consideran vitales para limitar o prevenir el malestar social entre los millones de personas que no pueden pagar los precios del mercado libre. Como resultado, Egipto se ha convertido en el comprador de trigo más grande del mundo, con una importación de 16 millones de toneladas de trigo en 2013-2014, un 20 por ciento más que el año anterior. Mientras que los productos alimenticios son las principales prioridades, los comerciantes han experimentado demoras con cartas de crédito emitidas por los bienes que suministran a los compradores del estado, incluyendo la Autoridad General de Abastecimiento de Materias Primas (GASC). El gobierno egipcio gasta alrededor de una cuarta parte de su presupuesto subsidio a alimentos y combustibles. Los subsidios a los alimentos abarcan el azúcar, el arroz, y aceite vegetal, así como el trigo.







La crisis económica, factor inevitable





El presidente Sisi y los militares no tendrán más remedio que enfrentarse a la crisis económica de Egipto. La pregunta más crítica que se enfrentarán es si y cómo continuar las reformas iniciadas en la década de 1970 bajo la presidencia de Anwar Sadat y continuada al amparo de Hosni Mubarak, que estaban destinadas a fomentar la competencia, el libre comercio, la inversión extranjera directa, y la modernización de sectores como la banca, finanzas, bienes raíces, telecomunicaciones, transporte y la salud. Estas reformas llevaron el crecimiento económico, pero no ofrecieron suficientes empleos para la creciente cohorte de jóvenes. Se basaban en parte en el capitalismo de amigos que benefició a la elite, pero empujaron a gran parte de la clase media a la pobreza relativa. Las manifestaciones en la plaza Tahrir, en gran parte dirigidas por los jóvenes de clases medias bajas urbanas, fueron las que provocaron la caída de Mubarak. 
Los militares han sido escépticos de la liberalización económica porque amenazaba su influencia en la economía de Egipto. El interés del ejército es mantener su posición como el último árbitro en el proceso político y proteger sus activos que se estiman hasta un 40 por ciento de la economía. La economía militar incluye las numerosas fábricas y las instalaciones de producción que son controlados por los Ministerios de Defensa y Producción Militar. Estos también incluyen las empresas afiliadas a la Organización Árabe para la Industrialización y la Organización Nacional de Servicios de Producción. Si bien estos son entidades de propiedad estatal, sus cuentas no están sujetas a la supervisión financiera por la Organización Central de Auditoría del gobierno.

Los militares producen una enorme variedad de bienes y servicios civiles. También participan en grandes proyectos de infraestructura. La tubería de gas se suministra por los militares, como así también los alimentos, el cemento y la gasolina. Otra fuente de la riqueza de los militares es la tenencia de la tierra, que cada vez más está generando comunidades y centros turísticos cerrados. Los militares tienen otras ventajas: no pagan impuestos ni tienen que lidiar con una burocracia que ahoga al sector privado.

En 1979, tras el acuerdo de paz con Israel, los militares -que entonces sumaban alrededor de 900.000- tuvieron que ser reducidos. La necesidad de encontrar alternativas de empleo para un gran número de oficiales resultó en que muchos de ellos sean absorbidos por las industrias militares. También dio lugar a la producción civil. El mantenimiento de esta enorme fuerza es una de las principales formas en que el gobierno mantiene el desempleo. El mantenimiento de los militares y de sus activos es la principal preocupación de Sisi.

Aproximadamente el 50 por ciento de la población vive cerca o por debajo del umbral de pobreza de 2 dólares de ingresos al día. Las políticas gubernamentales que por décadas proporcionaron protección social para los pobres a través de subsidios a los alimentos y los servicios públicos, la educación gratuita y servicios de salud, y viviendas a bajo costo, resultaron finalmente ser costosos e ineficientes y poco a poco han sido socavados. Por otra parte, las relativamente rápidas tasas de crecimiento económico durante la última década de gobierno de Mubarak, en un promedio de 6 por ciento al año, no sólo no sacaron a la gente de la pobreza, sino en realidad produjo un aumento de la pobreza. Las políticas de Mubarak aumentaron la dependencia de los pobres de la asistencia gubernamental para la supervivencia y apretó aún más el presupuesto del Estado.



Los altos niveles de desempleo de los jóvenes son otro serio desafío para el nuevo presidente. La tasa general de desempleo es del 13,4 por ciento; casi el 70 por ciento de los desempleados tienen entre 15 y 29 años, y más del 80 por ciento son educados. Cada año, más de 800.000 jóvenes egipcios entran en el mercado de trabajo por primera vez, lo que añade a la gravedad del problema. En 2012, más del 39 por ciento entre 20 y 24 años estaban desempleados y el 28 por ciento de 18 a 29 años estaban desempleados. El desempleo entre los graduados universitarios de sexo masculino fue del 38 por ciento, comparado con el 24 por ciento para los varones medianamente calificados, y 8 por ciento para los varones analfabetos. Entre las mujeres, el 57 por ciento de los graduados universitarios están desempleados, el 54 por ciento de las mujeres medianamente cualificadas, y el 1 por ciento de las mujeres analfabetas. De los jóvenes de ambos sexos se estimó que componen el 52 por ciento de la fuerza de trabajo, de ellos el 47 por ciento de los jóvenes que trabaja a tiempo completo, y el 36 por ciento trabaja a tiempo parcial.

Con un sector público ya hinchado que emplea el 30 por ciento de la fuerza laboral, pero ya no garantiza el empleo automático para los graduados universitarios -como lo hizo desde 1960 hasta 1990- y un sector privado débil que opera en un entorno de negocio muy difícil, el sector informal es la única opción para la mayoría de la juventud egipcia en busca de empleo. La paga en ese sector es baja y no hay beneficios de trabajo o perspectivas de carrera.

Egipto también está luchando por contener la explosión de una población que ha aumentado en los últimos tres años, lo que agrava muchas de las tensiones sociales que contribuyeron a la sublevación 2011. El número de nacimientos en 2012 fue de 560.000, o el 40 por ciento más que en 2010 y comenzó el mayor aumento de dos años desde que los registros. El ascenso continúa y Egipto puede superar a Rusia y Japón en 2050, cuando la ONU predice que tendrá una población de 122 millones.



Como el 60 por ciento de los egipcios son menores de treinta años de edad, la densidad poblacional reducirá aún más las limitadas oportunidades para los jóvenes.



El crecimiento de la población no sólo se suma a los costos, sino que agota los recursos naturales del país. Egipto ya enfrenta una crisis severa de agua, energía y escasez de trigo -y carece de las reservas de divisas necesarias para financiar más de unos pocos meses de importaciones. Las políticas de control de población, que eran relativamente exitosas durante los años 1980 y 1990, comenzaron a debilitarse en los últimos años del gobierno de Hosni Mubarak -y fueron ignoradas en el caos que siguió a 2011 y después de la elección de Morsi en 2012, cuando declaró que el control poblacional no era una preocupación suya porque perjudicaba a la familia tradicional.

Sisi se enfrenta a una tarea de Sísifo verdaderamente hacer frente a los legados combinados de Mubarak y Morsi. Las consecuencias del fracaso amenazarán su régimen como lo hicieron sus predecesores.



El 21 de septiembre explosionó una bomba en el centro de El Cairo, blanco frecuente de atentados reivindicados por grupos yihadistas.



La potente explosión se produjo en la concurrida zona del río Nilo en una de las entradas del ministerio de Relaciones Exteriores y causó la muerte a dos Jefes de la Policía del Cairo y tres personas resultaron heridas.



Desde que el ejército derrocara al presidente islamista Mohamed Mursi en julio de 2013, los grupos yihadistas han cometido diversos atentados que han costado la vida a decenas de policías y militares.



Sus autores afirman actuar en represalia a la represiónlanzada por las nuevas autoridades egipcias contra los partidarios de Mursi, que dejó más de 1.400 personas muertas, en su mayoría manifestantes, y más de 15.000 miembros de la cofradía islamista de los Hermanos Musulmanes detenidos.



















TITULARES DE PRENSA 2014. CRONOLOGÍA









·         Más de diez muertos por choques entre los manifestantes y la policía en Egipto10:41   04/01/2014  



           

Al menos once personas murieron a raíz de los enfrentamientos entre los partidarios y detractores del depuesto presidente, Mohamed Mursi, y las fuerzas de seguridad ocurridos ayer en Egipto.



·          Egipto comienza referendum sobre proyecto de nueva Constitución12:52   14/01/20







Al menos 52 millones de electores de Egipto han sido convocados hoy y mañana a las urnas para participar en el referendo sobre el proyecto de la nueva Constitución del país árabe.

        













·       Al menos 5 muertos en la primera jornada del referéndum constitucional en Egipto19:52   14/01/2014  









Al menos cinco personas murieron hoy en los enfrentamientos durante la primera jornada del referéndum sobre la nueva Constitución de Egipto.







·             El 95% del electorado dice "sí" a la nueva Constitución de Egipto12:33   16/01/2014



El 95% de los electores apoyaron la nueva Constitución en el referendo celebrado esta semana en Egipto, informó un portavoz del Ministro egipcio del Interior.

         




·          Cinco policías muertos tras ataque a puesto de        control en Egipto18:26   23/01/2014   
Moscú, 23 de enero.





Al menos cinco policías murieron y otros dos resultaron heridos tras un ataque extremista contra un puesto de control en el sur de Egipto, reveló hoy un portavoz del Ministerio del Interior del país árabe.

·             
Al menos 49 muertos por choques en el tercer aniversario de la revolución en Egipto14:21   26/01/2014  







Al menos 49 personas murieron en Egipto en enfrentamientos entre la Policía y manifestantes en el tercer aniversario de la revolución de 2011, informaron medios internacionales.





·      
Desconocidos matan a un alto cargo del Interior en Egipto15:16   28/01/2014   




Dos motoristas con pasamontañas asesinaron hoy a un alto cargo del Ministerio del Interior de Egipto en El Cairo, informó hoy la prensa egipcia.

·       Human Rights Watch considera criminal la matanza de islamistas egipcios en 201322:20   12/08/2014   








La matanza sistemática de al menos 1.150 manifestantes por parte de las fuerzas de seguridad egipcias en 2013 constituye un crimen contra la humanidad, según ha denunciado hoy Human Rights Watch (HRW) en un informe.





·      Egipto extiende hasta el miércoles la votación en las presidenciales20:04   27/05/2014  









La Comisión Electoral Suprema (CES) de Egipto ordenó hoy extender por un día más la votación en las elecciones presidenciales.





·      Mubarak es condenado a tres años de cárcel16:36   21/05/2014   






                 



Un tribunal de Egipto condenó al expresidente del país, Hosni Mubarak, atres años de cárcel por delito de corrupción, comunicó hoy la agencia Reuters.







·         
Un tribunal egipcio prohíbe las actividades de Movimiento Juvenil 6 de Abril20:25   28/04/2014   
El Cairo,

 





            




Según el fallo del juez, los representantes del movimiento fueron acusados de espionaje y tergiversación de la imagen de Egipto en los países extranjeros.





·      La ONU critica la condena a muerte a 529 partidarios de Mursi21:49   25/03/2014   




La ONU declaró hoy que la sentencia de muerte dictada contra 529 partidarios del depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi y miembros los Hermanos Musulmanes contradice las normas del derecho internacional.







·    Hamas pide a Egipto levantar prohibición de     actuar en su territorio y devolverle activos19:26   05/03/2014   






      

           

El movimiento islamista palestino Hamas pidió a las autoridades de Egipto levantar la prohibición impuesta a sus actividades y devolver sus activos confiscados.







·             
Ministro de Defensa confirma su participación en comicios presidenciales en Egipto20:08   04/03/2014  



Abdulfatah al Sisi confirmó hoy sus planes de participar en los comicios para la presidencia del país.



















·             EEUU pide a Egipto suspender proceso contra periodistas12:33   30/01/2014.




           

           

El gobierno de EEUU pidió a las autoridades de Egipto suspender el proceso judicial contra periodistas, en particular contra reporteros del canal catarí Al Jazeera, declaró la portavoz del departamento de estado, Jen Psaki.





·             Comienza proceso contra expresidente de Egipto, Mohamed Mursi16:34   28/01/2014  



El derrocado presidente de Egipto, Mohamed Mursi, y un grupo de 130 personas comparecieron hoy ante un tribunal que los juzgará por escapar de prisión en 2011, informó la prensa local.

                  


icono foro2

FFA Viajeros

Cuenta tu viaje

icono redes

FFA
en las Redes Sociales

      
icono news

FFA Newsletter

FFA   Login

Regístrate